Condenado a muerte: Hispano vive sus últimas horas antes de ser ejecutado en Texas

  • Condenado a muerte: Mark Anthony Soliz, de 37 años, fue condenado por el asesinato a balazos de dos personas en el norte de Texas
  • Soliz mató a un repartidor al repartidor hispano de cerveza Rubén Martínez a quien solo le quitó 10 dólares antes de asesinarlo, además mató a una mujer de 61 años en su casa
  • El reo solicitó el pasado 30 de agosto que se le condene su condena debido a que presuntamente padece trastornos mentales, pero las autoridades no han respondido a su petición

Mark Anthony Soliz vive sus últimas horas. El hombre está programado para ser ejecutado por inyección letal este martes 10 de septiembre a las 6:00 de la tarde en Texas.

Será el primer reo hispano del año en ser ejecutado.

Soliz, de 37 años, fue condenado a la pena de muerte por el asesinato a balazos de Rubén Martínez afuera de una tienda de conveniencia, y de Nancy Hatch Weatherly, de 61 años, a quienes mató en Godley, un pueblo ganadero al sureste del área metropolitana de Dallas, el 29 de junio de 2010, en el condado de Johnson, en complicidad con  otro hombre, José Claremont Ramos Jr., también condenado a muerte.

El juez Bill Bosworth de la Corte Criminal 413 de Distrito en el condado de Johnson firmó en abril pasado la fecha de la sentencia para Soliz y, de acuerdo con el  Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, por sus siglas en inglés), el reo será ejecutado en la prisión Walls Unit en Huntsville, al norte del área metropolitana de Houston.

Hasta el momento de publicar esta historia no se había conmutado su sentencia, no se le había otorgado un perdón gubernamental ni se le había aplazado la ejecución.

De acuerdo a los documentos del caso, consultados por MundoHispánico, el 29 de junio de 2010 Soliz, junto a su cómplice asaltaron al repartidor de cerveza Rubén Martínez en el estacionamiento de una tienda de conveniencia en la ciudad de Fort Worth, para, según ellos, robarle las ganancias del día. Los hombres lo mataron con pistolas .9 milímetros.

Al momento de morir, Martínez estaba a punto de ser padre de su primer hijo pues su esposa estaba embarazada. A Martínez solo le quitaron 10 dólares pues su trabajo se limitaba a repartir la cerveza y no a cobrar por los pedidos.

Como el dinero del primer asalto no fue suficiente, ocurrido en el condado de Tarrant, los dos hombres manejaron hacia al sureste y en la noche de aquel día llegaron hasta el pueblo de Godley en donde al azar escogieron para robar la casa de una mujer.

Archivado como: Texas ejecutará a hispano

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+