Rox Reyna: el testimonio de una sobreviviente de cáncer

La historia de vida de Rox Reyna, como sobreviviente del cáncer de seno, es diferente a la de otras mujeres que han padecido la enfermedad.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Fotos: Cortesía de Rox Reyna y Elan Reyes
  • La hispana Rox Reyna compartió su experiencia como sobreviviente de cáncer de mama.
  • Ahora Rox ayuda a otras latinas que padecen lo que ella misma sufrió en carne propia.
  • Rox Reyna tiene nuevas metas en la vida, entre ellas un negocio que quiere expandir por el país.

Por Elan Reyes Pineda

“No quiero pasar por este mundo, sin dejar huella”, es la primera frase que nos dice con felicidad Rox Reyna, una mujer sobreviviente de cáncer de mama, quien nos recibió en su casa con una poderosa sonrisa y una elegancia impecable, con un vestido color rosa como para hacernos saber que, si bien se distingue por haber vencido la muerte, nada la detiene para seguir triunfando.

La historia de vida de Rox es diferente a otras mujeres que padecieron o son víctimas del cáncer de seno, debido a que después del trauma salió públicamente a través de las redes sociales a conectarse con más de 60 mil mujeres para contar cómo vivió el calvario emocional, su estado de salud y las cicatrices que le dejó la mastectomía total que le practicaron, una vez que le diagnosticaron su padecimiento, mientras estaba en Las Vegas, Nevada.

Sobrevivir: una victoria

Foto: Cortesía Rox Reyna

No cualquier mujer sale de un cáncer fase tres, relata esta empresaria, quien salió a los 15 años de edad desde Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco, México, cuando su madre Carmina Soberanís trajo a siete hermanos para que junto a dos que ya vivían en Estados Unidos, tuvieran una mejor vida, dijo Rox, quien reconoce que aquello resultó lo mejor, porque pudo estudiar, aprendió inglés y logró trabajar desde muy joven.

En 2018, le hicieron creer que el cáncer no dolía y aunque sentía fuertes molestias, no fue hasta 2019 que un especialista le confirmó su mal y fue aquí donde comenzó su lucha para vencer esta terrible enfermedad, en la que fueron protagonistas las primeras 42 mil mujeres mexicanas conectadas en una sola red, quienes comenzaron a conocer su situación.

La ayuda de sus hijas

Foto: Cortesía Rox Reyna

Sin embargo, esta dinámica méxico-americana, quien se dedicó en los últimos años a la hostelería turística en el hermoso Puerto Vallarta, tiene muy presente el papel que jugaron sus dos hijas, Kathia y Karla, dos jovencitas que lograron hacer equipo con sus esposos y toda la familia, para ayudarla a librar esta batalla que ha logrado ganar y que la mantiene con el deseo de vivir, para ayudar a todas las mujeres que la requieren a cualquier hora.

¿A qué se ha dedicado? “Después de trabajar en hotelería, me vine con mis hijas y puse mi propio negocio para proveer de materiales y equipamiento a las carnicerías mexicanas en Georgia”, nos sigue contando Rox Reina. “También trabajé como Business Development Manager para una agencia de viajes en Duluth, pero perdí mi trabajo por la pandemia”, cuenta esta valiente mujer latina.

Un nuevo negocio

Foto: Cortesía Rox Reyna

Su enfoque hoy en día está en una novedosa actividad, que comenzó luego de verse al espejo y mirar sus “grandes cicatrices de lado a lado en sus glándulas mamarias”, recuerda. “Llamé a mi amiga Blanca Miranda, quien me propuso probar un maravilloso gel cicatrizante hecha con algas marinas, hierbas, aloe vera y aceites esenciales. Esta composición se aplica con masajes circulares y va borrando las huellas”, asegura.

“Después de un cáncer de mama podemos volver a sentirnos sexys, porque tenemos el derecho a usar ropas sin impedimento por las líneas de las operaciones. Nunca seré la misma, pero ahora soy un mejor ser humano”, afirmó sin ninguna duda, al tiempo que nos mostraba su marca Le Seins.

Momentos difíciles

Foto: Cortesía Rox Reyna

¿Qué tan espiritual es usted? “Yo había perdido mi fe, cuando estaba pasando todo el proceso, una montaña rusa de emociones y dificultades económicas, pero curiosamente en Nevada recuperé mi confianza en Dios y entendí su misión”, reconoce.

Uno de los tragos más amargos que también vivió esta mujer, ejemplo de valor, fue la repentina separación de su esposo, un divorcio que la marcó en 2014 para vivir momentos angustiosos que no desea recordar. “No debemos amar a nadie perdidamente, si no nos amamos a nosotras primero”, reiteró con aplomo mientras reflexionaba que su felicidad también se debe a que se recuperó a sí misma.

Ayuda a otras mujeres

Foto: Cortesía Rox Reyna

Rox Reyna, más conocida como Rox, es un mujer moderna que está siempre hablando de negocios, conferencias, testimonios y en plena diversión, pero además con una agenda de trabajo en casa, haciendo sus deberes diariamente, hasta buscar tiempo para promover su tienda en línea, que le permitirá vender su kit Le Seins, gel y jabón cicatrizante, así como prendas interiores de vestir.

Lo que podremos encontrar en Instagram y en Facebook son delantales con leyendas como “Alegre por sobrevivir”, magnetos para el carro, cubrebocas alusivos, camisetas con leyendas, tazas estampadas y una línea de ropa interior, “para que quienes padecimos de cáncer de seno nos sintamos siempre sensuales”, manifestó.

Cumpliendo sus sueños

Foto: Cortesía Rox Reyna

Por último, Rox Reyna necesita comenzar a cumplir sus sueños de viajar por el mundo, debido a que tiene motivos para celebrar de por vida: haber vencido el cáncer de mama, tener mucho trabajo y el hecho de haber recibido recientemente la ansiada “Green Card”, que le permite desarrollar aún más el profundo deseo por alcanzar el liderazgo del bien en Estados Unidos de América.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado