Robin, la hija de George H.W. Bush que lo acompañará en el camposanto

blank
blank

La partida de Robin, la pequeña hija de George H.W. Bush, fue la inspiración del ex presidente para un emotivo escrito, y sus restos lo acompañarán hoy en el camposanto junto a los de su esposa Barbara Bush.

El patriarca de la dinastia política casi tan fuerte como la de los Kennedy, fue conocido por escribir cartas muy emotivas y acertadas a su esposa, hijos, amigos y hasta enemigos políticos.

Mucho de estos escritos quedaron para la posteridad en el compendio “All the best. My Life in Letters and Other Writings”, pero uno de ellos destaca entre las cartas sobre y para adultos. Se trata de su nota dedicada a Robin, su única hija entre cuatro varones, reportó BBC.

Robin

Archivo MH

 

La carta, escrita cinco años después de la muerte de la pequeña de tres años, revela el dolor que Bush todavía sentía en ese momento por su hija.

La Fundación Bush publicó fragmentos de la misiva grabados por la esposa de Bush, Bárbara Bush -también fallecida este año, en 2012.

La carta de George H.W. Bush sobre Robin

Robin falleció en 1953 después de una batalla de siete meses contra la leucemia.

“Necesitamos una pequeña que pueda dar besos sin dejar rastros de huevo, dulce o goma de mascar”, le dice Bush a su madre.

“Una vez tuvimos una. Ella peleaba y lloraba y jugaba y se ganaba un lugar igual que el resto, pero tenía una especie de suavidad. Era paciente. Sus abrazos eran menos inquietos”, continúa el texto.

“Pero ella todavía está con nosotros. La necesitamos a la vez que la tenemos. No la podemos tocar y aun así podemos sentirla. Esperamos que ella esté en nuestra casa por un tiempo muy, muy largo”, finaliza la carta.

Robin falleció a los tres años, siete meses después de que le descubrieran la enfermedad. Su madre Bárbara la llevó al pediatra después de que la niña mostrara debilidad. Pocos días después, la especialista le dio la devastadora noticia, la niña padecía leucemia y no sobreviviría.

Robin permaneció siete meses en el hospital, donde le hacían regularmente análisis de médula y transfusiones de sangre. Pero nada pudo salvar a la pequeña, quien perdió la batalla el 11 de octubre de 1953.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank