Ramiro Gonzales será el primer reo del año ejecutado con pena de muerte

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
FOTO Departamento de Justicia Criminal de Texas
Etiquetas: , ,
  • Ramiro Gonzales será el primer reo ejecutado con la pena de muerte en este 2021 en Texas
  • Pagará con su vida por el secuestro, abuso sexual y asesinato de la joven Bridget Townsend
  • La ejecución está programada para el próximo martes 20 de abril del 2021

Ramiro Gonzales será el primer reo ejecutado con la pena de muerte en el año 2021 el próximo martes 20 de abril en Texas. Gonzales ya fue informado el viernes dos de abril de la fecha en la que deberá encarar su sentencia en la prisión Walls Unit, de Huntsville, por medio de una inyección letal por el cargo de secuestro, asalto sexual y homicidio de una muchacha.

Gonzales, de 39 años, está en la Polunsky Unit en Livingston, Texas, aguardando desde hace 18 años para cumplir su sentencia de pena de muerte desde que fue trasladado del Condado de Medina, luego de haber enfrentado su juicio en el que se le declaró culpable por el secuestro, ataque sexual y asesinato a balazos de la joven Bridget Townsend de 18 años de edad.

Ramiro Gonzales será ejecutado en Texas para pagar por su crimen

Ramiro Gonzales
Ramiro Félix Gonzales ha pasado toda su vida adulta encerrado en una cárcel. Será ejecutado el próximo martes 20 de abril del 2021 (FOTO Departamento de Justicia Criminal de Texas)

El personal del Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, por sus siglas en inglés) informó a Ramiro Gonzales, en la prisión conocida como el ‘Pasillo de la Muerte’, que el juez que lleva su caso ya le fijó finalmente la fecha de su sentencia. En la Polunsky Unit viven los 204 internos varones, en celdas separadas uno del otro, condenados a la inyección letal.

Debido a la pandemia del coronavirus que azotó al mundo en el 2020, el TDCJ decidió suspender las sentencias a muerte ya programadas. Sin embargo, con el nuevo año además de la ejecución de Ramiro Gonzales, ya están programados otros cuatro reos para ser ejecutados en los próximos meses. Cada reo pasa 22 horas de cada día dentro de su celda.

Hondo, Texas, el escenario del crimen

Ramiro Gonzales
FOTO Departamento de Justicia Criminal de Texas

La ciudad de Hondo, Texas es la sede del Condado de Medina, el escenario en donde ocurrió el crimen por el cual pagará con la pena de muerte Ramiro Gonzales. Es un condado rural con bosques de robles, ranchos ganaderos, arroyos entreverados y amplias zonas de campo abierto. En esa zona es fácil cometer un delito y escapar por algún camino rural.

Ramiro Gonzales estaba detenido en la cárcel del Condado de Bandera, en 2003, acusado de un cargo de asalto sexual y estaba a punto de enfrentar su proceso penal, según detallan los documentos del caso consultados por MundoHispánico en Texas. El Condado de Bandera es vecino hacia el norte del Condado de Medina, ambos al oeste del área metropolitana de San Antonio.

“Quiero hacer lo correcto”

Ramiro Gonzales
FOTO Tomada de Facebook

El recluso Ramiro Gonzales en una tarde pidió hablar con un oficial de la Oficina del Alguacil del Condado de Bandera (BCSO, por sus siglas en inglés) porque “quiero hacer lo correcto”, según les dijo a los custodios. El oficial James McMillan, del BCSO, fue el encargado de hablar con el reo en una sala aparte del resto de los reclusos.

Cuando el oficial James McMillan estuvo a solas con el reo Ramiro Gonzales el muchacho le dijo, con pausa y tranquilidad, que sabía con certeza en dónde estaba el cuerpo de la joven Bridget Townsend, de 18 años de edad y quien hacía dos años que estaba desaparecida. El oficial, escéptico, le preguntó al reo cómo sabía eso y Gonzales le contestó “porque yo la maté”.

Las dudas de las autoridades ante la confesión

Ramiro Gonzales
FOTO Tomada de Facebook

Al principio, el oficial McMillan no le creyó a Ramiro Gonzales. En Texas es común que algunos reos, con sentencias largas sobre todo, se autoincriminen en los delitos de otros reclusos como moneda de cambio por ciertos privilegios entre internos, órdenes superiores de alguna pandilla o incluso por presión y violencia de presos violentos que los amenazan.

McMillan le dijo a Ramiro Gonzales que la desaparición de la muchacha había sucedido en un condado que no era de su jurisdicción, por lo que tendría que pedir a sus colegas de la Oficina del Alguacil del Condado de Medina (MCSO, por sus siglas en inglés) el expediente del caso, informarles sobre su declaración e investigar los detalles. El reo estuvo de acuerdo.

Las joyas de la víctima

Ramiro Gonzales
FOTO Tomada de Twitter

El oficial James McMillan recibió el expediente en la desaparición de la joven Bridget Townsend y lo estudió a fondo. Se lo aprendió de tal modo que Ramiro Gonzales no pudiera mentirle en la secuencia de hechos y así saber si el hombre era honesto o estaba protegiendo a otro recluso por alguna razón.

McMillan concertó una segunda cita en la cárcel con Ramiro Gonzales y el hombre comenzó a hablar. Le dijo en dónde estaba el cuerpo enterrado de Bridget Townsend en un remoto paraje del Condado de Medina. McMillan lo escuchó sin sorpresa. Entonces, un detalle cambió toda la investigación. Gonzales describió las joyas que llevaba la muchacha cuando desapareció.

Ramiro Gonzales guía a la policía hacia el cadáver

(Foto: Tomada de Twitter)

Cuando Ramiro Gonzales describía las joyas de Bridget Townsend el día de su desaparición, algo que nunca se había dado a conocer a la opinión pública, el alguacil James McMillan tomó en serio la confesión del reo. McMillan le propuso entonces a Gonzales que hicieran un viaje en una patrulla, al punto en el que supuestamente estaba la muchacha. El reo aceptó.

Ramiro Gonzales, sentado y esposado en la parte trasera de una patrulla Jeep 4X4, guió a los agentes del BCSO y el MCSO hasta un remoto paraje por agrestes caminos de terracería y entre la maleza típica del centro de Texas. En un momento, el hombre les dijo que detuvieran el Jeep y que a partir de ahí tendrían que caminar unas 100 yardas hacia la espesura del bosque.

Los huesos en el bosque

FOTO Tomada de Twitter

Los agentes bajaron a Ramiro Gonzales y siguieron caminando en grupo por el vasto terreno hasta que el hombre se detuvo y les indicó con las manos apuntando hacia un claro: “¡Ahí está!”. James McMillan y otros agentes se acercaron al lugar y, justo en donde el hombre les había dicho, al escarbar un poco encontraron huesos y, lo más importante, las joyas de Bridget Townsend.

El cuerpo de Bridget Townsend había sido devorado por animales salvajes, coyotes y manadas de cerdos silvestres, pero muchos de sus huesos estaban aún intactos. Pruebas forenses de ácido desoxirribonucleico (ADN), comparadas con la familia de la muchacha, confirmaron que el cuerpo era el de ella. Las joyas se recogieron como evidencia.

La brutal confesión de Ramiro Gonzales

FOTO Tomada de Twitter

Ramiro Félix Gonzales, su nombre completo, fue transferido de la cárcel del Condado de Bandera a la del Condado de Medina ya que el secuestro, asalto sexual y asesinato de Bridget Townsend había sido previo a sus otros delitos por asalto sexual. Gonzales testificó ante los agentes del MCSO todos los detalles del crimen y confesó el móvil.

Gonzales insistió que quería “hacer lo correcto” y reveló toda la historia. José ‘Joe’ Leal era el vendedor de cocaína que le suplía a Gonzáles sus dosis. Leal también era el novio de Bridget Townsend. El 14 de enero del 2001 González llamó a Leal a su casa para ordenarle una dosis de droga. El teléfono lo contestó Townsend y le dijo que su novio ‘Joe’ no estaba en casa.

El robo de la cocaína que terminó en secuestro

FOTO Tomada de Twitter

A Ramiro Gonzales entonces se le ocurrió robarle la cocaína a Leal, aprovechando que Bridget Townsend estaba sola. El hombre manejó hasta la casa y tocó. La chica abrió y Gonzales corrió, empujándola, hasta el cuarto principal en donde sabía que Leal guardaba los alijos de cocaína y el dinero de las ventas. El hombre encontró 150 y 500 dólares en un armario y se los guardó.

Bridget Townsend a gritos le preguntó qué estaba haciendo. Gonzales no le respondió y siguió buscando la cocaína. La chica entonces tomó el teléfono de la casa y empezó a marcar para llamar a su novio ‘Joe’ Leal. Gonzales la tumbó al piso. La jaló del cabello por el piso de la casa y la amarró con una cuerda que encontró en el armario. Le puso cinta sobre la boca.

El llanto de la víctima que clamaba por su vida

FOTO Tomada de Twitter)

Luego, con las luces apagadas de la camioneta, sacó a Bridget Townsend de la casa de su novio y la tiró en la caja trasera de su camioneta, cubriendo a la mujer con mantas. Ramiro Gonzales escapó del lugar y se fue hacia una zona rural a las afueras de Hondo, Texas, con la mujer atrás. En la camioneta el hombre llevaba un rifle .243 que le había regalado su abuelo.

Gonzales llegó a un remoto paraje y bajó a Townsend de la camioneta. La mujer iba llorando y le dijo que le daría dinero, sexo y drogas si le perdonaba la vida. Gonzales la puso otra vez atrás de la camioneta y la asaltó sexualmente. Luego la bajó, la tiró entre los arbustos, le disparó en la cabeza y se fue. Contó todo porque, aseguró a la policía, “quería hacer lo que es correcto”.

Regresar al Inicio