“¡Desgraciados!”: Así trasladaron a la cárcel a los presuntos feminicidas de Fátima en México (FOTOS)

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Etiquetas: ,
  • Los supuestos feminicidas de la niña Fátima fueron trasladados a penales en México y durante el recorrido fueron insultados por el pueblo.
  • El traslado de la Fiscalía de Atizapán, donde pasaron dos noches y medio día, hasta penales en la Ciudad de México duró casi tres horas.
  • Aunque no podían verlos ya que las ventanas eran polarizadas, aún así les maldijeron, pues todos conocían la historia de la niña Fátima, de siete años.

“¡Desgraciados! ¡Malditos! ¡Van a pagar!”, les gritaron indignadas decenas de personas a Gladis Giovana y a Mario Alberto, los presuntos feminicidas de la pequeña Fátima.

La expresión de los ciudadanos ocurrió durante el traslado por calles de Atizapán y Tlalnepantla, así como a la llegada a la Fiscalía Anti Secuestro en Azcapotzalco.

Traslado asesinos
Foto: Agencia Reforma

Cada que se detenía el convoy de unas 10 camionetas y patrullas, por las luces rojas de los semáforos o por el intenso tráfico, la gente gritaba a las camionetas blancas donde iban los detenidos.

El traslado de la Fiscalía de Atizapán, donde pasaron dos noches y medio día, hasta penales en la Ciudad de México duró casi tres horas.

Traslado asesinos
Foto: Agencia Reforma

A ambos les leyeron -por separado- sus derechos y la acusación que pesaba contra ellos en el patio de la Fiscalía Regional.

Gladis Giovana vestía una chamarra negra, pantalones rosas, calcetas amarillas y zapatos cafés. Él, pantalones azules y camisa larga.

Sus expresiones fueron distintas. Ella bajó la mirada la mayoría del tiempo, lo que dejaba que su cabello deslavado le tapara la cara. Él, miraba hacia enfrente.

Traslado asesinos
Foto: Agencia Reforma

A las 12:35 el convoy salió de la Fiscalía en Atizapán y llegó a las 13:10 horas a la oficina Antisecuestros, donde más personas descargaron su ira a gritos contra los sospechosos.

Aunque no podían verlos ya que las ventanas de las camionetas eran polarizadas, aún así les maldijeron, pues todos conocían la historia de la niña Fátima, de siete años.

“Lo que hicieron estuvo muy mal. Yo no puedo creer eso que hicieron porque tenían hijos chiquitos.

“Yo creo que ahora sí tienen que pagar, pero no entiendo por qué no lo habían traído desde antes. Tienen que pagar”, dijo una mujer afuera de la Fiscalía.

Traslado asesinos
Foto: Agencia Reforma

Su visita sólo duró unos 45 minutos, pues ambos fueron llevados a dos penales. Ella a Santa Martha Acatitla y él al Preventivo Varonil Oriente, ambos penales ubicados en la Alcaldía Iztapalapa.

Esa segunda parte de la movilización policiaca fue llamativa y peligrosa.

Los automovilistas optaban por hacer alto total o volantear y cambiar de carril al escuchar la sirena de las patrulla que cada vez se aproximaba a ellos.

Las camionetas donde eran trasladados se separaron en el Bulevar Puerto Aéreo. La llegada más dramática fue la de Gladis Giovana a Santa Martha, pues ahí, la gente también la reconoció.

Las mujeres no pararon de gritarle, acusarla y señalarla.

Traslado asesinos
Foto: Agencia Reforma

En el Reclusorio Oriente Mario Alberto fue sacado del vehículo y casi cargado para ser llevado a la aduana penitenciaria.

El convoy partió de la Fiscalía en Atizapán con un fuerte dispositivo de seguridad, lo que llamó aún más la atención.

Presuntos asesinos de la niña Fátima confiesan cómo y por qué la mataron

Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Najera, presuntos asesinos de la niña Fátima, revelaron detalles que los llevaron a cometer el crimen.

Frente a las autoridades, Gladis Giovana confirmó que ella entregó a Fatima con Mario, pues este le había pedido una “novia joven” que le durara por mucho tiempo, según reportó El Universal.

Antes -a decir de la mujer- la había amenazado con abusar sexualmente de sus dos hijos.

Giovana aseguró que por temor, le llevó a Fátima pues “recordó que su familia no le prestaba mucha atención” a la menor.

En este sentido detalló también que cuando se la entregó, Mario Alberto la vistió con un vestido que recién había comprado y le pintó las uñas.

De igual manera Giovana dijo que ella misma había asfixiado a Fátima con un cinturón, una vez cometido el crimen y al darse cuenta que eran buscados por las autoridades, decidieron abandonar el cuerpo en el baldío donde fue encontrado y decidieron escapar.

Ambos confesaron cómo fue que se concretó la agresión.

Giovana dijo que él (Mario) no mostró arrepentimiento, sin embargo, explicó sentirse arrepentida, pero que no tenía opción pues le tenía miedo y no quería que Mario atacara a sus hijos. Este relato ya obra en las actuaciones ministeriales del caso.

Horas antes de que Giovana confesara cómo mataron a sangre fría a Fátima, la tía de uno de los presuntos asesinos de la niña Fátima contó la historia de cómo supuestamente fue asesinada y destapó detalles del terrible crimen que ha consternado no solo al país entero, sino al mundo.

Irma Reyes Castañeda externó los supuestos “motivos” por los que la pareja habría matado a la pequeña, de acuerdo a declaraciones recogidas por Noticieros Televisa.

Los presuntos responsables fueron detenidos la noche del miércoles y son señalados como los posibles responsables de secuestrar, violar y asesinar a la menor de edad.

La tía contó que ellos le revelaron los detalles de cómo sucedieron los hechos y sus supuestos motivos para hacerlo.

El cadáver de la niña Fátima, de siete años de edad, fue encontrado el sábado pasado por la tarde en la Ciudad de México dentro de una bolsa de plástico, desnuda y con huellas de violencia.

Irma relató que la mataron cuando se percataron que las autoridades ya la estaban buscando.

La mujer comentó que llegó a rentarles un cuarto a los presuntos responsables, pero cuando se dio cuenta que los buscaban fue a cuestionarlos sobre la niña Fátima.

Irma reveló que le dijeron que el hombre quería a la niña para “hacerla su novia para toda la vida” y que amenazó a Gladis Giovanna de que si no iba por Fátima, no la dejaría entrar a la casa donde él ya estaba con sus hijas y que agarraría a una de ellas.

Luego comentó que a decir de la presunta secuestradora, su sobrino cometió el supuesto abuso sexual “con la lengua” y que ella no hizo nada porque “le tenía mucho miedo”.

Es entonces que al ver que ya la estaban buscando, los presuntos asesinos decidieron matarla de acuerdo al relato de Irma, la tía de Mario Alberto.

Este jueves 20 de febrero de 2020 los presuntos asesinos se encuentran detenidos a la espera de que se emita una orden de aprehensión en su contra.

Gladis Giovana y Mario Alberto, presuntos asesinos de Fátima, están en el municipio de Atizapán, Estado de México por el delito de cohecho, pues al momento que policías de diversas corporaciones los cercaron, “ofrecieron 500 pesos” (alrededor de 25 dólares) para que los dejaran ir.

Por estos hechos, conforme lo indica el nuevo sistema de justicia, los imputados podrían permanecer en aquel lugar hasta 48 horas a partir de su detención.

En ese lapso la Fiscalía capitalina tendrá que judicializar el caso, esto es, que un juez gire las órdenes de aprehensión por el plagio y feminicidio de Fátima, sin embargo, hasta el momento esos documentos no se han liberado.

Fuentes cercanas a la investigación revelaron que de momento, la FGJ no ha localizado el arma homicida -un supuesto cinturón- y tampoco se tienen las pruebas genéticas ni de ADN que vinculen la agresión sexual que presuntamente Mario Alberto ejerció sobre la menor.

