Regreso a clases en EE.UU.: el temor a un “apocalipsis” escolar

  • Regreso a clases en EE.UU. Padres de familias acomodadas se han organizado para solicitar permisos de escolarización doméstica
  • Para ello han reclutado docentes, como Elizabeth Smith, que está considerando abandonar su trabajo convencional
  • Pero del otro lado, el de los inmigrantes, participar de la educación de sus hijos ha sido “frustrante” por la barrera del idioma que se impone en las clases en línea

Regreso a clases. Elizabeth Smith casi ha olvidado aquella época remota en que a los estudiantes los agrupaban en “clases”; ahora ante la emergencia de la pandemia en Estados Unidos los tratan con un nombre más protector: los “pods”, las cápsulas.

Son grupos de estudiantes que no irán este año al colegio en Nueva York, el epicentro mundial de la pandemia de la COVID-19 durante la primavera, aunque las autoridades consideran que gracias a las medidas de contención pueden iniciar las clases en modo presencial.

Padres de familias acomodadas se han organizado por su cuenta para solicitar permisos de escolarización doméstica al estado de Nueva York y han reclutado docentes como Elizabeth Smith, profesora de secundaria que está considerando abandonar su trabajo convencional para enseñar a una de estas “cápsulas”, creada por un grupo de padres en una espaciosa granja a las orillas del río Hudson, alejada del ruidoso Brooklyn.

“Tras la reunión con la gerencia para hablar sobre la reapertura, al menos ocho maestros han abandonado sus puestos o han empezado a buscar otro empleo. No hay un plan claro para evitar contagios. Hay clases que ni siquiera tienen ventanas”, explica Smith en entrevista con Efe sobre su actual escuela, que abrirá en septiembre en modo presencial.

Cerca de unos tres millones de estudiantes se agrupan en las ciudades o zonas metropolitanas de Nueva York, Los Ángeles y el Distrito de Columbia y, pese a que muchos comenzarán las clases en remoto, la inminencia de la vuelta escalonada al colegio hace temer una nueva ola de infecciones que llegue a los hogares.

Autobuses llenos, pasillos sin mascarillas, clases sin ventilación y padres que vuelven al trabajo y no tienen alternativas para cuidar a sus hijos, componen un panorama educativo imposible, en el que algunos alumnos caen en el fracaso escolar y personas con problemas de salud se enfrentan a un virus mortífero.

“Muchos compañeros se ven en una situación muy difícil, con familiares enfermos y sin opciones de dejar su trabajo. Con los planes de apertura actuales temen que sus seres queridos se expongan al coronavirus y puedan morir”, explica Liat Olenick, maestra en una escuela pública de Nueva York y miembro del sindicato de maestros UFT.

El distrito escolar de la ciudad de Nueva York, el más grande de Estados Unidos con más de un millón de alumnos, 100.000 maestros y sustitutos y unos 1.800 centros escolares, abrirá sus puertas en modalidad presencial el 10 de septiembre.

Con menos de un 5 % de los test de COVID-19 con resultado positivos, el estado está mejor posicionado que la mayoría del resto del país para reabrir sus escuelas, pero persiste el temor de que como en el caso de países como Israel, la vuelta a las clases provoque un repunte de los contagios.

Archivado como: regreso a clases

Síguenos para más contenido

Youtube
Página: 1 2 3 4