Tennessee vuelve a la silla eléctrica para ejecutar a un preso

Agencia EFE
Actualizado en

Zagorski citó a sus víctimas en una área boscosa para cerrar el trato, pero una vez ahí les disparó, les cortó sus gargantas y les robó su vehículo y el dinero que llevaban para comprar la droga.

La noche del miércoles, el estado de Tennessee le sirvió a Zagorski una última cena que el preso había pedido con un presupuesto máximo de 20 dólares y que consistió en manitas de cerdo encurtidas -una receta sureña- y rabos de cerdo.

Search

+