Dar o volver a dar: 8 reglas para dar regalos reciclados

Algunas veces es difícil comprar regalos por diferentes cuestiones ajenas a nosotros. Con el fin de ayudarte, te ofrecemos una lista (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
¿Alguna vez te has preguntado si te han dado un regalo reciclado? ¿Alguna vez has sido la perpetradora de este acto intencionalmente? ¿Conoces las reglas de los regalos reciclados? Todas lo hemos hecho. En algún punto del año, alguien va a darte un regalo absolutamente horrible. El método para resolver estos dilemas es regresar el regalo a la tienda en donde fue comprado. Pero esa solución no siempre funciona. ¡Así que la solución es reciclar tu regalo!

Da ese regalo no deseado a alguien más. Hecho apropiadamente y con algo de análisis por tu parte, reciclar un regalo puede ahorrarte tiempo, dinero y estrés.  Hecho mal, puede arruinar relaciones, darte una mala reputación y hacer tu vida miserable. Primero, seamos claras en lo que esto significa. Wikipedia define el reciclaje de regalos como dar un regalo que recibiste de una persona a otra persona, con frecuencia disfrazado como un regalo nuevo. En los Estados Unidos incluso hay un Día Nacional de Regalos Reciclados (el 18 de diciembre). En realidad, es probable que alguna vez hayas recibido un regalo reciclado.

1. Ciertos regalos no pueden reciclarse

Una pluma de regalo
Shutterstock

Los llaveros de goma y plumas que algunas empresas regalan nunca deberían reciclarse como regalos, tampoco los regalos promocionales que a veces recibes por correo. Estas cosas son baratas y de mal gusto.

2. ¡Recuerda quién te lo dio!

Nada es tan vergonzoso como darle a alguien un regalo que te dio el año pasado, o que pueda reconocer y saber que alguien más te lo dio.

3. No recicles regalos ya usados, a menos que el recipiente entienda que ya han sido usados

Shutterstock

Deshacerte de esa vieja máquina de palomitas que ya no usas está bien, si la persona que lo recibe sabe que la usabas. Nunca intentes dar algo usado como si fuese nuevo.

4. Analízalo un poco

No regales sólo por regalar. Esfuérzate en hacer que el regalo encaje con el recipiente. Además, si piensas que un artículo tiene potencial para ser reciclado, guárdalo en su empaque original hasta que se lo vayas a dar a alguien más.

5. Usa papel de envoltorio o una bolsa de regalo

Un regalo envuelto
Shutterstock

Intenta hacer que el regalo se vea como si te hubieses esforzado. Asegúrate de que esté limpio y, por Dios, ¡asegúrate de que la tarjeta de regalo vieja no siga pegada!

6. ¡No sueltes la sopa!

Nunca le digas a nadie que reciclaste un regalo. Es tu secretito oscuro.

7. Evita colisiones

Una persona con un regalo en sus manos
Shutterstock

Nunca le des a alguien un regalo si conoce a la persona que te lo regaló. Podrías querer mantener una lista permanente de en dónde obtuviste cada regalo y a quién se lo diste cuando lo reciclaste.

8. Si dudas, ¡mejor no!

Reciclar un regalo no es siempre la mejor solución. Algunas circunstancias requieren regalos nuevos. Esa ropa para bebé guardad que tus hijos nunca usaron podría no ser el regalo ideal para el baby shower de tu prima, y nunca deberías reciclar regalos para ocasiones especiales, como bodas. Además, si no te gusta algo, es probable que a tus amigos tampoco les guste. Considera donarlo a la caridad.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado