Texas: Joven recibe dura condena en un homicidio por drogas

  • Homicidio por drogas: Peter Uvalle, de 20 años, fue condenado a 35 años de cárcel en Texas porque mató a balazos a otro muchacho en medio de una transacción de drogas que salió mal.
  • La víctima Jonathan Joseph Alcalá, de 20 años, salió de su casa para venderle a Uvalle un cargamento de pastillas de Xanax pero no pudieron acordar el precio y terminaron disparándose uno al otro.
  • En sus argumentos los abogados defensores de Uvalle aseguraron que el acusado había actuado en legítima defensa pero los fiscales dijeron que eso no podía sostenerse cuando iba a comprar drogas y armado.

Texas. Peter Uvalle fue condenado a 35 años de cárcel por el homicidio de otro joven en Texas en medio de un negocio de drogas que salió mal.

Uvalle, de 20 años, escuchó su sentencia por el asesinato de Jonathan Joseph Alcalá, de 20 años al momento de morir, a quien mató de 5 balazos luego de que ambos muchachos tuvieron una diferencia por una compraventa de drogas el viernes 15 de diciembre de 2017.

Cuando Uvalle perpetró el crimen tenía 18 años y un pasado turbulento.

A la 1:30 de la madrugada del viernes 15 de diciembre, según revelan los documentos del caso consultados por MundoHispánico, una camioneta GMC en color marrón, modelo 2006, se paró frente a la casa 800 West Coyote Trail en la pequeña ciudad de Phar, Texas.

De la casa salió Alcalá y se acercó a la camioneta para hablar por la venta con el conductor. Pese a que ya era pasada la medianoche en la cuadra había varios vecinos hispanos divirtiéndose y hablando afuera de sus casas sentados en sillas y escuchando música.

En un momento los vecinos escucharon disparos y vieron cómo Alcalá quedaba boca abajo tendido en el cemento de la calle mientras la camioneta GMC salía a toda velocidad perdiéndose entre la oscuridad del vecindario.

Los vecinos llamaron al número de emergencias del Departamento de Policía de Pharr (PPD, por sus siglas en inglés) quienes llegaron al lugar del crimen.

En su reporte inicial el primer agente que llegó al lugar anotó que la víctima, un joven hispano, estaba herido de gravedad por cinco balazos y pidió que lo trasladaran de emergencia a un hospital de la zona en donde murió poco después.

Los agentes de la División de Homicidios del PPD entrevistaron a los vecinos y descubrieron que tenían en El Barrio a un muchacho, vecino, que había visto todo porque también se acercó cuando la camioneta llegó frente a la casa de Alcalá.

Algunos vecinos aseguraron que Alcalá también llevaba un arma cuando ocurrieron los hechos y que había respondido a los tiros. El hoy occiso recibió todos los tiros en el pecho.

Con base a eso los agentes detuvieron, para interrogar, al muchacho Santiago Alonso Aguirre de 18 años y quien había sido testigo del crimen pero no había querido declarado nada hasta ese momento.

Los agentes le pusieron las cosas fáciles a Santiago Alonso Aguirre pues le pidieron que cooperara o que si no revelaba nada podría enfrentar cargos por encubrimiento.

Aguirre contó que el conductor de la GMC llegó al barrio para comprar varias pastillas Xanax que Alcalá vendía. Al conductor de la camioneta sólo lo conocía como Peter o Pete, pero no sabía nada más.

Peter Uvalle, de 20 años, fue condenado a 35 años de prisión al ser declarado culpable de haber matado a otro muchacho en una transacción de drogas. (Foto: Oficina del Alguacil del Condado de Hidalgo)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+