Confirman redada de ICE en Nueva York, arrestan a criminales (FOTO)

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
  • Arrestan a tres inmigrantes criminales condenados en Nueva York a través de una redada
  • Participan elementos del ICE y del ERO durante pandemia por coronavirus en EE.UU.
  • Los arrestados están en custodia del ICE mientras se llega a una resolución de un juez de inmigración

En plena pandemia por el coronavirus, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y Operaciones de Ejecución y Remoción (ERO) arrestan a tres inmigrantes criminales condenados en Nueva York a través de una redada, que tras una custodia fueron ignorados, de acuerdo a información del portal del ICE.

Fue el pasado 6 de julio que las autoridades lograron la detención en Brooklyn y el Bronx, de dos mexicanos y un dominicano, sin que se registraran hechos violentos.

Todos los arrestados se encuentran en custodia del ICE mientras se llega a una resolución que está en manos de un juez de inmigración.

Imagen tomada de Twitter @ICEgov

Los detenidos son Álvaro Cuatate-Xochicale, de 57 años, y a Miguel Guzmán-Reyna, de 58, los dos tienen la nacionalidad mexicana.

En tanto Jonathan De Jesús-López, de 20 años de edad es un ciudadano de la República Dominicada, todos con una estancia ilegal en Estados Unidos.

En el caso de Cuatate-Xochicale, está acusado de varios delitos en los que se le relaciona con abusos de tipo sexual con menores de edad.

Al parecer, el hombre estaba acusado y bajo la custodio del Departamento de Policía de Nueva York, y esta entidad no respetó el acuerdo y lo dejó libre.

Sobre Jesús-López las autoridades federales dijeron que era sospechoso de robo considerable y un caso de extorsión en una propiedad.

En ese caso, también fue la Policía de Nueva York lo liberó y se dijo que tenía una acusación en su contra por venta de sustancias peligrosas afuera de una escuela.

Por último, el otro mexicano Guzmán-Reyna tenía cargos por hostigamiento y asalto agravado. En este caso también el departamento de Policía de Nueva York, lo liberó, pese a que había una petición de detención.

En una clara crítica a las ciudades santuario, Thomas R. Decker, director de la oficina de campo de ERO en Nueva York, dijo: “Lo que es tan preocupante sobre la política de ciudad santuario de Nueva York es que favorece a los criminales sobre los ciudadanos”.

Y remató: “Estas tres personas claramente representan una amenaza significativa para la seguridad pública, pero las agencias de aplicación de la ley no pueden hacer lo correcto, lo que está llevando a estos criminales a ICE en un ambiente seguro y controlado”.

“No hay una razón justificable para liberar narcotraficantes, delincuentes violentos y depredadores sexuales en las comunidades estadounidenses”.

En el comunicado del ICE sobre la redada en Nueva York, se explicó: “ICE continúa priorizando el arresto de delincuentes que tienen antecedentes de aprovecharse de los miembros más vulnerables de nuestras comunidades”.

Y agregaron: “La seguridad pública no debe ser politizada; los delincuentes atroces no deben ser liberados en nuestras comunidades”.

La redada en Nueva York por parte del ICE causó eco en las redes sociales.

Redada Nueva York
Imagen tomada de Twitter @ICEgov

Luego de dar a conocer el resultado de la rededa en Nueva York, expertos se han manifestados sobre el impacto que esta tiene.

Las redadas de inmigrantes en sus lugares de trabajo y la consiguiente separación de las familias han tenido un impacto psicológica y emocionalmente dañino en los menores de edad, así como un efecto devastador en comunidades y familias, según un informe divulgado este martes por el Centro para la Ley y la Política Social (CLASP, en inglés).

“Las redadas han sido devastadoras y han tenido como resultado el desgarramiento de las familias, la ruina de las comunidades. Las consecuencias son de largo plazo”, dijo a EFE  Wendy Cervantes, directora de Inmigrantes y Familias en CLASP y coautora del reporte.

“Meses y aun años después de estas operaciones las familias no han sido capaces de hacer pie. Los niños sufren consecuencias de salud mental de largo plazo, peores aun en los casos de separación permanente porque el padre o la madre han sido deportados”, expuso.

La práctica, que se había moderado en administraciones anteriores, retornó con el Gobierno del presidente Donald Trump y alcanzó cimas en los veranos de 2018 y 2019, cuando cientos de personas fueron arrestadas por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), especialmente en Mississippi, Texas y Ohio.

ICE
Imagen tomada de Twitter @EFEUSA

El 18 de marzo pasado, el ICE notificó al Congreso que durante la pandemia de Covid-19 postergaría sus operaciones policiales, cesando las redadas en sitios de trabajo y en torno a hospitales, consultorios médicos y clínicas, y declaró que la gente “no debería evitar el cuidado médico por temor a las autoridades de inmigración”.

De acuerdo con la organización National Immigration Law Center, durante esas redadas “los agentes de inmigración invaden un sitio de trabajo, sin anuncio y con fuerza militarizada, y capturan trabajadores para arresto y deportación”.

“Los agentes cierran todas las salidas, hacen arrestos y los envían a sitios de detención remotos, sin advertencia”, añadió este grupo. “Desde 2017, las redadas en sitios de trabajo han resultado en el arresto de más de 1,800 trabajadores”.

ICE
Imagen tomada de Twitter @NILC

CLASP, organización no partidista sin fines de lucro que promueve soluciones políticas para personas de bajos ingresos, señaló que “el alcance nacional de estas redadas, el hecho de que son impredecibles y la fuerza excesiva con que se han llevado a cabo sustentan preocupaciones acerca del costo humano de estas operaciones”.

Los expertos de CLASP, que visitaron sitios de redadas en Allen (Texas), Sandusky y Salem (Ohio), y Canton, Carthage, Forest y Morton (Mississippi) encontraron que “el impacto de las redadas en las comunidades y los niños, muchos de los cuales son ciudadanos estadounidenses, fue la devastación de la seguridad económica y el bienestar físico y mental de las familias”.

Un asesor legal en Ohio dijo a CLASP que “la separación de la familia es una separación de la familia ya sea que se trate de un agente en la frontera que saca a un bebé de los brazos de su madre, o que deja a un niño en la escuela sin que alguien lo recoja; es el mismo crimen contra la humanidad”.

Redada Nueva York
Imagen tomada de Twitter @CLASP_DC

Con información de EFE

Regresar al Inicio