¡Sopladores de hojas prohibidos! 15 razones por las que son malos para el medio ambiente

Aunque son un instrumento que puede ser muy útil, los sopladores de hojas contaminan bastante. Te contamos cómo lo hacen en (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
¿Tienes un soplador de hojas y vives en estados como California, Colorado, Texas, Nueva York o Vermont? Entonces quizá quieras acercarte a las autoridades de tu ciudad o condado para conocer la reglamentación oficial con respecto a estos artefactos. Cada día crece más la inquietud con respecto a los sopladores de hojas, pues su prohibición en algunos estados ha derivado del hecho de que estas máquinas son dañinas para el medio ambiente y, por lo tanto, para el ser humano. ¡Descubre 15 maneras en las que los sopladores de hojas afectan la calidad de vida de las personas!

Contaminan el medio ambiente

Independientemente si se trata de máquinas eléctricas o de gas, una realidad es que la prohibición de los sopladores de hojas se ha debido a los hallazgos que, en materia de contaminación, son atribuidos a este tipo de artefactos. Diversos estudios científicos han confirmado que los sopladores de hojas tienen la capacidad de contaminar el medio ambiente de diferentes maneras: debido a los gases que se emiten a partir de ellas y también al sonido y a los desperdicios que que resultan de su uso.

Contaminan de manera auditiva

Un trabajador usando un soplador de hojas
Shutterstock

Una creciente preocupación ha sido resolver un aspecto de los sopladores de hojas del que poco se habla: el ruido. Es bien sabido que tanto las máquinas eléctricas como las de gas llegan a producir un ruido que puede alcanzar grandes decibeles. Esto ha probado ser un factor que ha afectado la calidad de vida de las personas con afectaciones sensoriales, además de que el uso de los sopladores de hojas, al no contar con regulación, pueden llegar a interrumpir, en ocasiones, el sueño de los habitantes de una comunidad.

El soplador de hojas interrumpen el sueño de las personas

El descanso es una parte fundamental en la vida de los seres humanos; al igual que cada elemento de la naturaleza, su razón de ser se encuentra en la búsqueda del bienestar del ser humano. Por eso, los sopladores de hojas suelen tener un pobre recibimiento entre los habitantes de las comunidades, quienes se ven afectados por el uso de estas máquinas a tempranas horas del día o a altas horas de la noche.

Contribuyen con el aumento del efecto invernadero

Una persona usando un soplador de hojas
Shutterstock

De acuerdo con los expertos, el uso de las máquinas sopladoras de hojas eléctricas o de gas equivalen a conducir un automóvil por más de cien millas, lo cual eleva de manera considerable el efecto invernadero producido por un estado. Por este motivo, las autoridades de estados como California, Colorado y Nueva York han apostado por regular el uso de estos artefactos, mientras las innovaciones tecnológicas dan con un reemplazo más amigable con el medio ambiente.

Un soplador de hojas esparcen escombros

Si bien es cierto que el exceso de hojas podría resultar peligroso para las personas que a diario caminan por las calles, el uso de los sopladores no necesariamente se encuentra justificado en este motivo. Esto es porque los sopladores de hojas tienen la capacidad de crear más desechos o de esparcirlos, creando más peligros para los peatones e, incluso, pudiendo golpear accidentalmente a una persona.

Esparcen químicos

Un soplador de hojas en el césped
Shutterstock

Una de las realidades más conocidas de los sopladores de hojas es que estos, invariablemente, esparcen químicos que resultan nocivos para la calidad de vida de las personas. Estos químicos, a su vez, tienen la capacidad de dañar la flora, lo que desencadenaría un efecto irreversible en los insectos y animales que de ella se alimentan.

Interrumpen las actividades de las personas

Una de las razones por las que los sopladores de hojas han sido prohibidos en algunas ciudades es porque interrumpen el paso libre de las personas, incluso en sus propias casas. Cuando un individuo recurre a un soplador de hojas eléctrico o de gas, estará interrumpiendo, aunque sea de manera breve, la forma en la que se desenvuelven las actividades cotidianas de las familias que habitan en una comunidad.

El soplador de hojas eliminan la capa vegetal

Shutterstock

Quizá uno de los principales peligros del uso de los sopladores de hojas es que, debido a la fuerza que emiten y a los componentes asociados a ellos, pueden llegar a eliminar de manera permanente la capa vegetal de la tierra. Según los expertos, es recomendable dejar al menos una ligera capa de hojas sobre el pasto para permitir que los nutrientes que estas emitan permitan el crecimiento natural de la flora.

Despiden monóxido de carbono

Antes de usar un soplador de hojas, es importante identificar cuáles son los riesgos asociados a él; quizá uno de los principales se encuentra en el monóxido de carbono que se despide con su uso. El monóxido de carbono es un gas que, en ciertas circunstancias, afecta la respiración de las personas, especialmente aquellas que presentan afecciones como asma o alergias.

Evitan que las hojas nutran al pasto

Shutterstock

Los científicos especializados en el medio ambiente han advertido en más de una ocasión los beneficios de dejar una pequeña capa de hojas en el pasto; esto, para beneficiar a las plantas perennes. Una manera de hacerlo es juntando una cantidad suficiente de hojas en las bases de los árboles o cerca de ellas para protegerlos del frío y mantenerlos humectados durante el día.

Emiten combustible no quemado

Los componentes tóxicos de la gasolina que se utiliza en algunos sopladores de hojas se despiden ya sea por evaporación o por un proceso de combustión incompleto dentro del motor de la máquina. El lado negativo que presenta el uso de los sopladores de hojas es que los químicos despedidos suelen ser cancerígenos o, en el menor de los casos, pueden irritar la piel, los ojos y el aparato respiratorio de las personas y animales.

Evitan el uso de las hojas como composta

Una composta formada con distintas hojas de alimentos
Shutterstock

Tal vez exista la creencia de que usar un soplador de hojas eliminará la contaminación visual, y aunque puede tratarse de una solución temporal, esta elimina ciertos beneficios que se obtienen de las hojas que caen de manera natural. Es importante comprender que se trata de un proceso natural que tiene un motivo de ser: insectos como las abejas, las mariposas y las crisálidas buscan refugio en las pilas de hojas; de no encontrarlo, su integridad queda en riesgo.

Dañan el hábitat de algunos insectos

Los insectos tienen su hogar en el pasto, en los árboles, en las flores e incluso en las hojas que caen en el otoño; gracias a ellas, se protegen del frío, del viento y de las lluvias. Por eso, considera regular, disminuir o evitar el uso de estos artefactos o, bien, emplear una potencia que cumpla con el objetivo de eliminar el exceso de hojas, sin deshacerse por completo de ellas.

Crean desperdicio

Shutterstock

Se han mencionado los daños colaterales que conlleva el empleo de los sopladores de hojas, tales como el esparcimiento de desechos o la expulsión de gases nocivos, pero estos no son los únicos motivos de contaminación de dichas máquinas. La fabricación de los sopladores de hojas también implica el aumento de los gases de efecto invernadero; al ser un artefacto muchas veces desechable, se crean más desperdicios que son tirados en los océanos y que afectan la vida marina.

Emiten óxido nitroso

La presencia excesiva del óxido nitroso puede afectar considerablemente la salud de las personas, pero también contribuir con el calentamiento global, al agotar el ozono estratosférico. Por este motivo, se recomienda disminuir de manera gradual el uso de los sopladores de hojas y buscar alternativas que sean amigables con el medio ambiente, con las personas y con los animales.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado