Supremacistas son superados por adversarios en plena manifestación

Compartir
Suscríbete
Supremacistas son superados por adversarios en plena manifestación
  • Decenas de supremacistas blancos fueron superados en número por sus adversarios.
  • Los contramanifestantes repudiaron los actos de seguidores de Donald Trump.
  • Unos 600 agentes de ley intervinieron en la concentración en EE.UU.

Más de tres decenas de supremacistas blancos fueron superados por sus adversarios quienes rechazaron los mensajes del presidente Donald Trump.

Una protesta en el centro de Dahlonega, en Georgia, organizada por activistas de la supremacía blanca, terminó en medio de un calor intenso, varios discursos públicos y con una serie de oradores confusos y a veces contradictorios.

La manifestación del sábado tenía entre 35 y 50 autodenominados patriotas en un lado de la plaza, enfrentados por tres veces ese número de contramanifestantes que gritaban desde detrás de las barricadas en el otro lado. Ambos grupos fueron superados en número por 600 agentes de la ley estatales y locales, muchos sudando el calor de la tarde con todo el equipo antidisturbios, reseñó el diario AJC

“Sabemos que estamos en el lado correcto de la historia”, dijo el organizador de la manifestación Chester Doles. “Con el surgimiento del socialismo, los patriotas estadounidenses están de pie”.

Doles, residente del condado de Lumpkin, ha pasado toda una vida asociado con varios grupos de supremacistas blancos y neonazis, pasando dos periodos en una prisión federal por delitos relacionados con sus actividades. Ahora está terminando dos años de libertad condicional por un asalto en diciembre de 2016. Doles promocionó el evento al público como una manifestación para mostrar su apoyo al presidente Donald Trump, pero también lo promovió en los medios de internet de supremacistas blancos.

El acto de supremacistas en el centro turístico de Dahlonega sorprendió a algunos.

[interest img=” https://res.cloudinary.com/mundo/image/upload/f_auto,q_auto/v1568405641/Nidia-2-1_onboif.jpg” url=”https://mundohispanico.com/cronica-un-viaje-a-disney-destruyo-a-una-familia/” title=” Crónica: Un viaje a Disney destruyó a una familia”]

“No sé qué pensar”, dijo Nicole Mullins, del condado de Gwinnett, que había venido al área a recoger manzanas. “Es difícil de creer.”

“Lo que realmente piensan es ‘hacer que Estados Unidos vuelva a ser blanco’”, agregó Josh Wagner de Clayton. “Es muy triste”.

[trend video=”467042″ player=”14557″ title=”Jorge Ramos confronta a Joe Biden”]

Charlotte Arsenault, ministra de la Iglesia Unitaria Universalista de las Montañas de Georgia en Dahlonega, dijo que cintas amarillas colgaban fuera de las empresas y en las farolas y las señales de tránsito como una protesta silente. Arsenault fue uno de los 10 pastores que ayudaron a organizar a unos 30 feligreses que asistieron a la contramanifestación.

Muchos dueños de negocios y residentes tenían miedo de presentarse en la contraprotesta, comentó Arsenault. En cambio, colgaron las cintas como un mensaje de que Dahlonega no acepta la supremacía blanca, apuntó.

Las cintas doradas también sirvieron como un guiño a la historia de Dahlonega como ciudad de la fiebre del oro. También hubo mensajes como ‘Saquen el odio de nuestras calles’ escrito en tiza blanca por los residentes de Dahlonega en las carreteras que rodean el Museo del Oro, una popular atracción turística que destaca el pasado minero de oro de la ciudad.

Se alentó a los dueños de negocios a cerrar sus puertas por el día. La pérdida económica del sábado fue un duro golpe para los minoristas locales, mencionó Steve Hallock, propietario de Outlaw Jerky. “Es una pena. El sábado es un día ocupado para nosotros, especialmente en el otoño”.

Del lado de los contraprotestantes, las personas fueron filtradas a través de un punto de control de seguridad a una cuadra del Museo del Oro. La policía utilizó detectores de metales de mano para escanear a cada manifestante. No se permitieron mochilas en el área acordonada para los contramanifestantes en el lado sur de la plaza, pero se permitieron las armas de fuego siempre que no estuvieran cargadas con municiones. No se vieron armas visibles en ningún contraprotestante o partidario de la concentración.

[trend video=”466731″ player=”14557″ title=”2.500 personas siguen desaparecidas en Bahamas tras el huracán Dorian”]

Trump AMLO

A pesar de los temores de los funcionarios locales, el evento fue inusualmente pacífico en comparación con manifestaciones similares en otras ciudades en los últimos años.

Dos contramanifestantes fueron arrestados después de caminar por una zona de barricadas para llegar al mitin pro-Trump, donde comenzaron a gritar: “¿De quién son las calles? ¡Nuestras calles!”. La portavoz de la ciudad, Nikki Perry, dijo que fueron acusados ​​de incitar un motín.

Solo otra persona fue arrestada todo el día, y eso ocurrió horas antes del mitin en el campus de la Universidad del Norte de Georgia. Perry detalló que la policía del campus arrestó a alguien por obstrucción y por portar un arma en la propiedad de la escuela.

Perry reconoció la presencia masiva de la policía por la falta de arrestos y una concentración generalmente segura. Pero también dio crédito a los organizadores de la manifestación y la contramanifestación por reunirse con los funcionarios antes del evento y seguir las reglas.

“Hicieron un gran trabajo de cooperación y eso realmente nos ayudó a cumplir nuestros objetivos de mantener la paz”, aseguró.

Muchos de los contramanifestantes viajaron por el metro de Atlanta para el mitin. Mike Katinsky, de 53 años, del barrio Kirkwood de Decatur, dijo que era imperativo que él estuviera allí.

“Sentí la necesidad de decir esta opinión: ¿que la supremacía blanca está bien?, no está bien. No está bien incorporarla”.

[trend video=”466409″ player=”14557″ title=”Mattel debutará una Barbie para el ‘Día de los Muertos'”]

Aileen Loy, de 50 años, de Atlanta, dijo que sentía que había una agenda más grande y más insidiosa con la manifestación “pro-Trump”.

“Se presenta como una manifestación a favor de Trump, pero están tratando de lograr que los conservadores acepten la supremacía blanca y eso no está bien”, expresó Loy.

Michael Stark, de 55 años, quien vive en Newnan, contó que asistió a una contraprotesta de supremacistas blancos y neonazis el año pasado en su ciudad. Viajó las 105 millas a Dahlonega para ponerse de pie una vez más.

“No soy un manifestante pagado, Solo soy un chico normal”, dijo Stark. “Pero cuando los nazis vengan a mi pueblo, un pueblo vecino o cualquier otro pueblo, estaré allí para contrarrestarlo. La mitad de mi familia murió en pogromos y campos de concentración, así que no me quedaré en casa”.

La manifestación en sí contó con una serie de oradores cuyos puntos de vista iban desde el conservadurismo genérico hasta los actos antigubernamentales. Jovi Val, una figura de extrema derecha con sede en Nueva York, dijo que siguió a Trump “tanto como pudo”.

“Es el gobierno el que está en contra del pueblo”, sentenció. “Piensan que la izquierda es el enemigo. Es el gobierno”, agregó.

Otro orador, Charles Edward Lincoln, un abogado inhabilitado de Luisiana, ofreció un amplio ataque contra los jueces, la Reserva Federal y el sistema penitenciario. Completó su discurso afirmando que Estados Unidos tenía una patente sobre heroína y operaba como un cartel secreto de drogas.

[trend video=”466108″ player=”14557″ title=”Crónica Policía va tras los hispanos pero para algo bueno”]