Un software israelí ayudó a espiar a reporteros y activistas de todo el mundo

Un programa de software israelí diseñado para perseguir a criminales y terroristas fue usado para infiltrar al menos 37 (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • Investigación señala que un software israelí ayudó a espiar a reportes y activistas de todo el mundo
  • Hasta ahora se han identificado una cantidad considerable de atacados
  • El presidente Joe Biden dice que analiza una respuesta a los ataques cibernéticos sufridos recientemente

Washington, 18 jul (EFE News).- Un programa de software israelí diseñado para perseguir a criminales y terroristas fue usado para infiltrar al menos 37 teléfonos móviles que pertenecían a reporteros, activistas de derechos humanos, directores de empresas y dos mujeres cercanas al periodista saudí Jamal Khashoggi. Esa es una de las principales conclusiones de una investigación publicada este domingo y que llevaron a cabo The Washington Post y otros 16 medios de comunicación con la ayuda de Amnistía Internacional y la organización francesa sin ánimo de lucro Forbidden Stories.

Amnistía Internacional y Forbidden Stories tuvieron acceso a una lista de más de 50.000 números de teléfono y los compartieron con los medios de comunicación, que los usaron para su investigación. De esos 50.000 números de teléfono, 37 fueron infiltrados con el programa de software, según la investigación. El programa en el centro de la polémica es un “spyware” o software espía llamado Pegasus y creado por la firma tecnológica israelí NSO Group, que vende ese programa hasta a 60 agencias militares, de inteligencia o de seguridad en 40 países de todo el mundo.

La primera aparición de Pegasus

Un listado de instrucciones en código en software
Shutterstock

Pegasus saltó a las portadas de los medios de comunicación por primera vez en 2016, cuando el prestigioso Citizen Lab de la Universidad de Toronto descubrió vulnerabilidades en el iOS, el sistema operativo móvil de Apple. Más tarde, en 2019, 1.400 personas, entre ellas varios políticos catalanes, fueron víctimas del espionaje de Pegasus, que aprovechó una vulnerabilidad de WhatsApp para infiltrarse en los teléfonos.

Ahora, sin embargo, The Washington Post reveló la existencia de una lista de 50.000 números de teléfono pertenecientes a países famosos por espiar a sus ciudadanos o que son clientes de NSO Group. De esos números, los autores de la investigación fueron capaces de identificar a 1.000 personas que viven en 50 países de todo el mundo.

Los identificados

Una ilustración digital de un seguro con llave realizada con software de dibujo
Shutterstock

Entre ellos, figuran varios miembros de familias reales árabes, al menos 65 altos cargos de empresas, 85 activistas de derechos humanos, 189 periodistas y más de 600 políticos y funcionarios gubernamentales, incluidos jefes de Estado y de Gobierno, ministros y diplomáticos. The Washington Post y los otros medios no han podido averiguar cuál era exactamente el objetivo de la lista de 50.000 nombres. Tampoco saben quién creó el listado y cuántos de los teléfonos fueron objeto de espionaje.

Por el momento, han podido confirmar que 37 sí fueron infiltrados, aunque fuera por solo unos segundos. Los Gobiernos o agencias de seguridad que usaron Pegasus para infiltrar los teléfonos de periodistas, activistas y otros políticos habrían supuestamente violado la licencia de uso creada por NSO Group, que en teoría diseñó esos programas para vigilar a terroristas y criminales.

No se sabe quién tiene el software

Shutterstock

En declaraciones a The Washington Post, NSO Group rechazó identificar a los Gobiernos a los que ha vendido el software espía. Sin embargo, el análisis de los medios concluye que, de la lista de 50.000 números de celulares, el mayor número -15.000- estaban en México y pertenecían a políticos, periodistas y sindicalistas, entre otros.

Otro gran número de posibles víctimas han sido localizadas en Catar, Yemen, Emiratos Árabes Unidos y Baréin. Asimismo, la investigación revela que Pegasus intentó infiltrar el teléfono Android de Hanan Elatr, la que fuera una de las esposas de Khashoggi, justo seis meses antes de su muerte. No se sabe si esos intentos de espionaje tuvieron éxito. Además, el teléfono de la que fue posteriormente su prometida, Hatice Cengiz, fue infiltrado por el software espía solo unos días después de que muriera, según la investigación publicada hoy. En declaraciones a The Washington Post, NSO defendió que sus programas ayudan a salvar vidas y evitan ataques criminales y, además, consideró que la investigación hace acusaciones infundadas. EFE News

Biden estudia una respuesta a ciberataques y dice tener un mensaje para Putin

Shutterstock

Washington, 7 jul (EFE News).- El presidente, Joe Biden, se reunió este miércoles con su equipo de seguridad nacional para estudiar una respuesta a los ciberataques como el de este fin de semana contra la firma estadounidense Kaseya, que afectó a más de 1.500 empresas en todo el mundo. Aunque la inteligencia estadounidense no ha hecho pública por ahora ninguna conclusión sobre la responsabilidad del ciberataque, Biden respondió de foma críptica a la pregunta de un periodista de si tiene algún mensaje para el presidente ruso, Vladímir Putin.

“Se lo entregaré (el mensaje) a él”, dijo Biden en referencia a Putin después de la reunión en la Casa Blanca. El mandatario no dio detalles sobre a qué se refería ni hizo más declaraciones sobre el encuentro que acababa de mantener, al que asistieron responsables de los departamentos de Estado, Justicia y Seguridad Nacional, además de la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris.

Las estrategias del gobierno de Biden

Shutterstock

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, aseguró después que la reunión sirvió para “poner al día” a Biden sobre “los esfuerzos de todo el Gobierno para hacer frente a los ataques de ‘ransomware'”, un programa que secuestra los datos del usuario a cambio de un pago para liberarlos. “Lo pusieron al día de su trabajo, el refuerzo de nuestra capacidad de búsqueda (de ciberataques), nuestra resiliencia y capacidad de informar sobre ellos, de hacer frente a los sistemas de pago y de combatir el ‘ransomware'”, dijo Psaki durante una rueda de prensa a bordo del avión presidencial Air Force One rumbo a Illinois.

De la reunión no salió ninguna medida inmediata que la Casa Blanca haya decidido hacer pública, pero sí se habló “del hecho de que el presidente se reserva el derecho a responder contra cualquier red de ‘ransomware’ y contra quienes las albergan”, afirmó la portavoz. El último ciberataque se produjo este sábado a través de Kaseya, una empresa de software con sede en Miami (Florida), que brinda servicios a más de 40.000 organizaciones en todo el mundo, aunque Biden aseguró este martes que los daños a compañías estadounidenses han sido “mínimos”.

Las consecuencias

Bitcoins producidas con software
Shutterstock

El grupo REvil, de origen ruso y a quien los expertos apuntan como responsable, ha solicitado una recompensa de 70 millones de dólares para permitir que las corporaciones afectadas puedan retomar las operaciones. Psaki afirmó este martes que REvil “opera desde Rusia con filiales en todo el mundo”, y subrayó que EE.UU. ha sido “claro” en sus conversaciones con el Gobierno ruso, al que acusa de no responder de forma contundente a los ciberataques contra sus compañías.

“Si el Gobierno ruso no puede o no quiere tomar medidas contra los actores criminales que residen en Rusia, nosotros lo haremos, o al menos nos reservamos el derecho de tomar medidas por nuestra cuenta”, advirtió la portavoz. El ciberataque de Kaseya se produce después de los sufridos en los últimos meses en EE.UU. como el de Colonial, la mayor red de oleoductos de Estados Unidos, y JBS, el procesador de carne más grande del mundo, que fueron víctimas de operaciones similares por piratas informáticos. EFE News

Etiquetas:
Continua artículo relacionado