Texas: Hispano que manejaba drogado y causó accidente fatal enfrenta la justicia

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Texas: Hispano que manejaba drogado y causó accidente fatal enfrenta la justicia
  • Accidente fatal en Texas: Luis González, de 20 años, está acusado de haber matado a tres personas en 2018 al provocar un accidente al conducir bajo los efectos de una droga, de uso médico, conocida como Xanax.
  • El hispano admitió ante las autoridades que había tomado el Xanax para calmar su ansiedad al ir a una cita con una chica a la que acababa de conocer y con quien se vio justo antes del accidente fatal en el estado Texas.
  • González es señalado de haber matado a un bebé de 3 años, su madre y su abuela. El acusado ya enfrenta su juicio y podría recibir una sentencia severa de hasta 20 años tan sólo por cada una de las muertes ocasionadas en el accidente en Texas.

Luis González enfrenta su destino en una corte de Texas acusado de tres cargos de homicidio al manejar drogado y causar un accidente fatal.

Relacionado

González, de 20 años, está acusado de haber matado a Joshua Devin Powell, de 3 años de edad; Marci Lou Powell, de 33 años y madre del pequeño, y a María Isabel de la Garza, de 55 años y abuela del niño, cuando se quedó dormido al manejar una noche de agosto de 2018 por estar drogado y causó un aparatoso accidente en el pueblo de Edinburg, Texas, en el sureste del estado y ya casi en la frontera con México.

Según pesa en la acusación en contra de González, consultada por MundoHispánico, momentos antes de manejar el muchacho había consumido una pastilla llamada Xanax, una droga de prescripción médica para tratar a pacientes con exceso de ansiedad. La pastilla produce un estado de somnolencia y aturdimiento.

El caso de Luis Javier González, su nombre completo, llegará pronto a su fin, pues el miércoles 26 de febrero de 2020 el juez Fernando Mancías, de la Corte Criminal 93 de Distrito en el Condado de Hidalgo, ordenó que comiencen las audiencias finales del caso con la selección del jurado y las entrevistas a testigos por parte de la fiscalía y la defensa.

A las 9:26 de la noche del jueves 9 de agosto de 2018 un patrullero de carreteras del Departamento de Seguridad Pública de Texas (TxDPS por sus siglas en inglés) recibió una llamada para atender un accidente de carros que habían reportado varios conductores al número de emergencias frente al 300 East Monte Cristo Road y casi frente a una tienda de venta de forraje para ganado.

El patrullero que llegó al lugar anotó que encontró a un muchacho hispano dormido frente al volante de un auto Chevrolet Malibu y que se había impactado de frente contra un carro Sonic en el que viajaba una familia de cuatro personas.

Los testigos del accidente le narraron al patrullero, y este lo asentó en su informe, que el Malibu, por alguna razón, de repente se salió de su carril y se fue sin aminorar la marcha contra el auto Sonic.

El conductor hispano del carro que había perdido el control no tenía lesiones graves, pero de cualquier manera lo llevaron a un hospital de la zona para atenderlo en una cirugía menor.

Sin embargo, en el carro Sonic, tres de los cuatro ocupantes fueron declarados muertos en el lugar, debido a la fuerza del impacto.

Agentes de la División de Crímenes Vehiculares del Departamento de Policía de Edinburg (EPD, por sus siglas en inglés) acudieron al lugar del accidente para comenzar la investigación.

Luis Francisco González, de 20 años, admitió ante un investigador de la División de Crímenes Vehiculares que antes del accidente mortal había tomado el fármaco Xanax que causa somnolencia en las personas. El muchacho se quedó dormido manejando y se impactó contra otro auto en el que murieron tres personas. (Foto: Departamento de Policía de Edinburg)

Luis González enfrenta su destino en una corte de Texas acusado tres cargos de homicidio al manejar drogado y causar un accidente.Texas. Uno de esos oficiales se fue al hospital para entrevistar al muchacho hispano que conducía el Chevrolet Malibu y determinar por qué había perdido el control del carro.

Ahí fue cuando empezaron los problemas legales para González. La entrevista se grabó en video y la transcripción del diálogo se anexó al expediente.

González le dijo al agente del EPD que no había dormido nada desde la mañana del miércoles 8 de agosto, luego de pasar toda la noche charlando con una chica a la que había conocido en las redes sociales.

Cuando se dio cuenta de que ya era de día, se fue a trabajar.

En la noche de aquel miércoles tuvo una cita con la muchacha que había conocido por las redes sociales y nuevamente pasó toda la noche en vela con ella. Otra vez, el jueves 9, se le hizo de día sin dormir y, de nuevo, se fue a trabajar.

Texas. La muchacha se comunicó con González durante el día y decidieron tener una nueva cita en el atardecer del jueves 9 de agosto para cenar.

El chico aceptó y, según lo admitió él mismo, estaba nervioso por ese encuentro con la joven. Para calmar su ansiedad decidió tomar una pastilla de Xanax con la que esperaba tranquilizar sus nervios por el encuentro.

De acuerdo con la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), el alprazolam, nombre químico del Xanax, es una droga del grupo de las benzodiacepinas creado por las farmacéuticas para atacar casos severos de personas con desordenes de ansiedad.

El Xanax en las calles de las ciudades de Texas es muy popular, conocida como ‘Bars’, porque combinada con alcohol potencia los efectos del licor. En exceso produce estados de cansancio o somnolencia.

Texas. Cuando el oficial escuchó la declaración de González en la que admitía haber tomado el Xanax, la División de Crímenes Vehiculares del EPD le presentó tres cargos de homicidio imprudente o culposo por las muertes en el accidente.

Durante la investigación los agentes descubrieron que González, poco antes del choque, había ido a dejar a la muchacha de su cita a su casa y volvía a su domicilio cuando ocurrió el percance. La muchacha, según dijo el acusado, nunca supo que él había tomado la pastilla.

Ese interrogatorio en el hospital es la pieza clave del caso tanto para la defensa de González como para la Fiscalía del Condado de Hidalgo.

Óscar Vega y Adolfo Alvarez Jr., abogado defensores de González, basan su caso en el hecho de que supuestamente a su cliente no se le leyeron sus derechos como ciudadano antes de que diera su declaración al admitir haber tomado el Xanax antes de provocar el accidente mortal.

Texas. Por su parte la fiscalía sostiene que el agente que entrevistó a González actúo con los protocolos necesarios ante el detenido y le informó con claridad que todo lo que dijera sobre el accidente podría ser usado en su contra en la corte.

Con base a eso, ahora le toca al juez Fernando Mancías decidir si Luis Javier González es culpable de los tres cargos de homicidio culposo por haber tomado presuntamente la decisión de manejar bajo los efectos del Xanax. Hasta el momento de escribir esta historia las audiencias continúan en ese caso que sacudió a la comunidad hispana del sureste de Texas.

De acuerdo con el Código Penal del Estado de Texas, el cargo de homicidio culposo u homicidio imprudencial, se castiga con una pena de 2 a 20 años de cárcel a quien se encuentre culpable.

La pena deberá cumplirse en una prisión del Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, por sus siglas en inglés). La severidad de la pena la decide el juez luego de que el jurado emita su veredicto.

 

Etiquetas: ,