Texas: Hispano amenaza con desatar masacre con un rifle falso

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Amenaza de masacre en Texas: el hispano Michael Aldape, de 20 años, aseguró que mataría con un rifle a su familia y a los policías que fueron a detenerlo.
  • Los oficiales del Departamento de Policía de San Antonio, en Texas, que llegaron para detenerlo, se vieron apuntados por el arma sin saber que era falsa y decidieron contener al muchacho hispano disparándole.
  • Aldape recibió tres rondas de tiros en las piernas y fue llevado a la enfermería de la Cárcel del Condado de Bexar, en donde enfrenta cinco cargos graves de amenazas terroristas a su familia y a los policías.

El hispano Michael Aldape fue detenido en San Antonio, Texas, porque amenazó a su familia y a la policía con un rifle y aseguró que desataría una masacre.

Aldape, de 20 años, fue detenido por el Departamento de Policía de San Antonio (SAPD, por sus siglas en inglés) acusado de cinco cargos de amenazas terroristas a su familia y agentes de la ley luego de que en la noche del viernes 22 de mayo de 2020 amenazó con desatar un tiroteo mortal.

Los agentes, ante la gravedad de las amenazas, recibieron la autorización de dispararle para poder detenerlo, por lo que le apuntaron a las piernas. El muchacho resultó herido en el acto.

Cuando los oficiales se acercaron para detenerlo, descubrieron que el rifle semiautomático con el que el hombre los amenazaba era tan sólo una réplica exacta de un arma, pero sin capacidad de tiros.

De acuerdo con la orden de arresto de Aldape, consultada por MundoHispánico, el viernes 22 de mayo a las 11:00 de la noche el centro de emergencias del SAPD recibió una llamada de una persona aterrada quien les aseguraba que un muchacho miembro de su familia los amenazaba desde la calle con un rifle.

En los documentos del caso no se detalla quién hizo la llamada para reportar el incidente ni qué relación tiene con Aldape.

La persona que llamó dijo que el muchacho estaba armado con rifle y totalmente fuera de sí, pues los amenazaba con matarlos a todos y provocar una masacre.

Ante la gravedad del reporte, varios patrulleros del SAPD fueron enviados a la casa marcada con el 100 Hillsdale Drive, casi esquina con la carretera I-410, en el sur de San Antonio, y les ordenaron que se aproximaran con extrema cautela al hombre armado.

Uno de los primeros agentes reportó que al llegar a la casa señalada en esa ciudad de Texas atisbó desde su patrulla a un muchacho hispano quien estaba parado en la calle, armado con un rifle, y gritaba que mataría a quien se acercara, pero primero iría contra su familia.

Los agentes bloquearon la calle con sus patrullas y le ordenaron al hombre que bajara el arma y se entregara a las autoridades. Entonces comenzaron a llegar más patrullas a la escena para contener al muchacho.

Cuando el joven observó que los agentes lo rodeaban, corrió a un callejón entre varios domicilios y trató de pasar desapercibido entre las sombras. En todo momento, según los oficiales de Texas, el hispano llevaba el rifle en alto.

Los agentes rodearon el callejón en el que pretendía esconderse Aldape y le exigieron que se rindiera. El muchacho no hizo caso.

Entonces, Aldape giró y, con su rifle, apuntó al primer grupo de policías que ya lo cercaban a unas 15 yardas de distancia.

Michael Aldape, de 20 años, enfrenta cinco cargos graves de amenazas terroristas a su familia y contra agentes de la ley. (Foto: Oficina del Alguacil del Condado de Bexar)

Michael Aldape fue detenido en San Antonio, Texas, porque amenazó a su familia y a la policía con un rifle y aseguró que armaría una masacre.Los patrulleros del SAPD pidieron instrucciones a sus superiores sobre qué hacer y se les autorizó que si se sentían amenazados dispararan también, pero tratando de no matar al muchacho y sólo para detenerlo.

Por segunda ocasión, los patrulleros que cerraban el callejón le ordenaron a Aldape que tirara el arma, pero el muchacho no les hizo caso y otra vez les gritó que se alejaran o les dispararía a todos y, de inmediato, les apuntó de forma amenazante.

Entonces los oficiales ya no esperaron más.

Con la autorización de sus superiores y ante la amenaza de verse frente al arma, los patrulleros le efectuaron tres rondas de disparos a Aldape, quien cayó herido en el callejón por los balazos en las piernas.

Los oficiales de Texas se acercaron al hispano herido y al arma y, entonces, descubrieron que el rifle con el que les acababan de amenazar era tan sólo una réplica, exacta, de un rifle semiautomático AR-15, pero sin capacidad para hacer disparos. Una réplica como las que usan en las películas o series de televisión.

Cuando un oficial de cualquier fuerza de la ley en Texas se ve involucrado en un tiroteo, el caso es investigado por la División de Asuntos Internos de su corporación.

Los detectives de la División de Asuntos Internos del SAPD que llegaron al lugar en el que Aldape lanzaba sus amenazas certificaron que el rifle que llevaba el muchacho era una réplica de un AR-15.

El caso, de todos modos, sigue bajo investigación y se revisan las cámaras corporales de los oficiales involucrados y de sus patrullas.

Las autoridades asentaron que sólo por protocolo todos los patrulleros del SAPD que participaron en el tiroteo fueron puestos en labores administrativas mientras la División de Asuntos Internos investiga el caso.

Michael Aldape fue llevado a la enfermería de la Cárcel del Condado de Bexar para que lo atendieran de sus heridas en donde hasta el momento continúa recuperándose de lesiones menores por los disparos que recibió en el tiroteo.

Hasta el momento no se ha determinado cuándo será su primera audiencia en la corte, ya que las autoridades deben esperar a que se restablezca.

Aldape enfrenta cinco cargos graves de amenazas terroristas en contra de su familia y en contra de servidores públicos.

Texas. De acuerdo con el Código Penal del Estado de Texas, el cargo de amenazas terroristas conlleva una pena de 18o días a 10 años de cárcel a quien se encuentre culpable en un juicio.

La severidad de la sentencia la determina un juez considerando qué tan graves y creíbles fueron las amenazas de una masacre.

Sin embargo, cuando  las amenazas fueron hechas contra un servidor público, como en el caso de Aldape, los jueces de Texas suelen ser mucho más severos y dictan la máxima sentencia posible.

El juez calificador que recibió el caso de Michael Aldape no le permitió el derecho de salir bajo fianza y el muchacho continuaba detenido en la Cárcel del Condado de Bexar.

 

Etiquetas: ,