¿Qué hacer si estás por ser deportado y cómo apelar por un perdón?

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
¿Qué hacer si estás por ser deportado y cómo apelar por un perdón?

Todo inmigrante indocumentado en EE.UU. está expuesto al arresto y deportación en cualquier momento.

Bajo programas como el 287(g) y Comunidades Seguras, este último ya vigente en todo el país, no hay que cometer un crimen para entrar en proceso de deportación.

Basta con un delito menor e incluso una infracción de tráfico para ser detenido y asegurarse una deportación.

Conoce tus derechos, qué hacer y adónde acudir en caso de que tú  o alguno de tus allegados caiga en manos de inmigración.

inmigrantes
GettyImages

Derechos de alguien detenido para ser deportado

* La deportación es un proceso legal y jurídico, por lo tanto, todas las personas tienen derecho a defenderse, siempre y cuando no se le haya dictado una orden final de deportación.

* Todo individuo en proceso de deportación puede contratar a un abogado para que lo defienda ante un juez, tiene derecho a un traductor y a apelar, en caso de que se le niegue un beneficio.

* Si estás bajo la custodia de las autoridades locales o federales, estas tienen la obligación de alimentarte y darte los cuidados médicos que requiera.

* Los carceleros no deben obligarlo a aceptar o firmar algo que no entiendas.

* Si sientes que han violado tus derechos y no puedes pagar un abogado, pide protección en el consulado de tu país más cercano o haz una denuncia ante alguna entidad defensora de los inmigrantes.

Los más afectados

En los casos de deportación generalmente quienes más sufren las repercusiones son los familiares inmediatos de los detenidos (sus padres, cónyuges e hijos).

Los expertos hacen una serie de recomendaciones a las familias para ayudar a lidiar con las crisis emocionales que están envueltas en esta situación:

* Busca a una persona de confianza para desahogarte.

* Acude a terapia profesional para ti y tus niños. Esto te ayudará a reorganizar tu vida luego de la separación y a buscar estrategias para manejar el dolor tuyo y el de los demás miembros de la familia.

* Evita el uso de alcohol u otras sustancias como medio de escape ante la crisis.

* Ofrece apoyo y afecto a tus niños para evitar que se sientan abandonados. Escucha sus inquietudes.

* Busca redes de apoyo como organizaciones comunitarias, maestros, consejeros escolares u otros expertos que puedan ayudar al niño y a la familia.

* Vigila de cerca la salud de tu niño, su alimentación, cómo descansa y su rendimiento escolar. Promueve una comunicación abierta para saber cómo se siente.

* Sal con tus niños al parque u otras actividades donde se puedan distraer y divertir.

* Prepara con tiempo documentos importantes, como pasaporte y actas de nacimiento, en caso que tengas que salir del país por emergencia.

* Si no te es posible colectar los papeles necesarios, puede dejar a tus niños bajo custodia en un hogar temporal o pedirle a su consulado que los repatrie a su país.

¿Está todo perdido?

Después de la deportación, para tener permiso de volver a EE.UU., debes esperar a que se cumpla el tiempo de penalidad impuesto, que puede ser de 5 a 10 años, dependiendo del tiempo que hayas estado en el país ilegalmente.

Pero según sea del caso, existe la posibilidad de pedir un perdón y solicitar el permiso de reingreso antes de cumplirse el castigo. Todo depende de estas situaciones:

1. Cuál fue la razón de la deportación. No se conceden perdones por: drogas, fraude de ciudadanía, solicitar un asilo falso o el matrimonio por papeles, por lo que tu entrada a EE.UU. está prohibida de por vida.

2. Si tienes una necesidad urgente de reingresar al país. Califica el tener hijos o cónyuges que sean ciudadanos estadounidenses.

¿Qué debo hacer?

* Para pedir el perdón de la deportación y poder reingresar al país, debes llenar el formulario I-212 y pagar 585 dólares.

* Si además de la deportación se tiene que pedir el perdón por otro delito, también se debes tramitar el formulario I-601, que también cuesta 585 dólares.

Los funcionarios que revisarán tu caso tomarán en cuenta lo siguiente:

1. El buen carácter moral que hayas tenido en el país (pago de sus impuestos y no tener antecedentes penales).

2. Cuánto tiempo viviste en Estados Unidos.

3. Qué lazos familiares o de otro tipo te unen a este país.

NOTA: si la persona entra de nuevo sin este permiso, o si es descubierto intentando entrar ilegalmente, Inmigración aumentará la rigidez de su penalidad y podría incluso pasar hasta 10 años en la cárcel antes de ser deportado.

A través de este artículo, MundoHispánico no ofrece asesoría legal. Es imprescindible que cada persona consulte su caso con un abogado de inmigración donde reside, ya que las leyes o procedimientos pueden variar en cada estado.