Sheriff de Nashville corta lazos con ICE para retener inmigrantes indocumentados

  • El Sheriff de Nashville, Tennessee, canceló los contratos que tenían con ICE para retener en las cárceles locales a personas detenidas por violaciones a las leyes de Migración
  • La suspensión fue lograda por la asociación civil Tennesse Inmigrant & Refugee Rights Coalition (TIRC) y los concejales de la ciudad de Nashville
  • La Oficina del Sheriff anunció además que las personas que el ICE retenga en los centros de detención locales, deberán ser procesadas para su deportación en menos de 48 horas o las autoridades locales las liberarán

La Oficina del Sheriff de Nashville cortó la relación que tenía con ICE para retener en las cárceles locales a inmigrantes indocumentados

Nashville es una ciudad estadounidense de fama planetaria por su industria musical de talla mundial.

En ésta se han gestado superestrellas de la música rock, country, indie, pop, rap…, y sus figuras son una legión de constelaciones rutilantes que van desde The Allman Brothers hasta Kings of Leon, Paramore, Miley Cyrus, Taylor Swift…

Nashville es uno de los centros neurálgicos musicales del orbe, la música de sus hijos más talentosos se ha escuchado de polo a polo, en todas las latitudes del globo terráqueo.

Pero Nashville, capital de Tennesse, también tiene su lado oscuro de la luna… Bueno, tenía.

Sí, Nashville tenía una cara fea, vergonzosa. Una faceta ominosa para los inmigrantes y sus derechos humanos. Una mancha grosera en su luminosidad.

Allá, en una de sus cárceles del condado de Davidson, su sede administrativa, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) tenía un contrato con la oficina del alguacil mediante el cual la dependencia del gobierno federal pagaba a una cárcel local la cantidad de 62 dólares por cada inmigrante indocumentado que caía allí por delitos civiles menores que no representaban la menor amenaza para la comunidad.

El objetivo era deportar a estas personas a sus países de origen.

Sesenta y dos dólares por persona.

Eso recibía la cárcel local por inmigrante detenido. Sesentaidós dólares en la era Trump era el precio de una vida rota, una familia desarticulada, un sueño destrozado.

Y “era” el precio porque ya no lo es más gracias a la labor de una agrupación: la Tennesse Inmigrant & Refugee Rights Coalition (TIRC) que ha logrado que el alguacil dé por terminado el ominoso contrato que es una vergüenza para cualquier ciudad civilizada que se precie como lo es Nashville, un contrato que raya con la abominación y que aún prevalece en el 6 por ciento de las cárceles estadounidenses.

Para conocer los pormenores de esta gesta que ha terminado con un contrato propio de las épocas más oscuras, Mundo Hispánico ha platicado con dos de las heroínas -porque eso son: heroínas- de la TIRC que han hecho posible un episodio semejante que sólo representa buenas noticias para la comunidad hispana de una ciudad tan importante, tan llena de historia como Nashville.

Verónica Salcedo, de Nashville Noticias para Mundo Hispánico, ha charlado con Lisa Sherman y Leticia Álvarez, directoras de política y de comunidades, respectivamente, de la TIRC, en la sede de la agrupación en Nashville.

 

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+