Trabajadores de Google forman una unión por injusticias

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

“Nos estamos uniendo – temporeros, proveedores, contratistas y empleados de tiempo completo – para crear una voz de trabajador unificada”, fueron las primeras declaraciones de Parul Koul y Chewy Shaw, presidente ejecutivo y vicepresidente de Alphabet Workers Union.  Hoy, se ha dado a conocer la creación del primer sindicato de trabajadores de Google, que está conformado por más de 200 ingenieros y otros trabajadores de la empresa.

“Queremos que Alphabet sea una empresa en la que los trabajadores tengan una voz significativa en las decisiones que nos afectan a nosotros y a las sociedades en las que vivimos”.

El 2021 trajo una nueva realidad para Google, concretándose así un plan secreto de los trabajadores para lograr que sus voces sean escuchadas y sus derechos respetados.

  • Por primera vez un su historia, Google cuenta con un sindicato de trabajadores
  • Este ha sido establecido bajo el nombre de Alphabet Workers Union, y está afiliado a Communications Workers of America
  • En secreto, más de 200 ingenieros y trabajadores de otros puestos dentro de Google se organizaron para hacer escuchar su voz dentro de la empresa

El periódico The New York Times dio a conocer que un grupo de más de 200 ingenieros y trabajadores de Google han concretado un plan en el que han trabajado por varios meses: la creación del primer sindicato dentro de la empresa.

Este operará bajo el nombre de Alphabet Workers Union, y se sabe que está afiliado a Communications Workers of America.

Una de las premisas del nuevo sindicato es velar por los derechos de los trabajadores y abogar por un trato justo y un entorno laboral favorable entre los más de 260.000 empleados afiliados a este grupo.

Aunque este representan a una minoría de trabajadores, el sindicato incluye también a los contratistas de la empresa; al respecto, Shaw y Koul explicaron que “Nuestro sindicato trabajará para garantizar que los trabajadores sepan en qué están trabajando y que puedan hacer su trabajo por un salario justo, sin temor a abusos, represalias o discriminación”.

Asimismo, aseguraron que el sindicato “estará abierto a todos los trabajadores de Alphabet, independientemente de la clasificación”.

Entre los motivos que orillaron a la decisión de fundar este sindicato, se encuentra que Google tiene la práctica contratar a empleados temporales y proveedores que suelen recibir salarios menores que los trabajadores de planta, además de que no reciben algún tipo de beneficio.

Los fundadores del sindicato dijeron que “También es más probable que sean negros o marrones, un sistema de empleo segregado que mantiene a la mitad de la fuerza laboral de la empresa en puestos de segunda clase. Nuestro sindicato buscará deshacer esta grave inequidad”, según el grupo.

Sin duda, la fundación del sindicato se presenta como un gran triunfo, toda vez que por años Google ha evitado adaptarse a un sistema laboral sindicalizado, aunque esto también ha ocasionado graves conflictos con los empleados, quienes han llegado a entablar demandas laborales en contra de la empresa, alegando tratos injustos o pagos deficientes.

Al respecto, Kara Silverstein, directora de operaciones de personal de Google, declaró al New York Times: “Siempre hemos trabajado duro para crear un lugar de trabajo de apoyo y gratificante para nuestra fuerza laboral. Por supuesto, nuestros empleados tienen derechos laborales protegidos que apoyamos. Pero, como siempre hemos hecho, continuaremos interactuando directamente con todos nuestros empleados “.

Foto: Shutterstock

Los problemas laborales de Google van en aumento: ¿Podrá ayudar un sindicato a resolver los conflictos de la empresa con sus empleados?

Recientemente, Google se vio envuelto en una polémica relacionada con el supuesto trato injusto hacia sus trabajadores.

Las leyes de Estados Unidos acusaron a la empresa de espiar y, posteriormente, despedir a un grupo de trabajadores involucrados en la organización de algunas protestas laborales.

La queja fue interpuesta por Laurence Berland y Kathryn Spiers ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB), y en ella alegan haber sido despedidos de la empresa después de haber participado en las protestas laborales.

Además de los empleados que interpusieron la demanda, otros trabajadores de Google fueron despedidos de sus puestos, mucho antes de que las protestas pudieran concretarse.

Si bien Berland y Spiers no fueron los únicos empleados despedidos, solo ellos lograron recolectar la evidencia suficiente para concretar una denuncia formal.

En un comunicado, Berland aseguró que “El contrato ofrecido por Google a IRI es una declaración ambigua en la que se deja en claro que la administración ya no tolerará la organización de los trabajadores.”

Por su parte, Spiers fue informada de su despedido después de que creara una ventana emergente que se abría cuando los empleados de Google visitaban el sitio web de IRI Consultants, haciendo énfasis en que los “Empleados de Google tienen derecho a participar en actividades protegidas.”

En un mensaje, Spiers compartió que: “Esta semana la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) levantó una queja en mi nombre. Encontraron que había sido despedida de manera ilegal por tratar de ayudar a mis colegas.”

Asimismo, hizo énfasis en que “Tanto mis colegas como personas externas consideran que abusé de mi puesto después de que la administración de Google dijera mentiras para ponerlos en mi contra. la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) puede exigirle a Google mi recontratación, pero no puede revertir el daño ocasionado a mi credibilidad.”

En una entrevista a The Verge, un vocero de Google manifestó la postura de la compañía: “Estamos orgullosos de esta cultura y nos comprometemos a defenderla de los intentos de algunos individuos para desvirtuarla, incluyendo la violación a las políticas de seguridad y los sistemas internos.”

Foto: Shutterstock