Sanders y Trump pelean por la victoria en New Hampshire

Sanders y Trump demostraron este lunes que son los dos líderes políticos que más pasiones levantan con discursos polémicos.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Sanders y Trump polarizan el cierre de campaña de las primarias en New Hampshire.
  • Ambos arrastraron miles de personas a pesar del clima helado y adverso.
  • “Dentro de nueve meses, vamos a retomar la Cámara de Representantes, vamos a celebrar el Senado, y vamos a mantener la Casa Blanca “, dijo Trump.

El senador izquierdista Bernie Sanders y el presidente estadounidense, Donald Trump, demostraron este lunes que son los dos líderes políticos que más pasiones levantan con sendas demostraciones de fuerza durante el cierre de campaña de las elecciones primarias en Nuevo Hampshire.

Sanders convocó a más de 6.000 personas en Durham para un acto con sabor a elección general en el que le apoyaron la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, la actriz Cynthia Nixon (“Sex and the City”) y el activista Cornel West, y que terminó con un concierto del grupo de rock The Strokes.

El mitin de Sanders triplicó en número de personas a cualquier otro acto de un candidato demócrata durante la campaña en Nuevo Hampshire, aunque se quedó corto comparado con el de Trump que en Manchester reunió a más de 10.000 seguidores.

Trump juicio

HORAS BAJO LA LLUVIA
Tras semanas de soportar a los candidatos demócratas recorriendo su estado, los “trumpistas” de Nuevo Hampshire pudieron resarciste con una visita de su líder. Centenares de personas aguantaron condiciones climatológicas miserables durante horas para entrar al pabellón, con temperaturas gélidas y una mezcla de lluvia y nieve.

Poco después del mediodía, seis horas antes del inicio del acto, Bebe Fitzgerald aseguró a Efe mientras hacía fila que desde que Trump llegó a la Casa Blanca en 2017 su empresa le ha “doblado” el sueldo, algo que atribuyó sin dudarlo a las políticas del presidente.

“Tengo oportunidades que nunca antes había tenido, antes ganaba 8,50 dólares la hora y ahora tengo un muy buen sueldo, haciendo el mismo trabajo”, dijo, describiendo un sentimiento generalizado de bonanza económica que puede ser clave en favor de Trump en las elecciones de noviembre.

Tras esa larga espera, el mitin de Trump duró apenas 57 minutos, uno de los más cortos que se le recuerdan a un presidente que acostumbra a alargarse casi dos horas. “Creo que son todos flojos”, dijo el mandatario sobre los candidatos demócratas.

Mientras los demócratas compiten entre ellos para elegir al rival de Trump, el líder republicano busca ampliar su victoria de 2016, empezando por Nuevo Hampshire, estado que aspira a teñir de rojo por primera vez desde el 2000 después de que Hillary Clinton se lo llevase por apenas 2.500 votos.

Trump evidenció en el mitin de este lunes que Nuevo Hampshire es una espina clavada al justificar la victoria de Clinton por unos supuestos “autobuses” llenos de votantes que los demócratas “enviaban desde Massachusetts”.

El presidente Trump, en su discurso, hizo una referencia velada al suceso con Nancy Pelosi en su discurso del Estado de la Unión.

“Tenía a alguien detrás de mí que murmuraba terriblemente”, reflexionó Trump, mientras la gente empezó a gritar “¡Enciérrala!”.

“Muy molesto. Muy molesto”, continuó Trump. “Estoy hablando, y una mujer está murmurando terriblemente detrás de mí. Había un poco de ira allá atrás. Somos los que deberíamos estar enojados, no ellos”.

Antes de partir de la manifestación, el presidente se aseguró de agradecer a Pelosi por dar a los republicanos el mayor número de encuestas que “alguna vez” hayan tenido, o al menos desde 2005, según una encuesta reciente de Gallup.

Pelosi, quien rompió el discurso del Estado de la Unión de Trump tan pronto como concluyó, fue ampliamente criticada, especialmente después de que aparecieron videos que mostraban que había roto visiblemente algunas de las páginas por adelantado.

“Dentro de nueve meses, vamos a retomar la Cámara de Representantes, vamos a celebrar el Senado, y vamos a mantener la Casa Blanca “, dijo Trump con aplausos atronadores.

“Tenemos mucho más entusiasmo [que los demócratas], ni siquiera están cerca. Todos luchan entre sí … No saben lo que están haciendo; ni siquiera pueden contar sus votos”.

Quizás lo peor de todo, dijo Trump, los liberales y los medios de “noticias falsas” simplemente “no pueden entender una broma”.

En cuanto a la inmigración ilegal y las ciudades santuario “dementes”, pocos minutos después de que el Fiscal General Bill Barr anunciara nuevas sanciones radicales contra las ciudades santuario, el presidente se jactó de que su administración había construido más de 160 kilómetros de muro en la frontera sur.

“Tienes que verlo, no lo creerías, cuando ese muro se levanta, los números cambian mágicamente”, dijo Trump. “Dos cosas nunca cambian: una rueda y una pared”.

Luego, el presidente hizo una lectura dramática de una canción de Al Wilson de 1968 que utilizó como una alegoría a la inmigración ilegal, en la que una “tierna mujer” dejó entrar una serpiente dentro de su casa, solo para sufrir un “mordisco cruel”.

“‘Ahora voy a morir'”, se quejó la mujer. “Cállate, mujer tonta”, dijo el reptil con una sonrisa; “Sabías muy bien que era una serpiente antes de que me llevaras”. Los asistentes, tanto dentro como fuera de la arena SNHU, estallaron en vítores.

El gobierno mexicano ha desempeñado un papel clave para mantener bajos los cruces fronterizos ilegales, agregó el presidente, y señaló que había presionado al país para que lo hiciera bajo la amenaza de los aranceles el año pasado. Los demócratas de Washington, por el contrario, “quieren dejar que alguien entre en nuestro país” y “darles atención médica gratuita” y “educación gratuita”, dijo Trump.

Esa fue una referencia a un reciente debate presidencial, cuando todos los candidatos en el escenario aparentemente respaldaron la idea de pagar los gastos de salud de los inmigrantes ilegales.

En un aparente error cuando intentó apelar a la multitud, Trump aparentemente confundió el sitio crucial de la Guerra Revolucionaria de Concord, Massachusetts, con el menos notable Concord, NH

“Amo a Concord … Ese es el mismo Concord del que leemos todo el tiempo, ¿verdad?” preguntó Trump. De hecho, las batallas de Lexington y Concord ocurrieron en Massachusetts.

SANDERS CATAPULTADO

Paralelo al mitin de Trump en Manchester, 50 kilómetros al este, en la ciudad universitaria de Durham, Sanders también llenó su pabellón en una demostración de fuerza que de seguro dejó intranquilos a sus rivales en plena víspera electoral.

Sanders, de hecho, no se molestó en mencionar a sus rivales ni que fuese para criticarles y fijó en Trump su único objetivo, como si de un duelo se tratase ya.

Ocasio-Cortez fue su telonera y defendió que Sanders es el mejor posicionado para derrotar al actual presidente en noviembre: “Y Trump lo sabe, ¿por qué más creéis que ha venido aquí (a Nuevo Hampshire) esta noche?”.

La campaña del senador izquierdista, que vuelve a liderar las encuestas a nivel no solo local de Nuevo Hampshire sino también general, se ha levantado tras la decepción de los caucus de Iowa, en los que quedó por detrás de Pete Buttigieg pese a lograr más votos que el exalcalde.

Sanders agitó sus banderas habituales: salud, educación, poner fin al negocio de las industrias armamentística, farmacéutica, de los combustibles fósiles, de las prisiones y centros de detención privados, legalización de la marihuana en todo el país y la lucha contra la crisis climática.

“¡Ganemos esto, transformemos Estados Unidos!”, exclamó Sanders.

Con información de FOX News y Agencia EFE

 

Continua artículo relacionado