“Estoy solo como una isla” en tema de Siria, dice Trump

  • El presidente Trump pareció lamentar la falta de apoyo de sus aliados en el caso Siria.
  • En una decisión polémica, Trump ordenó a sus tropas abandonar Siria y volver a Estados Unidos.
  • Trump criticó esta semana las “guerras sin fin” en la que participó EE.UU. en Siria, y aseguró que era hora de terminar con ellas.

El presidente Donald Trump declaró el sábado “estoy solo como una isla” por haber decidido retirar las fuerzas estadounidenses que estaban en el noreste de Siria.

Trump defendió su decisión en un cónclave de derechistas, en el que afirmó que “es hora” de traer de vuelta a los militares estadounidenses en vez de hacer que peleen “en guerras sin fin”, según reseñó AP.

Calificó al Medio Oriente como una región irremediablemente violenta, argumentando que es más insegura a pesar de la intervención militar norteamericana.

“Ellos pelean, eso es lo que hacen. Pelean todo el tiempo”, declaró Trump.

La decisión de Trump ha sido criticada por políticos de todas las tendencias, a escala nacional e internacional.

Tras la orden, se le acusa a Trump de provocar inestabilidad y de dejar en peligro a los milicianos kurdos que habían ayudado a Estados Unidos a derrotar al grupo que se hace llamar Estado Islámico.

Turquía considera a esos mismos kurdos como terroristas y una amenaza contra su soberanía, y ha lanzado una ofensiva militar en su contra.

Escapan partidarios de Estado Islámico ante avance turco en Siria

Las fuerzas turcas avanzaron el domingo sobre una crucial localidad controlada por kurdos en el norte de Siria, desencadenando combates que permitieron escapar a cientos de partidarios del grupo extremista Estado Islámico (EI), que estaban retenidos en un campo para desplazados cerca de una base de la coalición que lidera Estados Unidos.

Por otro lado, Naciones Unidas estimó que más de 130,000 sirios han huido desde el inicio de la operación en Siria hace cinco días.

Los choques llegaron a la autopista que conecta Hassakeh, una ciudad importante y núcleo logístico, con Ain Eissa, el centro administrativo de las zonas que controlan los kurdos.

El campamento en Ain Eissa, unos 35 kilómetros (20 millas) al sur de la frontera, alojaba a unas 12,000 personas, incluidas 1,000 esposas y viudas de combatientes del grupo Estado Islámico y sus hijos.

El gobierno de liderazgo kurdo en el norte de Siria indicó que 950 partidarios del grupo Estado Islámio habían escapado tras atacar a los guardas y asaltar las puertas. En un primer momento no fue posible confirmar esa cifra.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dijo que aviones turcos habían atacado poblados cerca del campo el domingo.

El grupo de monitoreo indicó que varios residentes del campo habían huido al estallar los combates entre combatientes sirios con respaldo turco y las fuerzas kurdas, sin concretar una cifra.

Las Fuerzas Democráticas Sirias, lideradas por kurdos, fueron un aliado clave de Trump y Estados Unidos en la lucha contra el grupo Estado Islámico y expulsaron a los extremistas de la mayor parte del territorio que controlaban en el nordeste de Siria.

El contingente capturó a miles de combatientes y sus familias en la campaña, y ha advertido que podría no ser capaz de mantener sus varios centros de detención mientras trata de repeler la ofensiva turca.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+