¿Qué es la Historia del Crédito? [Como Funciona]

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Foto: Which.co.uk
Si alguna vez has querido hacer un préstamo o solicitar un crédito bancario,rentar o comprar una casa o acceder a un bien que requiere de un crédito, entonces seguramente has escuchado hablar acerca del historial crediticio.

Este es quizá uno de los aspectos financieros más relevantes en la vida adulta de una persona, pues construir un historial crediticio puede abrir o cerrar las puertas hacia la adquisición de bienes que son indispensables para el bienestar de una persona o grupo de personas.

Entonces, ¿qué es el historial crediticio y por qué es tan importante? Si quieres conocer más acerca de este tema ¡Acompáñanos a descubrirlo!

Definición de historial crediticio

En primera instancia, debemos poner sobre la mesa la definición concreta de historial crediticio: ¿qué es, para qué sirve y por qué es tan importante?

Pues bien, el historial crediticio se presenta como un registro por medio del cual se evidencia la habilidad que tiene una persona para pagar sus deudas; evidentemente, para alcanzarlo, es necesario que esta demuestre su responsabilidad financiera pagando puntualmente todas sus deudas.

Todos esos movimientos crediticios se guardan en un reporte crediticio, en el cual se detallan todos los tipos de créditos que ha solicitado y adquirido el usuario, así como el tiempo y la cifra que ha recibido.

El historial crediticio permite identificar si una persona se ha declarado en bancarrota, si ha sido embargada o ido a juicio en materia financiera.

Un dato importante es que el historial crediticio, si bien es considerado una medida estricta, suele ser transparente y accesible para todas las personas, por lo que cualquier usuario puede acceder a un reporte crediticio gratis por medio de los sitios oficiales autorizados por el gobierno, que en el caso de Estados Unidos es AnnualCreditReport.com.2

Historial crediticio vs. Informe crediticio

Es necesario identificar todas las herramientas financieras relacionadas con el crédito al que puede acceder una persona.

En este caso, tenemos, por una parte, al historial crediticio y, por otra, al informe crediticio.

El historial crediticio se refiere al registro de todos los créditos que ha solicitado un individuo y de los pagos que ha realizado; es decir, el historial crediticio detalla de manera puntual cómo se ha llevado el manejo de dicho crédito y determina si la persona ha sido lo suficientemente responsable para saldar todas sus deudas.

Por su parte, el reporte crediticio se enfoca en el registro general del historial crediticio contemplando a instituciones financieras, bancos, agencias de cobranzas y autoridades gubernamentales.

Un reporte crediticio es un desglose minucioso del historial crediticio, el cual suele ser preparado especialmente por una agencia de crédito. Esta institución tiene la facultad para recolectar toda la información financiera concerniente al aplicante, así como de crear reportes que puedan ser utilizados por los prestamistas para analizar la situación financiera de los solicitantes y determinar si son aptos para acceder a un crédito o préstamo.

En Estados Unidos, existen al menos tres agencias de crédito importantes: Equifax, Experian y TransUnion.

¿Cuál es la tarea de cada una de ellas? El objetivo principal de estas agencias es llevar un registro detallado de toda la información relacionada con las finanzas de una persona para analizar la manera en la que estas pagan sus deudas y crean hábitos financieros.

Los reportes de crédito que preparan estas agencias también incluyen información personal de los individuos, como las direcciones de todos los lugares en los que ha vivido, su número de seguridad social y un historial laboral.

Dentro de ese mismo reporte se puede encontrar un resumen del historial crediticio en el que se especifica el tipo de institución en la que se solicitó un crédito o las tarjetas de crédito que poseen las personas, independientemente si estas han sido canceladas, saldadas o se encuentran al corriente en sus pagos.

Además, el reporte menciona también todos los movimientos que se han realizado con dichas tarjetas, conteniendo las cifras específicas de cada saldo, límites de crédito y las fechas en las que estas fueron solicitadas.

El informe crediticio se divide en cuatro secciones:

  1. Primera sección: La primera parte del reporte contiene información personal acerca del consumidor; en ella, se especifican todas las variaciones que se han encontrado del nombre de una persona o en su número de seguridad social.
  2. Segunda sección: En ella se puede encontrar los reportes con información detallada y específica acerca de las líneas de crédito.
  3. Tercera sección: Aquí, se encontrará toda la información relacionada con el manejo del crédito: declaraciones de bancarrota, juicios y gravámenes tributarios.
  4. Cuarta sección: La última parte del reporte tiene la tarea de enlistar todas las entidades que han solicitado información acerca del consumidor para determinar si este es apto para recibir un crédito.
Crédito---MEDICI-Global
Foto: MEDICI-Global

Por qué es importante el historial crediticio

Existen varias razones por las que es fundamental contar con un historial crediticio; aunque lo ideal es que este sea positivo, también se puede dar el caso de que sea considerado como malo o, en algunos casos, inexistente.

Buen historial crediticio

Todos quieren un buen historial crediticio, pero ¿cómo es posible acceder a él? Primero, es necesario definir qué es lo que se entiende por buen historial crediticio y por qué este es tan importante.

Si estás a punto de solicitar un préstamo o una tarjeta de crédito, debes saber que todas las instituciones financieras a las que acudas solicitarán un historial crediticio tuyo a las agencias de crédito; será a partir de estos reportes que ellos decidirán si se concreta o no la operación solicitada.

La información contenida en el historial crediticio también es utilizada para calcular la calificación FICO, y las instituciones financieras tendrán a su cargo la tarea de hacer una revisión exhaustiva del historial del consumidor para evaluar factores como la actividad reciente, la línea de tiempo en la que se ha solicitado un crédito y los patrones de pago que se han observado a largo plazo.

En teoría, un buen historial crediticio es la certeza de que la persona ha pagado todas sus deudas de manera puntual y que esta no ha solicitado importantes cantidades en préstamos o créditos.

Esto es importante porque un buen reporte facilita el acceso a tarjetas de crédito y aumenta la oportunidad de acceder a un préstamo con tasas de interés preferenciales.

Un consejo que dan los expertos para conservar un reporte crediticio positivo es pagar las cuentas de manera mensual y no tener más de cuatro tarjetas de crédito, además de no exceder en más de 30% el límite de crédito disponible.

Otros consejos que dan los expertos para mantener un  buen historial crediticio es:

  1. Planear: es decir, evitar solicitar préstamos o créditos que será imposible pagar; para esto, el consumidor debe realizar una planeación financiera con anterioridad.
  2. Pagar a tiempo los préstamos: nunca olvides pagar tus cuentas, ya que las agencias podrían valerse de esta situación para negarte ayuda en el momento en que la necesitas.

Historial de crédito malo

Un mal historial de crédito simplemente quiere decir que el consumidor no ha pagado sus cuentas a tiempo, y que se ha observado una conducta financiera irresponsable como, por ejemplo, solicitar créditos que aumenten su deuda a niveles elevados imposibles de solventar.

Otros factores que pueden contribuir para tener un historial de crédito malo es olvidar los pagos, utilizar de manera excesiva una o más tarjetas de crédito y solicitar muchos créditos en un corto periodo de tiempo.

Quizá uno de los eventos que más pueden golpear el buen historial crediticio de una persona es la declaración de quiebra, las ejecuciones hipotecarias y los ajustes de cuentas.

Un mal historial crediticio significa que será más complicado acceder a préstamos y a tarjetas de crédito; de obtenerlos, el consumidor se enfrentará a intereses más altos o a la necesidad de otorgar depósitos ya sea en efectivo o en bienes materiales.

Aunque tener un mal historial crediticio es una mala noticia, este puede revertirse, aunque tomará algo de tiempo recuperar la confianza de las agencias crediticias.

Una recomendación que se hace a los consumidores es llevar un registro continuo de su historial crediticio para identificar cuáles son las operaciones que podrían estar poniendo en riesgo su reporte de crédito (si ha demorado en sus pagos, si ha solicitado cantidades mayores a las que está capacitado para pagar o si tiene más de tres o cuatro tarjetas de crédito).

Si se desea eliminar un mal historial crediticio, entonces el consumidor deberá saber que, además de tiempo, se requerirá el pago puntual de sus deudas y reducir las deudas de las tarjetas de crédito con las que cuente.

Sin historial crediticio

Un buen historial crediticio es la meta, mientras que un historial negativo es lo que debe evitarse, pero también existen los casos en los que el consumidor no cuenta con un historial crediticio.

Aquellas personas que se encuentran en esta situación, especialmente los jóvenes que aún se encuentran estudiando o que apenas se encuentran finalizando sus estudios universitarios, podrían tener dificultades para solicitar créditos y que estos sean aprobados.

Un historial crediticio inexistente pone en riesgo la capacidad de una persona para solicitar un departamento en renta, pues el arrendatario no tendrá manera de certificar que la persona en cuestión se encuentre capacitada para cubrir los gastos relacionados con dicha renta.

Uno de los primeros pasos para comenzar a construir un historial crediticio es solicitando préstamos pequeños o utilizando una tarjeta de crédito, ya que estos movimientos financieros sirven para tener un registro de la manera en la que el consumidor maneja sus finanzas y el tiempo que le lleva saldar una deuda adquirida.

Los expertos también aseguran que una manera de tener un historial crediticio positivo es pagando poco a poco las deudas adquiridas, en lugar de pagarlas en una sola emisión.

¿Sabías que es posible eliminar un mal historial crediticio? Si, por algún motivo, has tenido retrasos en tus pagos, lo ideal será cumplir con estas obligaciones y, una vez que las deudas se hayan eliminado, deberás abstenerte de solicitar otro préstamo o de sacar otra tarjeta de crédito por unos años.

Concepto-de-tarjeta-de-crédito---NerdWallet
Foto: NerdWallet

FAQs

Aquí te presentamos algunos datos importantes acerca de todo lo relacionado con tu historial crediticio:

¿Qué te dice tu historial crediticio?

Además de los datos personales contenidos en el historial crediticio, existe información que se considera indispensable como:

  1. La cantidad de tarjetas de crédito y préstamos que has solicitado
  2. La cantidad de pagos que has realizado de manera puntual o con retrasos
  3. El periodo de tiempo que has mantenido cuentas de crédito abiertas y si estas se encuentran en saldos positivos

¿Qué es un buen historial crediticio?

Si estás a punto de solicitar un préstamo o una tarjeta de crédito, debes saber que todas las instituciones financieras a las que acudas solicitarán un historial crediticio tuyo a las agencias de crédito; será a partir de estos reportes que ellos decidirán si se concreta o no la operación solicitada.

La información contenida en el historial crediticio también es utilizada para calcular la calificación FICO, y las instituciones financieras tendrán a su cargo la tarea de hacer una revisión exhaustiva del historial del consumidor para evaluar factores como la actividad reciente, la línea de tiempo en la que se ha solicitado un crédito y los patrones de pago que se han observado a largo plazo.

En teoría, un buen historial crediticio es la certeza de que la persona ha pagado todas sus deudas de manera puntual y que esta no ha solicitado importantes cantidades en préstamos o créditos.

¿Cómo puedo obtener un puntaje de crédito de 750?

Un puntaje de crédito es un número que oscila entre 300 y 850; este registro tiene como meta definir la calidad crediticia del consumidor.

Mientras más alto sea el puntaje, más fácil será que el consumidor vea aceptada una solicitud de préstamo o crédito.

Este puntaje está basado principalmente en el historial crediticio, en el que es posible observar el número de cuentas abiertas, las deudas, el historial de los pagos que se han hecho, los cuales serán analizados para determinar si la persona pagará en tiempo y forma los créditos solicitados.

Se considera que una persona tiene un buen historial positivo cuando tiene un puntaje de 700 o más; esto representa beneficios como tasas preferenciales, que reducirán la cantidad total a pagar.

  1. Puntaje de crédito Excelente: de 800 a 850 puntos
  2. Puntaje de crédito Muy bueno: de 740 a 799 puntos
  3. Puntaje de crédito Bueno: de 670 a 739 puntos
  4. Puntaje de crédito Favorable: de 580 a 669 puntos
  5. Puntaje de crédito Pobre: de 300 a 579 puntos

Algunas maneras con las que cuenta el usuario para mejorar su puntaje crediticio son:

  1. Pagar todas sus cuentas de manera puntual: las agencias buscarán que el consumidor haya pagado de manera puntual durante al menos seis meses consecutivos.
  2. Aumentar la línea de crédito: Si se cuenta con tarjetas de crédito, será importante llamar a la institución financiera para solicitar un aumento en el crédito, el cual se otorgará si se ha llevado un buen manejo de la tarjeta de crédito, y esto quiere decir que aunque el crédito haya aumentado, el usuario no deberá utilizarlo en su totalidad.
  3. No cancelar una tarjeta de crédito: si no se cuenta con los medios para solventar el pago de una tarjeta de crédito, lo más recomendable es simplemente dejar de utilizarla.

¿Cómo verifico mi historial crediticio?

¿Deseas consultar tu historial crediticio? Sin duda, este es un paso básico en la cultura financiera de una persona.

Se trata de un proceso sencillo que se recomienda realizar de manera periódica para verificar que tanto el puntaje como los movimientos registrados no solo sean correctos sino que permitan acceder a todos los beneficios de un historial positivo.

Si deseas consultar una copia gratuita del reporte crediticio, puedes hacerlo de manera anual, recibiendo una copia de cada agencia autorizada para llevar a cabo este proceso. Lo único que debes hacer es llamar a la línea de Reporte de Crédito Anual al teléfono 1-877-322-8228 o, bien, acceder al portal AnualCreditReport.com

¿Para qué se utiliza el historial crediticio?

Un reporte crediticio es un desglose minucioso del historial crediticio, el cual suele ser preparado especialmente por una agencia de crédito. Esta institución tiene la facultad para recolectar toda la información financiera concerniente al aplicante, así como de crear reportes que puedan ser utilizados por los prestamistas para analizar la situación financiera de los solicitantes y determinar si son aptos para acceder a un crédito o préstamo.

En Estados Unidos, existen al menos tres agencias de crédito importantes: Equifax, Experian y TransUnion.

¿Cuál es la tarea de cada una de ellas? El objetivo principal de estas agencias es llevar un registro detallado de toda la información relacionada con las finanzas de una persona para analizar la manera en la que estas pagan sus deudas y crean hábitos financieros.

Los reportes de crédito que preparan estas agencias también incluyen información personal de los individuos, como las direcciones de todos los lugares en los que ha vivido, su número de seguridad social y un historial laboral.

Dentro de ese mismo reporte se puede encontrar un resumen del historial crediticio en el que se especifica el tipo de institución en la que se solicitó un crédito o las tarjetas de crédito que poseen las personas, independientemente si estas han sido canceladas, saldadas o se encuentran al corriente en sus pagos.

Conclusión

Tener un historial de crédito positivo significa que una persona ha solventado todas y cada una de las deudas que ha adquirido; no solo eso, quiere decir que lo ha hecho de manera puntual y sin contratiempos.

Aunque suene una tarea complicada de realizar, los expertos aconsejan mantener un historial crediticio favorable por medio de los pagos mensuales, el mantenimiento de saldos favorables y la solicitud de aumentos crediticios, aún cuando no se utilicen estos en su totalidad.

Esto se debe a que las agencias crediticias llevan un registro minucioso de todos los movimientos financieros que ha realizado, o intentado realizar, un consumidor; dichos registros son solicitados por las instituciones bancarias para constatar que los solicitantes de un crédito tengan los medios y la cultura financiera para hacer frente a todos sus gastos.

Para evitar cualquier tipo de fraude o confusión, las agencias crediticias se dan a la tarea de registrar todos los datos personales correspondientes al consumidor: su nombre y las variantes del mismo, su fecha de nacimiento, lugares en los que ha vivido, créditos que ha solicitado, el tiempo que le ha llevado saldarlos, si ha tenido retrasos en el pago de sus tarjetas de crédito, etc.

Por supuesto, todo esto representa un beneficio final para todos los involucrados: para los bancos, será la garantía de que las personas podrán solventar sus pagos y saldar sus deudas, mientras que para los consumidores será un aval que les permita acceder a bienes y a servicios indispensables para llevar una vida adulta cómoda y funcional.

La renta o compra de una propiedad, de un auto o el acceso a tarjetas de crédito son solo algunos de los posibles beneficios que obtendrá una persona con un historial de crédito positivo o con un puntaje de crédito de bueno a excelente, es decir, a partir de los 700 puntos.

 

Fuentes: investopedia.com / consumer.gov

Regresar al Inicio