Sicarios de Tabasco intentan copiar rescate del hijo del Chapo Guzmán y se desatan balaceras

En el video se muestra a elementos del operativo en una entrada del domicilio y, posteriormente, los inquilinos, entre ellos el hijo del Chapo Guzmán, salen del inmueble y se entregan a autoridades.

“Sal, sal, sal Ovidio”, dice uno de los elementos.

“¿Traes armas?”, le cuestiona. “No ya no”, responde el hijo del capo.

“Ya no quiero que haya desmadres, por favor”, pidió Ovidio Guzmán por teléfono mientras se encontraba detenido, de acuerdo con las imágenes mostradas durante la conferencia del presidente López Obrador.

“Ya paren todo”, insistió en reiteradas ocasiones.

Durante la llamada telefónica con su hermano Iván Archivaldo, subrayó el secretario Sandoval, este le establece que no va a cesar las acciones e incluso lanza amenazas contra militares.

Los primeros elementos castrenses heridos debido a las agresiones de grupos armados en esa ciudad se reportaron a las 15:25 horas.

El secretario señaló que, a las 15:45, el Gabinete de Seguridad informó al presidente López Obrador sobre los hechos en Culiacán.

Alrededor de las 15:50, vehículos con gente armada rodearon las Bases Militares de Operaciones en Cosalá, Costa Rica y El Fuerte y se registró la retención de elementos castrenses.

Posteriormente, a las 17:04 horas, indicó, se registraron agresiones, despojo y quema de vehículos en diferentes puntos de la ciudad y la fuga masiva de reos del penal de Aguaruto.

“A las 18:49, por decisión del Gabinete de Seguridad se determina retirar a las fuerzas que realizaban la operación y a las 19:17 la estructura delictiva libera al primer Oficial y a la Cuarta Tropa”, dijo el titular de Sedena.

En tanto, a las 18:45 el presidente se trasladó de la Ciudad de México a Oaxaca y 45 minutos después el Gabinete de Seguridad emitió el primer mensaje por los hechos ocurridos.

El secretario Sandoval informó que en el operativo, criminales intentaron sobornar al comandante de la fuerza de intervención con tres millones de dólares y al no aceptar, fue amenazado de muerte él y su familia.

Dijo que miembros de la delincuencia ofrecieron a grupos crimianles de Sinaloa recursos para participar en las agresiones a los militares.

Afirmó que la Defensa Nacional designó a un equipo de la Fiscalía militar para iniciar las carpetas de investigación si se infringió la disciplina militar.

El titular de la Sedena dio una relatoría de las agresiones que sufrieron los militares por parte de los delincuentes. El mando dejó en claro que en los lugares había población.

La primera agresión a militares se dio en la casa que se tenía en vigilancia, en la que estaba Ovidio Guzmán, el hijo del ‘Chapo’. Fueron ataques de frente, de costado y por retaguardia.

La segunda fue a personal de la Guardia Nacional que estaba en la zona del Estadio y buscaba desplazarse hacia la casa. En el lugar murió un elementos de la Guardia y 8 elementos de tropa resultaron heridos.

La tercera fue a personal del 110 batallón en otra avenida elementos de tropa, en la que hubo heridos.

La cuarta fue al Comandante de la Novena Zona Militar que se dirigía a la caseta de Costa Rica, en la que había delincuentes y habían retenido a personal militar. Hubo un elemento de tropa herido.

Después hubo una agresión a la Unidad Habitacional Militar de Culiacán. En este lugar se lanzaron granadas que no explotaron. En este lugar estaba un elemento de tropa con niños que estaban jugando. Cuando inició la agresión el sargento unió a los niños y buscó ponerlos a salvo. Cuando los criminales entraron a la Unidad Habitacional el sargento les comentó que estaba con niños y los delincuentes lo retuvieron, dejando ir a los niños. En departamentos había derechohabientes y algunos alcanzaron a salir. En la zona de departamentos los delincuentes lanzaron otra granada, la cual tampoco estalló.

 

Seguir leyendo: Previous page

Seguir leyendo:
< Regresar

Search

+