Taxista cuida de su esposa que tiene Alzheimer, la lleva a todos lados porque sus hijos “no quieren cuidarla” (FOTO)

VIDEO Mundo Hispánico FOTO Shutterstock
  • Taxista demuestra amor a su esposa que tiene Alzhemeir y la cuida desde su trabajo
  • La lleva a todos lados por las calles de Monterrey porque sus hijos “no quieren cuidarla”
  • Historia circula por las redes sociales e internautas piden solidarizarse con él

Taxista esposa Alzheimer. En una auténtica historia de amor, de esas de películas, un taxista de Monterrey, México, no dudó en demostrarle todo su cariño y lealtad a su esposa que padece Alzheimer, y es que según él, ninguno de sus hijos quiere cuidarla, de acuerdo a información publicada por el portal de noticias Sin Embargo.

La tierna historia de amor por Alzheimer fue compartida por una usuaria de Facebook que no dudó en hacerlo cuando vio cómo el adulto mayor decidió cumplir la frase que dice “hasta que la muerte nos separe”.

Todo sucedió en la calles de la ciudad de Monterrey, Nuevo León, al norte de México, fronterizo con Estados Unidos, cuando la joven tomó una selfie en la que se alcana a ver al conductor, ella misma y al fondo la esposa del taxista que tiene Alzheimer.

Imagen tomada de Twitter @SinEmbargo

La pasajera decidió compartir esta imagen y explicó la historia que le contó el chofer. Dice que él le explicó que ninguno de sus hijos quiere hacerse cargo de ella. Por este motivo decidió llevarla consigo a todos lados para poder atenerla.

La mujer cuenta que esperaba un taxi en dicha ciudad, cuando de pronto le tocó el claxón el adulto mayor, para llamar su atención.

Al hacer la parada, ella se percató que traía a una mujer atrás, pero al ver que eran dos adultos mayores, no le tomó mayo importancia, por lo que subió al auto.

Ya arriba, ella le preguntó por ella y él le contestó que era su esposa y que la traía consigo porque sus hijos no al quieren cuidar porque padece de Alzheimer.

Esta historia le pareció por demás tierna, motivo por el cual decidió tomarse una fotografía prácticamente sin avisar y después la subió a su cuenta de Facebook.

Así, la joven pidió a sus conocidos de las redes sociales que si veían en la calle a este taxista, fueran solidarios con él y su esposa y tomaran el viaje.

De manera textual la joven dijo lo siguiente, de acuerdo al diario de Zócalo de Monclova: “En la mañana estaba en la parada de pabellón esperando un taxi y este señor me pitó y me preguntó que si quería taxi, le dije que sí, pero no me acerque porque vi que iba una persona con él”.

Agregó: “Enseguida el señor me gritó que era su esposa, como noté que eran dos viejitos no dudé en subirme y en el transcurso del viaje el señor me venía contando que su esposa tenía Alzheimer y que él tenía que llevarla con él todos los días porque sus hijos no la querían cuidar”.

Y finalizó con esta reflexión de la historia de amor por Alzheimer: “Me puse a pensar en cuánto debe querer el señor a su esposa para llevarla con él a su trabajo día con día, espero que si algún día los llegan a ver, así como hice yo no duden en subirse con este par de viejitos”.

De inmediato en la cuenta del diario de Zócalo, la gente comenzó a opinar: “Ojalá alguien los apoye porque tampoco es vida andar en un taxi largas horas, pero es muy aplaudible lo que hace el señor Dios los bendiga”.

Una mujer más opinó: “Mi hermana cuidaba a mi madre y decía… ‘Debería de haber guardería para abuelitos, para que los cuiden mientras estamos trabajando, sólo un rato y que convivan y se distraigan con personas de su edad'”.

Archivado como: Taxista esposa Alzheimer

Imagen tomada de Facebook

Otra internauta explicó: “Qué maravilla que él la cuide de esa manera y sus hijos, que mal agradecidos, ojalaá que nunca necesiten de nadie”.

Incluso una persona señaló otro caso parecido: “También a fuera de merco sierrita hay una señora ya grande de edad en una troca… Ahí la deja el señor es empacador y ella lo espera muchas horas sentada en la troca, es señora como de unos 80años”.

Luego otra mujer no pudo ocultar su enojo y así lo escribió: “Perra mad… ya nomás se hace uno viejo y ya no lo quieren ni ver ni nada, pero bien que lo miran cuando son bebés, les compran pañales y todo los miran cuando están enfermos y luego ya nomás crecen y se olvidan de uno, aparte tiene hijos la seño”.

Archivado como: Taxista esposa Alzheimer