SpaceX convertirá plataformas petroleras en plataformas de lanzamiento de cohetes

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

Elon Musk ha conquistado aire y tierra con sus empresas SpaceX y Tesla; ahora, tratará de conquistar el mar, o al menos un espacio de él, para trabajar en la conquista del espacio exterior.

Así, el magnate de origen sudafricano ha decidido invertir en la compra de dos plataformas petroleras en el Golfo de México.

¿Qué hará Musk con estas plataformas? ¡Aquí te lo contamos!

  • No, ni SpaceX ni Tesla se van a dedicar al mercado petrolero, pero Elon Musk ya ha invertido en la compra de dos plataformas petroleras
  • Estas han recibido los nombres de Phobos y Deimos, y se especula que SpaceX las utilizará para lanzar cohetes al espacio
  • El presupuesto invertido en cada una de ellas fue de 3,5 millones de dólares, pero, ¿Cuáles son los retos que se esperan a partir de su uso?

Recientemente, Elon Musk concretó un plan que se había planteado desde hace ya algún tiempo: invertir en plataformas petroleras.

Esto, sin embargo, no se debe a que el magnate esté contemplando la posibilidad de invertir en el mercado petrolero, sino al hecho de que desea expandir las zonas desde las cuales es posible enviar un cohete al espacio.

La inversión de Musk se ha dado en una ciudad portuaria perteneciente al Golfo de México, y se espera que las dos plataformas sirvan como espacio para el lanzamiento y aterrizaje de los cohetes de SpaceX.

Como se ha podido observar en lanzamientos anteriores, SpaceX ha trabajado en una innovadora tecnología para lanzar sus cohetes al espacio; sin embargo, la empresa tenía ya la misión de construir sus propias plataformas para este tipo de tareas.

Así, Musk decidió ir tras su este proyecto con la compra de dos plataformas petroleras conocidas como 8500 y 8501 de Valeris, que ahora recibirán los nombres de Phobos y Deimos.

La inversión inicial de SpaceX para la compra de estas plataformas fue de aproximadamente 7 millones de dólares.

Pero, ¿por qué Phobos y Deimos? Pues bien, detrás de estos dos nombres se encierra un pasaje de la mitología griega, ya que estos dos nombres representan a los dioses del miedo, así como a las lunas de Marte.

Otro dato importante acerca de estas plataformas es que cada una de ellas tiene un tamaño aproximado de 70 metros, un tamaño que, se especula, es suficiente para realizar el lanzamiento de los cohetes así como para recibirlos a su regreso del espacio.

Una de las razones por las que Musk y SpaceX decidieron invertir en las dos plataformas es que, hasta ahora, han realizado la mayoría de sus lanzamientos en Boca Chica, Texas, con el despliegue de una importante tecnología de recuperación de sus cohetes.

Sin embargo, para Musk siempre fue importante la creación de plataformas flotantes especiales para lanzar cohetes con destino a Marte o a la Luna, y estas ofrecen ventajas importantes, como la de estar lejos de cualquier tipo de actividad humana.

Al estar en medio del mar, resulta más fácil para SpaceX realizar sus maniobras de lanzamiento y aterrizaje, ya que se alejan del espacio aéreo y de las zonas residenciales, lo que reduce considerablemente el riesgo de pérdidas humanas.

Aunque esto supone una buena noticia para SpaceX, la realidad es que aún quedan algunas cuestiones por resolver.

Los expertos aseguran que si bien es posible que las plataformas sean útiles para el lanzamiento de cohetes, SpaceX tendrá que idear una manera de que estas maniobras sean legales, seguras y eficientes.

Por ejemplo, explican, la empresa deberá realizar los lanzamientos directamente hacia el mar o un lago, ya que estos son los únicos espacios que no suelen estar ocupados por grandes cantidades de habitantes.

Elon Musk, CEO de Tesla
Foto: GettyImages

SpaceX compra dos plataformas petroleras: con ellas, espera realizar lanzamientos exitosos de cohetes espaciales

Se trata de un pequeño paso para SpaceX, pues los planes de Elon Musk van más allá de contar con dos plataformas; es posible que Phobos y Deimos sean solo el primer paso para la conquista de una buena porción de mar que permita llevar a cabo operaciones complejas de la empresa.

Por el momento, SpaceX probará suerte con las dos plataformas adquiridas, y tendrá como objetivo determinar cuán útiles son, así como las ventajas y desventajas que se desprenden de su uso.

De requerir otras plataformas, Musk tendrá que construirlas de cero y adaptarlas a las necesidades específicas de su empresa.

De acuerdo con el portal Cleantechnica.com, el paso que ha dado SpaceX es comparable con aquel de los inicios de Tesla, cuando Musk se asoció con Lotus para la fabricación de sus vehículos y tiempo después comenzó a diseñar sus propios automóviles.

Ahora, la pregunta que se plantean los expertos es si SpaceX logrará adaptar estas dos plataformas a sus intereses o, si bien, las utilizará como impulso para diseñar las propias y contar con las suficientes para realizar sus lanzamientos y aterrizajes ajustándose a los proyectos a futuro con los que cuenta la empresa.

Cleantechnica comparte cuatro preguntas clave a considerar acerca de la nueva inversión de SpaceX:

  1. En cuanto al combustible utilizado: ¿Este se purificará? y ¿Dónde será almacenado antes de los lanzamientos?
  2. ¿Habrá espacio para el almacenamiento de múltiples Starships en cada plataforma? 
  3. Es de suponerse que se utilizará Starlink para llevar a cabo las comunicaciones, pero, ¿tendrán métodos de respaldo disponibles? De ser así, ¿los sitios contarán con un centro de operaciones de emergencia o algún centro de radio de algún tipo?
  4. Por último, ¿las plataformas de lanzamiento continuarán a la vista de Boca Chica?

Estas preguntas todavía no tienen respuesta, pero es probable que Elon Musk comparta en las próximas semanas más detalles relacionados con la compra de estas plataformas.

Foto: GettyImages