Texas: Hispana asegura que tiró a su bebé recién nacido por el baño

  • Recién nacido: Victoria Ochoa, de San Antonio, dijo que sufrió un aborto natural y al ver al bebé “azul y demasiado pequeño” entró en pánico y lo arrojó a la taza del baño para luego tirar de la cadena.
  • Las autoridades aseguran que la mujer se deshizo del cuerpo de otra manera pues hasta el momento no han localizado al pequeño en la fosa séptica de su casa.
  • En su declaración la madre y el novio de la mujer dijeron a la policía que ellos no sabían que Ochoa estuviera embarazada, ninguno de los dos enfrenta cargos criminales hasta ahora.

Texas. Victoria Ochoa fue detenida en San Antonio, Texas, acusada de deshacerse de su bebé recién nacido. El cuerpo no ha sido recuperado.

La mujer asegura que ella lanzó a su bebé hacia el baño luego de sufrir un aborto natural. Sin embargo, las autoridades creen que la mujer se deshizo del cuerpo del pequeño de otra manera. Los investigadores estiman que el recién nacido ya está muerto aunque no saben cómo ni por qué.

Ochoa, de 36 años está detenida desde el lunes 23 de diciembre de 2019 en la Cárcel del Condado de Bexar acusada del cargo de alterar o desaparecer un cuerpo humano, un delito que en el estado de Texas se considera grave.

Los documentos del caso, consultados por MundoHispánico en Texas, revelan una trágica historia de mentiras y muerte que comenzó el jueves 12 de diciembre de 2019 cuando Ochoa llegó a la sala de emergencias del Southwest General Hospital con un severo sangrado vaginal.

Al auscultar a la mujer los doctores, según asentaron en su declaración posterior a las autoridades, asentaron que la mujer alegó haber tenido un aborto espontáneo.

Sin embargo, los doctores notaron que en la mujer todavía había restos de placenta y cordón umbilical en completo desarrollo.

Lo que sorprendió a los doctores y enfermeras fue que no había restos del bebé que debía haber nacido. Un doctor anotó que la criatura debía tener entre 34 y 37 semanas de gestación por lo que estaba por nacer ya que una gestación normal dura 39 semanas, 9 meses.

Fue entonces cuando los doctores llamaron a la Oficina del Alguacil del Condado de Bexar (BCSO, por sus siglas en inglés) para que investigara el caso a partir de las extrañas declaraciones de Ochoa.

Una enfermera asentó en su declaración posterior que le Ochoa le había dicho que al tener el aborto de forma natural se deshizo del cuerpo del recién nacido lanzándolo por el baño.

Sin embargo, según la enfermera, eso no era posible debido al tamaño de un recién nacido con esas semanas de gestación.

Ochoa dio a los agentes del BCSO su declaración de cómo asegura que sucedieron los hechos.

La mujer explicó a las autoridades que tuvo un aborto luego de sentir profundos dolores abdominales y fue al baño de su casa en donde abortó.

El bebé cayó en la taza del baño, entre líquido de placenta y sangre, ella se asustó hasta el punto del pánico y al ver a la criatura muerta simplemente jaló la cadena.

Según Ochoa cuando tuvo el aborto y el bebé salió de su cuerpo del pequeño “estaba azul y era demasiado pequeño”.

Victoria Ochoa, de 36 años, sostiene que tuvo un aborto natural y al ver al bebé “azul y muy pequeño” se asustó y lo arrojó al baño y luego tiró de la cadena. Sin embargo, las autoridades no han recuperado el cuerpo y creen que se deshizo de él de otra manera. La investigación continúa abierta. (Foto: Oficina del Alguacil del Condado de Bexar)

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+