Se acaba en tiendas Escapulario del Niño de Atocha de Ovidio Guzmán

  • Se acaba en tiendas de artículos religiosos en Culiacán el Escapulario del Santo Niño de Atocha que portaba Ovidio Guzmán al momento de su “retención” el pasado jueves 17 en Culiacán
  • La imagen está relacionada con la protección a los reos, es el Patrono de los Reclusos en México
  • Además se están vendiendo “Loterías” mexicanas con imágenes de los narcotraficantes más famosos

 

Ovidio pidió su milagrito y se le concedió. Tiendas de artesanías y de artículos religiosos de Culiacán reportan que se ha agotado el escapulario del Santo Niño de Atocha como el que colgaba del cuello de Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de El Chapo Guzmán, cuya captura e inmediata liberación en un fallido operativo del gobierno federal de México generó una noticia que dio la vuelta al planeta.

Guzmán López fue retenido en Culiacán a mediados de la semana pasada y las fotografías del hijo de “El Chapo” divulgadas en Twitter, Facebook y replicadas por los medios nacionales e internacionales, mostrando a un hombre joven con una camisa azul y un escapulario del Santo Niño de Atocha, han justificado una elevada demanda de la prenda y la pieza devocional.

Medios mexicanos como Radio Fórmula y agencias internacionales han replicado la información difundida por medios locales sinaloenses sobre la demanda del escapulario en los sitios especializados al punto de que las piezas de han agotado en comercios aledaños al Palacio de Gobierno donde suelen hallarse a la venta piezas de esa índole.

También se vendió en las tiendas de souvenirs de la capilla Malverde -alusivo a Jesús Malverde, el así llamado “Santo de los narcos”  por un precio de 50 pesos la pieza.

El “santo” Malverde es venerado en Sinaloa, Nayarit, Durango, Culiacán, Tijuana, Badiraguato y el Cerro de San Miguel Cuajimalpa, en la Ciudad de México.

Esta devoción de los narcos mexicanos por los santos católicos difiere de la de los narcotraficantes de otras partes del país, como los del Golfo de México y el Sureste, donde la así llamada “Santa Muerte”, un viejo culto propio de reos, es el centro de la protección invocada por quienes delinquen.

En internet también hay ofertas por los accesorios de “El Ratón” Guzmán López.

En Mercado Libre el “Collar Del Hijo Del Chapo (Ovidio Guzmán)” se ofrece por 19.99 dólares.

No sólo las ventas del escapulario del Santo Niño de Atocha reportaron una creciente demanda que llevó al agotamiento de las existencias, sino que el propio Ovidio Guzmán López ha sido evocado ya como fuente de creencias para gestionar “perdones difíciles”.

La cuenta de Twitter @pedrobúfalo publicó el pasado día 21, el siguiente texto: “Ya se vende afuera del santuario del Santo Niño en Fresnillo, Zacatecas, el escapulario de San Ovidio Guzmán. Santo de los perdones difíciles”.

La demanda de este producto creció también a raíz de los mensajes que la familia Guzmán ha lanzado al gobierno mexicano, incluso desafiándolo.

En la creencia religiosa popular, pero sobre todo en la cultura del narcotráfico, el Santo Niño de Atocha es el protector de los reclusos, de los reos.

El origen de la imagen se remonta a la España del siglo XIII. Según una leyenda, la imagen de Nuestra Señora de Atocha cargaba un niño Jesús que por las noches llevaba alimentos a los cristianos prisioneros por los musulmanes durante la invasión a Andalucía.

La tradición de portar al Niño de Atocha inició en México durante el siglo XVIII en las regiones mineras de Zacatecas. Ahí fue designado como el Santo Patrono de los reclusos.

 

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+