Texas: Hispano que manejaba drogado y causó accidente fatal enfrenta la justicia

David Dorantes
Actualizado en

  • Accidente fatal en Texas: Luis González, de 20 años, está acusado de haber matado a tres personas en 2018 al provocar un accidente al conducir bajo los efectos de una droga, de uso médico, conocida como Xanax.
  • El hispano admitió ante las autoridades que había tomado el Xanax para calmar su ansiedad al ir a una cita con una chica a la que acababa de conocer y con quien se vio justo antes del accidente fatal en el estado Texas.
  • González es señalado de haber matado a un bebé de 3 años, su madre y su abuela. El acusado ya enfrenta su juicio y podría recibir una sentencia severa de hasta 20 años tan sólo por cada una de las muertes ocasionadas en el accidente en Texas.

Luis González enfrenta su destino en una corte de Texas acusado de tres cargos de homicidio al manejar drogado y causar un accidente fatal.

González, de 20 años, está acusado de haber matado a Joshua Devin Powell, de 3 años de edad; Marci Lou Powell, de 33 años y madre del pequeño, y a María Isabel de la Garza, de 55 años y abuela del niño, cuando se quedó dormido al manejar una noche de agosto de 2018 por estar drogado y causó un aparatoso accidente en el pueblo de Edinburg, Texas, en el sureste del estado y ya casi en la frontera con México.

Según pesa en la acusación en contra de González, consultada por MundoHispánico, momentos antes de manejar el muchacho había consumido una pastilla llamada Xanax, una droga de prescripción médica para tratar a pacientes con exceso de ansiedad. La pastilla produce un estado de somnolencia y aturdimiento.

El caso de Luis Javier González, su nombre completo, llegará pronto a su fin, pues el miércoles 26 de febrero de 2020 el juez Fernando Mancías, de la Corte Criminal 93 de Distrito en el Condado de Hidalgo, ordenó que comiencen las audiencias finales del caso con la selección del jurado y las entrevistas a testigos por parte de la fiscalía y la defensa.

A las 9:26 de la noche del jueves 9 de agosto de 2018 un patrullero de carreteras del Departamento de Seguridad Pública de Texas (TxDPS por sus siglas en inglés) recibió una llamada para atender un accidente de carros que habían reportado varios conductores al número de emergencias frente al 300 East Monte Cristo Road y casi frente a una tienda de venta de forraje para ganado.

El patrullero que llegó al lugar anotó que encontró a un muchacho hispano dormido frente al volante de un auto Chevrolet Malibu y que se había impactado de frente contra un carro Sonic en el que viajaba una familia de cuatro personas.

Los testigos del accidente le narraron al patrullero, y este lo asentó en su informe, que el Malibu, por alguna razón, de repente se salió de su carril y se fue sin aminorar la marcha contra el auto Sonic.

El conductor hispano del carro que había perdido el control no tenía lesiones graves, pero de cualquier manera lo llevaron a un hospital de la zona para atenderlo en una cirugía menor.

Sin embargo, en el carro Sonic, tres de los cuatro ocupantes fueron declarados muertos en el lugar, debido a la fuerza del impacto.

Agentes de la División de Crímenes Vehiculares del Departamento de Policía de Edinburg (EPD, por sus siglas en inglés) acudieron al lugar del accidente para comenzar la investigación.

Luis Francisco González, de 20 años, admitió ante un investigador de la División de Crímenes Vehiculares que antes del accidente mortal había tomado el fármaco Xanax que causa somnolencia en las personas. El muchacho se quedó dormido manejando y se impactó contra otro auto en el que murieron tres personas. (Foto: Departamento de Policía de Edinburg)

Seguir Leyendo

Search

+