Texas: Mesera de Denny’s recibe un auto de regalo como propina (VIDEO)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Pareja de comensales sorprende a trabajadora con tremendo regalo
  • La empleada atendió a los clientes y les contó sus hazañas para acudir al restaurante
  • Al recibir el presente, la camarera rompió en llanto

Texas. Luego de que una mesera exhibiera la ‘tacañería’ de unos clientes mexicanos en el país azteca, unos comensales de EEUU, le dieron una lección a los clientes mexicanos tacaños que solo dejaron 4 dólares de propina en una cuenta de más de 200 dólares. Resulta que una camarera de Texas que trabaja en la conocida cadena de restaurantes Denny’s, recibió su regalo de Navidad adelantado tras servir a una pareja y contarles las osadías que tenía que pasar para ir a laborar como mesera todos los días.

De acuerdo a información que fue subida a una página de noticias por internet, se supo que la mesera tenía que caminar alrededor de 14 millas de su casa a su trabajo y viceversa, todos los días para cumplir con sus labores.

La mesera de Texas tuvo que atender a una pareja dos días antes del ya tradicional Thanksgiving (Día de Gracias) y mientras lo hacía, les platicaba que estaba ahorrando para comprarse un vehículo para poder trasladarse diariamente.

[interest img=”https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1575068225/Captura-de-pantalla-2019-11-29-a-las-16.56.41_ygrois.png” url= “https://mundohispanico.com/priscila-angel-enfermedad-el-temerario/” title= “Priscila Ángel destapa enfermedad de su esposo ‘El Temerario’ y confiesa sentirse triste (FOTO)”]

Esta información fue subida a redes en el portal de Univisión Noticias y de inmediato ha causado alegría en los internautas, debido a que aplauden la gran labor humanitaria de la pareja de clientes.

“Me hizo muy feliz saber que para ella el automóvil significaba tanto”, dijo la mujer que compró el auto, en una entrevista al canal de televisión KTRK, de acuerdo al portal de Univisión Noticias.

“Todavía siento que estoy soñando. Cada dos horas, miro por la ventana y veo si todavía hay un coche allí”, dijo la afortunada mesera quien manifestó que tratará de hacer lo mismo cuando alguna persona necesite de su ayuda.

En la información de la página de Univisión Noticias se da a conocer que la afortunada mujer de Texas fue identificada como Adrianna Edwards, quien trabaja en la cadena de restaurantes Denny’s, en Galveston, en el estado de Texas.

En el informe de Univisión Noticias se detalla que a la mesera le tocó atender a la pareja por la mañana, y que mientras tomaba la orden y servía el desayuno, aprovechó para entablar una plática amena.

En la misma charla, la mesera les reveló que tenía que enfrentar algunos inconvenientes para llegar todos los días al restaurante, el principal que recorría alrededor de 14 millas diariamente.

La camarera les confesó que a raíz de ese problema que enfrentaba todos  los días, ya llevaba un tiempo que ahorraba parte de sus propinas para poder adquirir un vehículo que le facilitara su traslado.

Texas.  Los comensales, quienes hasta el momento han decidido permanecer en el anonimato, pagaron su cuenta y salieron del restuarante, pero ni la misma mesera imaginó lo que sucedería dos horas y media después.

De acuerdo a Univisión Noticias, ese fue el tiempo suficiente para que la pareja decidiera ir a un negocio de autos de segunda mano donde adquirieron un vehículo de la marca Nissan Sentra modelo 2011.

Tras tenerlo en su poder, no dudaron ni un minuto en regresar al Denny’s para hacerle entrega de las llaves del auto a la mesera, cual concurso de televisión, por lo que la mujer rompió en llanto en agradecimiento de tal atención.

Tras el automóvil que recibió de regalo, se supo que Edwards ahora utiliza solamente media hora para acudir a su trabajo cuando anteriormente tenía que emplear más de 4 horas para llegar al restaurante Denny’s.

Texas.  Pero no solo felicidad han vivido meseras en el resto del mundo. Hace unos días se dio a conocer el caso de otra camarera que se sintió tan molesta que llamó “gatos” a los comensales a los que sirvió.

Se informó que a través de redes sociales, la camarera publicó esta situación, ya que se sintió indignada y quiso exhibir a los comensales que no le dejaron una buena propina.

Fue en El Blog del Narco que se publicó una foto del perfil de la mujer que fue oculto para su protección y a la letra el título del Tuit de la página decía: “Gatos”: Mesera se queja de sus propinas y llama así a los clientes a pesar de que gastaron 4 mil pesos en consumo, y ustedes que opinan sobre las propinas”.

En la información aparece el texto que la afectada publicó en su red social y que de inmediato causó una serie de comentarios a favor y en contra: “Me dejaron 86 pesos de propina, si no tienen para pagar un servicio, no salgan a restaurantes amigos, Pidan en su casita, para llevar y tomen en su casa. No tengo porque andar pagando su servicio, gatos”, dijo la mesera.

De inmediato los comentarios fluyeron en las redes, muchos apoyaban a la joven mujer, pero otros cuestionaban si en realidad las propinas son obligatorias, lo cual causó una controversia entre los internautas.

Texas.  Pero los casos de éxito en las mesera ya se han desvelado desde años anteriores. Fue en 2018 que se dio a conocer que la hispana Jessie Amador llegó a Estados Unidos hace 15 años con el mismo propósito de millones que han emigrado: brindarle un mejor futuro a su familia.

El primero en llegar fue el padre de sus hijos, que vino junto a su hija en busca de un mejor futuro y luego ella emprendió la marcha.

Amador es originaria de Honduras. En su país natal trabajaba como mesera en un restaurante y su sueldo era de apenas 60 dólares al mes.

Al llegar a Estados Unidos, la hispana comenzó a trabajar en limpieza y en fábricas de procesamiento de comida. Trabajaba de lunes a sábado, desde las 5:00 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde, y apenas sacaba 400 dólares semanales.

Jessie contó en aquel entonces, que, como muchos inmigrantes, al principio no tenía auto y siempre tenía que pedirle el ‘ride’ a un conocido para poder llegar a sus trabajos.

Al ver que ese dinero no le alcanzaba para mantener a su familia, decidió probar en el mundo de la construcción apoyada por el padre de sus hijos, que también laboraba en el mismo ramo.

Cuenta Jessy que en sus inicios la botaron de tres trabajos ya que no sabía ni montarse en una escalera.

Luego de volverse una experta en la construcción, la hondureña se puso como meta emprender con su propia empresa, y fue lo primero que hizo al poner sus ‘papeles’ en regla.

“Mi compañía se llama Seven J Contructions. La inicié con 3,500 dólares y estamos dedicados a todo lo que tiene que ver con el ‘framing’ de metal, ‘sheetrock’, cielos acústicos, pintura”, comentó Jessy.

Los primeros años fueron duros, ya que nadie los conocía. Apenas lo que ganaban les alcanzaba para pagar la renta, y en un momento hasta perdieron su auto porque no tenían para pagar la cuota.

Realizó muchos trabajos, de los que no vio frutos ni pago por no haber firmado contrato.

Pero la hispana aprendió de sus tropiezos. Hoy, luego de pasar por un largo camino, tiene el orgullo de decir que en su último trabajo, en la Jacksonville State University de Alabama, obtuvo ganancias de casi 50,000 dólares semanales y para la obra contrató a más de 160 trabajadores, todos hispanos.

 

Con información de Univisión Noticias y Blog del Narco

Etiquetas: