Sanders y Trump pelean por la victoria en New Hampshire

  • Sanders y Trump polarizan el cierre de campaña de las primarias en New Hampshire.
  • Ambos arrastraron miles de personas a pesar del clima helado y adverso.
  • “Dentro de nueve meses, vamos a retomar la Cámara de Representantes, vamos a celebrar el Senado, y vamos a mantener la Casa Blanca “, dijo Trump.

El senador izquierdista Bernie Sanders y el presidente estadounidense, Donald Trump, demostraron este lunes que son los dos líderes políticos que más pasiones levantan con sendas demostraciones de fuerza durante el cierre de campaña de las elecciones primarias en Nuevo Hampshire.

Sanders convocó a más de 6.000 personas en Durham para un acto con sabor a elección general en el que le apoyaron la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, la actriz Cynthia Nixon (“Sex and the City”) y el activista Cornel West, y que terminó con un concierto del grupo de rock The Strokes.

El mitin de Sanders triplicó en número de personas a cualquier otro acto de un candidato demócrata durante la campaña en Nuevo Hampshire, aunque se quedó corto comparado con el de Trump que en Manchester reunió a más de 10.000 seguidores.

Trump juicio

HORAS BAJO LA LLUVIA
Tras semanas de soportar a los candidatos demócratas recorriendo su estado, los “trumpistas” de Nuevo Hampshire pudieron resarciste con una visita de su líder. Centenares de personas aguantaron condiciones climatológicas miserables durante horas para entrar al pabellón, con temperaturas gélidas y una mezcla de lluvia y nieve.

Poco después del mediodía, seis horas antes del inicio del acto, Bebe Fitzgerald aseguró a Efe mientras hacía fila que desde que Trump llegó a la Casa Blanca en 2017 su empresa le ha “doblado” el sueldo, algo que atribuyó sin dudarlo a las políticas del presidente.

“Tengo oportunidades que nunca antes había tenido, antes ganaba 8,50 dólares la hora y ahora tengo un muy buen sueldo, haciendo el mismo trabajo”, dijo, describiendo un sentimiento generalizado de bonanza económica que puede ser clave en favor de Trump en las elecciones de noviembre.

Tras esa larga espera, el mitin de Trump duró apenas 57 minutos, uno de los más cortos que se le recuerdan a un presidente que acostumbra a alargarse casi dos horas. “Creo que son todos flojos”, dijo el mandatario sobre los candidatos demócratas.

Mientras los demócratas compiten entre ellos para elegir al rival de Trump, el líder republicano busca ampliar su victoria de 2016, empezando por Nuevo Hampshire, estado que aspira a teñir de rojo por primera vez desde el 2000 después de que Hillary Clinton se lo llevase por apenas 2.500 votos.

Trump evidenció en el mitin de este lunes que Nuevo Hampshire es una espina clavada al justificar la victoria de Clinton por unos supuestos “autobuses” llenos de votantes que los demócratas “enviaban desde Massachusetts”.

El presidente Trump, en su discurso, hizo una referencia velada al suceso con Nancy Pelosi en su discurso del Estado de la Unión.

“Tenía a alguien detrás de mí que murmuraba terriblemente”, reflexionó Trump, mientras la gente empezó a gritar “¡Enciérrala!”.

“Muy molesto. Muy molesto”, continuó Trump. “Estoy hablando, y una mujer está murmurando terriblemente detrás de mí. Había un poco de ira allá atrás. Somos los que deberíamos estar enojados, no ellos”.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+