Legalmente las autoridades cuentan con 48 horas para poder obtener las órdenes. Los presuntos responsables permanecen en la Fiscalía de Atizapán de Zaragoza, en donde aún se espera el oficio de colaboración por parte de las autoridades capitalinas, para el delito por el que se les requiere.

Sobre el caso de Fátima y los presuntos asesinos de ella, la mamá de la pequeña habló y dijo que no creía que la mujer, quien es tía del presunto, hiciera eso.

María Magdalena conoció en una fiesta a Gladis Giovana, la mujer que se llevó a su hija Fátima; las presentó Álvaro, un amigo en común y de ahí la amistad fue creciendo hasta el grado que compartieron la misma vivienda.

Ahora que el rostro de Gladis Giovana aparece en todos lados, los vecinos la identifican y reconocen plenamente; aseguran haberla visto salir en diversas ocasiones de la casa del barrio de San Sebastián, en la alcaldía de Xochimilco, donde todavía se encuentran los arreglos florales y veladoras que llevaron familiares, amigos y hasta desconocidos tras conocer el homicidio de la niña de siete años.

Algunos dicen que también estuvo Mario Alberto, esposo de Giovana, quien según las autoridades participó en el homicidio de la pequeña.

La madre de Fátima, María Magdalena, no cree que su amiga se haya llevado a su hija: “Vivió aquí en la casa, no creo que haya sido capaz, ella tiene dos niñas pequeñas y nunca vi que las maltratara, por eso dudo que le arrebatara la vida a la mía. A su esposo no lo conocía y no sé por qué tomaría represalias en contra de mi hija”, afirmó.

Cuentan los vecinos que hace más de un año Giovana dejó el domicilio por una pelea entre las familias y se mudó al barrio de San Felipe, donde vivía con Mario Alberto.

Es en ese predio de la manzana 12, lote siete, de la calle San Felipe, la pareja y sus tres hijos fueron vistos por última vez.

Sobre Mario Alberto mencionan que trabajaba en un mototaxi, le gustaban las caguamas, las fiestas e incluso refieren que consumía inhalantes.

A la orilla del portón de la casa que habitaron dejaron varado el mototaxi en el que solía trasladar a la mujer y a sus hijos.

La abuela de Mario Alberto, doña Petra, aún no da crédito de lo sucedido ni que su nieto haya sido el autor de ese crimen, incluso fue una de las tantas mujeres que acudió a los rezos y apoyo a la familia por la pérdida de la pequeña.

“Me duele lo que está pasando, es mi sangre, aún no creo todo lo que dicen que hizo (…), pero sí es culpable, pues que pague. Es preferible verlo preso a saber que algún día será linchado por los habitantes de Tláhuac”, comentó.

Él, reveló la abuela, fue muy indiferente con los parientes, y desde que se casó con Gladis se alejó de su madre y hermanos.

Mediante un operativo conjunto de autoridades capitalinas, del Estado de México y la Guardia Nacional se logró la detención de Giovana “N” y Mario Alberto “N”, presuntos asesinos de la niña Fátima.

La captura se realizó en el Ejido de Tlazala, en el municipio mexiquense de Isidro Fabela, a donde la pareja arribó el martes. Gracias a denuncias ciudadanas se logró su ubicación.

Elementos de las tres corporaciones policiacas cercaron una casa y utilizaron un dron para confirmar la presencia de Giovana y Mario Alberto, para luego proceder a la aprehensión.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, fue quien dio a conocer la captura de la pareja.

“Los presuntos responsables del feminicidio de la menor Fátima Cecilia fueron detenidos en un poblado del Estado de México, con el apoyo de la Guardia Nacional y de las autoridades de Edomex, quienes colaboraron con la Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina y con la fiscalía de la Ciudad de México desde la mañana [del miércoles]”, escribió en su cuenta de Twitter.

El vocero de la fiscalía capitalina, Ulises Lara, informó que se les acusa de privación ilegal de la libertad con la finalidad de hacer daño.

Con información de El Universal

Regresar al Inicio