Salmo milagroso: Escúchalo antes de dormir… ¡Y mira lo que pasa!

Los salmos son un conjunto de alabanzas a nuestro Dios creador. En este artículo te presentamos un salmo milagroso, escúchalo antes de dormir.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
(Updated: 04/13/2021)

  • Un conjunto de alabanzas a nuestro Dios creador.
  • En el catolicismo los salmos se encuentran en el Antiguo Testamento.
  • Ora este salmo milagroso con fe y halla paz en tu corazón.

Los salmos son un conjunto de alabanzas a nuestro Dios creador. En el caso del catolicismo se encuentran recopilados en el Antiguo Testamento y en el judaísmo en el Tanaj. Aquí te presentamos un salmo milagroso. En los salmos existen diferentes clasificaciones como los salmos didácticos, los salmos de acción de gracias, los salmos de sabiduría, entre otros.

Muchas personas al finalizar el día, oran para dar gracias a Dios por las bendiciones que han recibido, para pedir su apoyo para superar los obstáculos de la vida y para encomendarse a él. Una forma de orar es también a través de los salmos. En esta ocasión te compartimos los fragmentos más bellos de un salmo milagroso que te recomendamos escuches antes de dormir.

Salmo milagroso

Cuando me acuesto, me duermo enseguida, por que solo tú, mi Dios, me das tranquilidad. Yo me acuesto, y me duermo, y vuelvo a despertar, porque tú vigilas mi sueño. Cuando siento miedo, confío en ti, mi Dios y te alabo por tus promesas. Confio en ti, mi Dios, y ya no siento miedo. ¡Nadie podrá hacerme daño jamás! Solo Dios me da tranquilidad es mi salvador; solo el me da confianza. Solo el me da su protección, solo él puede salvarme; ¡jamás seré derrotado! Dios es mi salvador; Dios es mi motivo de orgullo; me protege y me llena de fuerza. ¡Dios es mi refugio!

Salmo milagroso
Shutterstock

Querido jovencito, aprende a tomar buenas decisiones y piensa bien lo que haces. Hacerlo así te dará vida y los demás te admirarán. Andarás por la vida sin  problemas ni tropiezos. Cuando te acuestes, podrás dormir tranquilo y sin preocupaciones. ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos! No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré, te sostendré con mi mano derecha victoriosa.

Cuídame, oh Dios, por que en ti busco refugio. Yo le he dicho al señor: “Mi señor eres tú. Fuera de ti no poseo bien alguno”. En cuanto a los santos que están en la tierra, son los gloriosos en quienes está toda mi delicia. Aumentarán los dolores de los que corren tras otros dioses. ¡Jamás derramaré sus sangrientas libaciones, ni con mis labios pronunciaré su nombre!

salmo milagroso
Shutterstock

Tú, señor, eres mi porción y mi copa; eres tú quien ha afirmado mi suerte. Bellos lugares me han tocado en suerte; ¡preciosa herencia me ha correspondido! Bendeciré al señor, que me aconseja; aún de noche me reprende mi conciencia. Siempre tengo presente al señor; con el a mi derecha, nada me hará caer.   

El señor está cerca de todos los que lo invocan, sí, de todos los que lo invocan de verdad. Él concede los deseos de los que le temen; oye sus gritos de auxilio y los rescata. El señor protege a todos los que lo aman, pero destruye a los perversos. Alabaré al señor, y que todo el mundo bendiga su santo nombre por siempre y para siempre. Amén. Recuerda orar con fe y confiar en el poder de Dios.

Shutterstock

Continua artículo relacionado