Tiroteo en El Paso: Padres mueren defendiendo a su bebé

blank
blank

  • Tiroteo en El Paso: lo que sabemos hasta ahora
  • Conoce a las madres que se sacrificaron para salvar a sus hijos de la muerte
  • La desgarradora historia de los huérfanos que dejó El Paso

Al menos 20 muertos y 40 heridos fue lo que dejó como saldo el tiroteo del 3 de agosto en el Walmart ubicado dentro del Centro Comercial Cielo Vista, en El Paso, Texas.

Bastaron unos minutos para acabar con la vida de decenas de personas y dejar por siempre atemorizadas a miles más, lo que ha vuelto a prender las alarmas en los asuntos de regulación de armas en los Estados Unidos. Una de las críticas más relevantes que se han hecho con respecto a esta matanza es que es el mismo supermercado quien está autorizado a vender armas que pueden ser utilizadas para acabar con la vida de los clientes.

La problemática se ha centrado en el discurso de odio generado hacia la comunidad hispánica dentro de Texas, y es que el manifiesto producido por el atacante confirma que el racismo y la xenofobia fueron los dos principales motores para llevar a cabo esta masacre.

Tiroteo en el Paso

MH archivos

Cada historia es desgarradora, y cada una de ellas se quedará marcada para siempre en la memoria de los familiares, amigos y todo aquel que conoció a las víctimas; sin embargo, han salido a la luz dos casos en los que las víctimas fungieron como héroes para su propia descendencia, salvándolos del inminente destino que el atacante había delineado para ellos: la muerte.

Es el caso protagonizado por Jordan Anchondo, quien se encontraba de compras dentro del supermercado en compañía de esposo, Andre Anchondo, y del hijo de ambos, de apenas dos meses.

Jamrowski, de apenas 19 años, relata que los oficiales se habían comunicado con ella para darle la noticia de que su hermana había fallecido y que su hijo se encontraba en el hospital después de haber sufrido varias fracturas en todo el cuerpo.

Lo más sorprendente, es que Jamrowski afirma que en un principio los médicos le aseguraron que lo más probable es que las fracturas se hayan debido a la protección que realizó la madre sobre el bebé para tratar de salvarlo de la masacre.

Las primeras versiones señalaban como desaparecido a Andre, pero la hermana de Jordan sabía que no había forma en que su cuñado se separara de su hermana y de su hijo, por lo que también lo dieron por muerto a pesar de no tener notificación oficial por parte de las autoridades.

Más tarde, se conocería la verdad: tanto Jordan como Andre habían perdido la vida ante el embate de las balas, pero no sin antes realizar un último acto heroico para proteger a su bebé, Paul, de dos meses.

Ambos formaron un escudo humano que le provocó dos fracturas en el dedo al niño; afortunadamente, el sacrificio de los Anchondo valió la pena, y no solo logró salvar al infante de la muerte, sino que le evitó sufrir heridas mayores que pudieran afectarle a largo plazo.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank