Emiten aviso para Puerto Rico ante fenómeno que podría convertirse en tormenta tropical esta noche

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
  • Tormenta Puerto Rico. El territorio estadounidense y otras islas del Caribe están bajo aviso ante fenómeno que se convertiría en tormenta esta noche
  • La trayectoria del fenómeno podría terminar en Estados Unidos, aunque el Centro Nacional de Huracanes dice que es demasiado pronto para determinar su comportamiento
  • “Hay que tenerle respeto”, han dicho las autoridades puertorriqueñas ante lo que se viene

Tormenta Puerto Rico. Un sistema de tormentas que se dirige hacia el este del Caribe podría convertirse en una tormenta tropical el miércoles, y meteorólogos advirtieron a Puerto Rico y a otras islas que se preparen para la posibilidad de registrar peligrosos aguaceros y fuertes vientos.

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés) está previsto que la tormenta pase cerca o por encima de las Islas de Sotavento y Puerto Rico el miércoles en la noche, y pase por la costa norte de La Española un día después en una ruta que la llevaría a territorio estadounidense durante el fin de semana.

Pero el NHC advirtió que era demasiado pronto para determinar el posible comportamiento del meteoro. “No se puede olvidar que dado que el sistema sigue en la etapa formativa, existe una incertidumbre mayor al promedio en torno a los pronósticos tanto de la trayectoria a corto y largo plazo como de la intensidad”, apuntó el centro en su aviso.

Los meteorólogos emitieron avisos por tormenta tropical para Puerto Rico, las Islas Vírgenes Británicas y de Estados Unidos, Antigua, Barbuda, Dominica, Martinica, Montserrat, San Cristóbal y Nieves, Guadalupe, San Martín, Saba, San Eustaquio y algunas partes de República Dominicana. Una alerta de este tipo supone que se prevén condiciones de tormenta tropical dentro de las próximas 36 horas.

La previsión advirtió que, a su paso por las islas, el sistema podría arrojar entre 8 y 15 centímetros (de 3 a 6 pulgadas) de lluvia, con puntos aislados de hasta 25 centímetros (10 pulgadas).

Las autoridades de Puerto Rico se mostraron preocupadas por posibles deslaves e inundaciones y pidieron a la población que tome precauciones. Señalaron que el territorio estadounidense enfrenta un repunte de casos de coronavirus, y que sigue recuperándose del devastador paso del huracán María en 2017 y de una serie de terremotos que dañaron o destruyeron cientos de viviendas en el sur de la isla a principios de este año.

“No estamos en una situación como María, pero hay que tenerle respeto”, señaló Pedro Janer, secretario de Seguridad Pública.

En una conferencia de prensa, la gobernadora Wanda Vázquez dijo que se prevé que la tormenta cause apagones. El tendido eléctrico de Puerto Rico quedó destrozado tras el paso de María, y el actual es frágil y susceptible a fallos. Antes el martes, la autoridad eléctrica de la isla y líderes sindicales anunciaron que más de 450,000 clientes se quedaron brevemente sin electricidad cuando una planta quedó fuera de servicio por razones que se desconocían.

Vázquez añadió que se prepararon más de 300 albergues en toda la isla para recibir gente si fuese necesario y que había más de 130,000 mascarillas disponibles.

“Nos ha tocado vivir varias emergencias a la vez”, dijo Vázquez. “Quiero que mantengan la tranquilidad”.

Los vientos máximos sostenidos del sistema de tormentas alcanzaban los 65 km/h (40 mph) el martes en la noche. Se ubicaba a 380 kilómetros (235 millas) al sureste de las Islas de Sotavento y se movía en dirección oeste-noroeste a 41 km/h (25 mph).

Ahora puedes conocer el pronóstico del tiempo en tu ciudad y obtener las últimas noticias sobre clima en solo un clic. Despiértate preparado para iniciar tu día con ‘El Clima de la Mañanita’ a través de www.mundohispanico.com/mundo-clima

Archivado como: tormenta Puerto Rico

Puerto Rico: miles siguen sin casa desde el huracán María

Casi tres años después de que el huracán María arrasó Puerto Rico, decenas de miles de hogares siguen presentando daños graves, muchos residentes enfrentan la temporada de huracanes bajo tejados de carpa azul y el primer gran programa de la isla para reparar y reconstruir casas no ha completado siquiera una.

María azotó más de 786.000 viviendas el 20 de septiembre de 2017, causando daños menores en algunas y arrancando otras de sus cimientos. Un programa con fondos federales administrado por las autoridades locales realizó reparaciones relativamente pequeñas en unas 108.000 viviendas el año siguiente, e iglesias y ONGs arreglaron miles más con fondos privados.

El plan del gobierno puertorriqueño conocido como R3 es la primera gran iniciativa del territorio estadounidense para realizar grandes reparaciones y reconstruir casas dañas o destruidas. Cerca de 27.000 propietarios se han inscrito pero, casi un año y medio después de la liberación de fondos federales a funcionarios locales, no se ha completado ni un solo trabajo de reparación o reconstrucción.

Archivado como: tormenta Puerto Rico

Según las autoridades boricuas, las obras están casi listas en las 45 primeras casas que se benefician del plan, pero no hay nada completado.

Para muchos puertorriqueños, el lento avance del programa se ha convertido en un símbolo de la incapacidad del gobierno para abordar los efectos del desastre en el largo plazo.

“Hablan de muchos miles de millones de pesos, pero eso no se ve”, dijo Sergio Torres, alcalde de Corozal, una localidad en las montañas del norte. En su municipalía hay todavía 60 casas con tejados de lona azul y dos familias siguen en refugios en escuelas. “Eso es la orden de vida”.

María barrió Puerto Rico con vientos de 249 kilómetros/hora (155 mph) y su ojo pasó ocho horas sobre el territorio, destruyendo la red eléctrica y causando daños estimados en más de 100.000 millones de dólares. Se estima que 2.975 personas murieron tras su paso.

Archivado como: tormenta Puerto Rico

“Su hogar renace”, un programa administrado por el gobierno puertorriqueño que funcionó entre enero y diciembre de 2018, reparó 108.487 residencias con fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias. Algunas han tenido que ser reparadas de nuevo por la mala calidad de las obras. Iglesias y asociaciones benéficas lanzaron iniciativas a menor escala en toda la isla.

Pero decenas de miles de casa siguen inhabitables según los estándares modernos, con daños que van desde la destrucción total a la falta de tejados. Solo en la localidad montañosa de Villalba, en el centro de la isla, 43 familias siguen viviendo con carpas azules como techos. Su alcalde, Luis Javier Hernández, contó que una familia usó la tuya por tanto tiempo que se desgastó y tuvieron que darle una nueva.

Archivado como: tormenta Puerto Rico

Regresar al Inicio