Nuevas tendencias de viviendas con diseño para cohabitar

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
El conjunto tiene cuatro plantas que se complementan con recámaras y espacios de uso común. Foto: Agencia Reforma / Video: MH
  • Una nueva tendencia en el mercado inmobiliario aboga por el diseño para cohabitar.
  • Esa modalidad constructiva ayudaría con la asequilidad de viviendas en grandes ciudades.
  • Hay un proyecto en particular dirigido al sector universitario en países latinoamericanos.

Un problema urbano que enfrentan grandes metrópolis como Londres, Sao Paulo o Shangai, y al que no se escapa la Ciudad de México, es la falta de viviendas asequibles, ya que la población ha crecido. La tierra en la ciudad se ha encarecido y grandes inmobiliarias apostaron por hacer casas en la periferia, a menor costo, pero no han resultado eficientes por su lejanía.

Bajo estas premisas, el arquitecto mexicano Eduardo Gorozpe impulsa el concepto de cohabitar, como una posibilidad para solucionar esa necesidad de espacio, a través de Housing Interlomas, un proyecto dirigido al sector universitario pero que, vaticina, puede replicarse para atender a otros grupos sociales y mejorar su calidad de vida.

AYUDA AL SECTOR UNIVERSITARIO

El mobiliario fijo de madera genera un interesante contraste visual. Foto: Agencia Reforma

“Prácticamente las residencias de estudiantes (viviendas) no existen en México de la zona centro hacia el sureste, salvo la UDLAP (universidad que sí tiene residencias); casi todos los estudiantes que van a otros estados normalmente se acaban quedando en casas o departamentos adaptados, pero que no cumplen con las condiciones mínimas de habitabilidad para sostener a varias personas”, explicó el líder de A-001 Taller de arquitectura.

“Esos espacios no se diseñaron para albergar a seis personas de familias distintas, están diseñados para una monofamilia, por eso se llaman unifamiliares”.

ESPACIOS INDISPENSABLES

Espacios de iluminación y ventilación natural son constantes en la propuesta. Foto: Agencia

Lo mínimo indispensable que necesita una habitación de un estudiante, agregó, son un baño, un lavabo, una cama, un clóset y un escritorio. Basado en eso, diseñó Housing Interlomas, el cual dispone de 12 habitaciones.

Las viviendas “son unidades mínimas pequeñas, como de 4 por 2.5 metros, pero no necesitas más porque todo lo demás está en las áreas comunes, que incluyen cuartos de televisión, de juego, de estudio, gimnasio, terraza, cocina, comedores y estacionamientos comunes”.

PROGRAMA POCO SOLEMNE

Espacios de iluminación y ventilación natural son constantes en la propuesta. Foto: Agencia Reforma

Housing Interlomas tiene varios patios para atender las necesidades diversas de sus habitantes. “Mientras en una casa suele pensarse en un jardín grandote, aquí lo que buscas es partir toda esa área libre para construir dos cosas: un perímetro de ventilación e iluminación, porque con tantos cuartos necesitas seccionar esa área para generar mucho perímetro de fachada y requieres construir muchos patios chiquitos donde puedas tener a distintas personas haciendo distintivas actividades”, explicó Gorozpe.

“Si me quiero salir al patio a estudiar, no quiero estar con el cuate que está echando novio, por eso el seccionamiento del área libre es clave en este proyecto”. En cuanto a materiales, se optó por el concreto por su bajo mantenimiento y se trabajó en forma estriada, lo cual crea textura y ésta, aseguró el artífice, alimenta la parte sensorial y experiencial del espacio, a la vez que le da calidez visual.

APROVECHANDO ESPACIOS

Los pisos son de epóxico terrazo, material que se usa por su gran resistencia.. Foto: Agencia Reforma

Sin planearlo, resaltó, al estriar el concreto consiguieron que se generara un colchón térmico, que permite mantener una buena temperatura cuando hace frío afuera y viceversa. Las instalaciones eléctricas y los cables que controlan las alarmas contra incendios, las chapas de las puertas y el internet se dejaron aparentes, pero se pintaron para lograr un ambiente medio industrial y divertido a la vez.

“Se vuelve un espacio poco solemne, en general la vida del estudiante es poco solemne, y la superficie estéticamente tenía que ir de acuerdo con los habitantes”. El programa se generó a partir de tres árboles grandes que había en el predio. “Esos árboles tienen mucho protagonismo en el proyecto porque el remate visual de cada patio es un árbol, con jardineras y concreto estriado”, concluyó Gorozpe.