Rosa Ramírez llora al recordar a su hijo y nieta ahogados en el Río Bravo

blank
blank

  • Rosa Ramírez rompe en llanto por su hijo y nieta ahogados en el Río Bravo
  • La hispana dice que le resulta difícil ver la foto de sus cuerpos
  • Pero también encuentra consuelo en saber que “murieron en los brazos del otro”

 

Rosa Ramírez, madre del inmigrante que junto a su bebé murieron ahogados en el Río Bravo, dice que le resulta difícil mirar una fotografía de sus cuerpos, pero también es reconfortante cómo se aferran entre sí en sus momentos finales.

“Se puede ver cómo la protegió, murieron en los brazos del otro”, se consoló Rosa Ramírez, al ver la foto de cómo murieron ahogados en el Río Bravo.

Su hijo de 25 años, Óscar Alberto Martínez Ramírez, y su hija Valeria fueron barridos por la corriente cerca de Matamoros, México, y Brownsville, Texas, esta semana.

 

 

La estremecedora foto muestra a la niña metida dentro de la camisa de su padre para protegerse con el brazo sobre su cuello, una imagen que subraya los peligros que enfrentan los migrantes cuando intentan llegar a los Estados Unidos y las medidas desesperadas a las que recurren frente a las políticas diseñadas para disuadirlos.

“Es difícil, es muy impactante esa imagen”, dijo Rosa Ramírez, hablando en su casa desde El Salvador, donde mostró los muñecos con los que solía jugar su nieta Valeria.

“Pero al mismo tiempo, me llena de ternura. Siento tantas cosas porque en ningún momento la soltó”.

 

 

Rosa Ramírez había compartido la casa de ladrillo verde mar con ventanas con barrotes en San Martín, en las afueras de la capital San Salvador, con su hijo, su esposa Tania Vanessa Ávalos, de 21 años, y su hija Valeria de 23 meses, hasta que la joven familia decidió emprender el viaje al norte.

“Cada vez que su mamá la alistaba, que la iba a sacar, siempre buscaba este muñequito ella”, recordó Rosa mientras el llanto casi le impedía hablar.

 

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank