Texas: Caen hispanos que lideraban una red de robo de autos de lujo

Raúl Águila y Ángel Garabitos fueron detenidos en Texas acusados del robo con alta tecnología de por lo menos 10 autos de lujo.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Robo de autos: Raúl Águila y Ángel Garabitos, de Cuba, fueron detenidos en McAllen, Texas, por ser los presuntos autores de por lo menos 10 robos de autos de lujos de las marcas Infiniti y Nissan.
  • De acuerdo con las autoridades, Águila y Garabitos usaban un sofisticado equipo electrónico computarizado para desactivar los códigos de los carros sin que se prendieran las alarmas durante la madrugada.
  • Los dos hombres llevaban cada auto de lujo a México en donde los revendían a un tal Mario por 2,000 dólares. Ninguno de los dos detenidos reveló detalles del comprador ni cómo lo contactaron.

Raúl Águila y Ángel Garabitos fueron detenidos en Texas acusados del robo con alta tecnología de por lo menos 10 autos de lujo.

Águila, de 24 años, y Garabitos, de 31 años, fueron detenidos por el Departamento de Policía de McAllen (MPD, por sus siglas en inglés), en Texas, como presuntos responsable del robo de autos de lujo, sobre todo de las marcas Nissan e Infiniti, los cuales abrían con tecnología de punta para desactivar las alarmas y sistemas de encendido.

De acuerdo con los documentos del caso, consultados por MundoHispánico en Texas, el jueves 14 de mayo de 2020, temprano en la mañana, un residente de McAllen llamó a las autoridades para reportar que su camioneta Infiniti QX80 2019 había sido robada afuera de su casa.

Al presentar su denuncia, la persona entregó a las autoridades videos de las cámaras de seguridad de su casa en donde se ve el momento justo del robo alrededor de las 2:00 de la madrugada.

Esa fue la primera pista que llevó al arresto de Águila y Garabitos. A la 1:55 se ve que un carro Acura TL se estaciona detrás de la camioneta Infiniti QX80 y bajan dos hombres.

 

Uno de los hombres conecta un aparato electrónico en la puerta del auto, con un cable, y el auto se abre sin que se prendan las alarmas. Luego prenden el carro y ambos vehículos salen del lugar.

Los agentes del MPD entonces se enfocaron en encontrar el Acura TL. En su investigación descubrieron que en la vecina ciudad de Mission había reportes de robos similares al del Infiniti QX80 y en los cuales también estaba involucrado el Acura TL del que aún no sabían de quién era.

Para rastrear el vehículo, los agentes buscaron imágenes de las cámaras de seguridad de diversos puntos de la ciudad y, a pocas cuadras del robo del 14 de mayo, los oficiales obtuvieron videos de una gasolinera Stripes en donde se ve al Infiniti QX80 seguido del Acura TL a poca distancia.

Gracias al video de la gasolinera, los oficiales pudieron identificar las placas del Acura TL e identificaron a la dueña como María Espino y y quien, de acuerdo con la investigación, los oficiales descubrieron después que “tenía una relación” con Garabitos.

La trama de los robos comenzó a desenredarse cuando los agentes del MPD fueron al concesionario de autos Carmart, en el pueblo de Pharr, en donde Espino habría comprado el Acura TL.

En el concesionario de autos les informaron a los agentes que el vehículo que investigaban estaba equipado con un Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por sus siglas en inglés) y los agentes, con la orden de un juez, pidieron al vendedor de autos que les proporcionara la lista de todos los lugares por los que se había movido el vehículo.

Raúl Águila, de 24 años, fue detenido en Texas acusado de robo de autos de lujo. El hombre también tiene órdenes de arresto en Florida por el mismo delito. (Fotos: Departamento de Policía de McAllen)
La investigación entonces dio un giro porque los oficiales, gracias al GPS del Acura TL, descubrieron que el carro había estado justo en los lugares en los que se habían denunciado los robos de 10 carros, todos de las marcas Nissan e Infiniti.

Al investigar el Acura TL por medio del GPS, los agentes descubrieron que el carro había estado por lo menos en dos ocasiones en la tienda de auto partes Iman Auto Parts en la ciudad de Brownsville.

El dueño del negocio reveló a los detectives del MPD que dos jóvenes hispanos “con acento cubano” habían estado en su negocio y llegaron en el Acura TL, color plata, ofreciéndole partes de vehículos, pero el hombre no aceptó la oferta.

La noche del sábado 24 de mayo un golpe de suerte ayudó a los oficiales del MPD a detener a Garabitos y Águila.

Ángel Garabitos, de 31 años, operaba el presunto robo de autos de lujo a bordo de un Acura TL propiedad de una mujer con la que tenía una relación. La muchacha no enfrenta cargos.
Un patrullero del MPD que hacía su ronda habitual por la ciudad atisbó que en una esquina de la ciudad un Acura TL plateado no se había detenido en una señal de alto.

El oficial detuvo al auto para ponerle una infracción menor.

Sin embargo, cuando detuvo el auto se dio cuenta de que al abrir los vidrios salió un evidente olor a marihuana. El agente además pudo ver en el asiento trasero diversas placas de papel, de uso temporal, pertenecientes a otros vehículos.

El patrullero reportó el auto a su central de emergencias y entonces le dijeron que justo ese Acura TL era investigado por el robo de otros autos. El patrullero pidió refuerzos para detener a los dos hombres.

Cuando llegaron los agentes del MPD descubrieron que adentro del Acura TL los dos hombres llevaban, además de las licencias de papel pertenecientes a otros carros, un corta vidrios de tipo militar y de origen suizo, duplicados de llaves de diversos carros Infiniti y, lo más revelador, un Programador SuperOBD que se se usa en la industria automotriz para copiar códigos de las llaves y prender autos.

Entonces los dos hombres fueron identificados como Raúl Águila y Ángel Garabitos, quienes tenían una red de robo de autos en esa localidad de Texas.

Al investigarlos, los agentes del MPD descubrieron, gracias a los agentes federales del Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP, por sus siglas en inglés), que los dos hombres habían cruzado la frontera desde Texas hasta México en varios autos diferentes, siempre en la madrugada.

En su declaración, Águila y Garabitos revelaron que cruzaban con los autos robados a México en donde revendían cada uno a un hombre al que sólo conocen como Mario y quien les pagaba 2,000 dólares por cada vehículo Nissan o Infiniti que le llevaran.

Ni Águila ni Garabitos aceptaron revelar a las autoridades cómo y en qué circunstancias establecieron contacto con el tal Mario para revenderle los autos que presuntamente robaban. Tampoco quisieron detallar cómo podrían dar las autoridades con el comprador.

En los registros criminales de Texas se detalla que Raúl Águila tiene varias órdenes de arresto en Miami, Florida, de manera coincidente por haber violado su libertad condicional en otro caso de robo a autos en donde usaba el mismo patrón para abrir carros.

De acuerdo con el Código Penal del Estado de Texas el cargo de uso no autorizado de un vehículo, que es la forma legal para llamar al robo de autos, enfrenta una pena de 6 meses a 2 años de cárcel a quien se encuentre culpable de ese delito luego de un juicio.

Águila y Garabitos enfrentan 10 cargos de uso no autorizado de un vehículo. Los dos hombres están detenidos en la Cárcel del Condado de Hidalgo a la espera de enfrentar su proceso penal.

Hasta el momento María Espino, la dueña legítima del Acura TL en el que se transportaban los dos acusados, no enfrenta cargos penales por ningún delito, pues aseguró que ella no sabía nada.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado