Redadas de ICE en el noreste de EE.UU. terminan con 58 arrestos

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Redadas de ICE en el noreste de EE.UU. terminan con 58 arrestos

Una serie de operativos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en el noreste de Estados Unidos terminó esta semana con el arresto de 58 personas, informa en un comunicado la propia agencia.

El programa duró cinco días y concluyó el 4 de diciembre en la región de Nueva Inglaterra, en el noreste del país.

TE PUEDE INTERESAR: ¿A cuánto está el cambio del dólar a peso mexicano el 7 de diciembre y por qué?

De los 58 detenidos, 30 tienen historial de condenas por delitos violentos, 33 tienen cargos por delitos pendientes y 15 habían estado en custodia de autoridades locales y en centros carcelarios, indica el comunicado.

Nueve de los arrestados habían sido deportados y reingresado de modo ilegal al país y 4 eran buscado por la Interpol.

“El equipo que integra al ICE está comprometido con lograr el arresto de individuos sin documentos que representan una amenaza para nuestras comunidades”, dijo el director en funciones de la oficina de ICE en Boston.

“Nuestros agentes en la región de Nueva Inglaterra hacen cumplir las leyes federales de inmigración y se concentran en delincuentes que están en el país ilegalmente con el fin de mantener seguras las calles.”, agregó.

TE PUEDE INTERESAR: Temen que política de “carga pública” de Trump impida regularización migratoria

Las detenciones ocurrieron en las siguientes ciudades de Massachusetts: Lynn, Methuen, Brockton, Hyannis y Dorchester.

También se registraron arrestos en Putnam (Connecticut) y Windham (New Hampshire).

Países como la República Dominicana, Brasil, Francia, Jamaica, Haití y Antigua están entre las naciones de procedencia de los arrestados.

Denuncian condiciones precarias en centros de detención

Un grupo de expertos en materia migratoria denunció que las condiciones en las cárceles donde permanecen retenidos inmigrantes indocumentados no son las “adecuadas” para acoger un número cada vez más creciente de personas.

“La detención de inmigrantes en el país aumentó significativamente, mientras que las denuncias de violaciones de derechos humanos y civiles también han persistido”, explicó en una rueda de prensa telefónica la profesora asociada de la Escuela de Derecho Gould de la Universidad de Southern California, Emily Ryo.
ES TENDENCIA:
[brid video=”338612″ player=”14557″ title=”Migrantes intentaron atravesar frontera con EEUU (AFP)”]

Ryo es una de las autoras del informe “El estado del sistema de detención de inmigrantes en los EE.UU.”, presentado y publicado por el American Immigration Council.

Según este documento, la población de inmigrantes reclusos se ha multiplicado por más de cinco en las últimas dos décadas, para lo que la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) empleó 638 centros penitenciarios.
ES TENDENCIA:
[brid video=”338612″ player=”14557″ title=”Migrantes intentaron atravesar frontera con EEUU (AFP)”]

Este tipo de instalaciones suelen estar operadas por entidades privadas y se ubican en lugares remotos que complican el acceso a las organizaciones de apoyo comunitario y las redes de defensa legal para los arrestados.

De acuerdo al estudio, debido al gran volumen de inmigrantes detenidos, casi la mitad, de un total de 355.729, fueron trasladados en el año fiscal 2015 al menos una vez a otras instalaciones, generalmente localizadas a casi 100 kilómetros de distancia su abogado.

Ryo alertó de que esos problemas se pueden “agravar” si el actual Gobierno del presidente, Donald Trump, sigue ampliando la detención masiva como política migratoria.
ES TENDENCIA:
[brid video=”338612″ player=”14557″ title=”Migrantes intentaron atravesar frontera con EEUU (AFP)”]

En este sentido, la abogada del American Immigration Council Kathryn Shepherd opinó que es “urgente” que las instituciones aborden “los problemas en curso” y encuentren soluciones “más humanitarias”, que, además, tenga un coste menor para los fondos públicos.

La letrada apostó por métodos alternativos como la puesta en libertad y el control de estas personas mediante visitas judiciales semanales que, según sus estimaciones, supondrían un coste máximo de 17 dólares por persona y día, comparado con los 130 dólares de media que conlleva la detención permanente.