¿Qué desafíos enfrentan los migrantes a la hora de denunciar a un agente de inmigración?

blank
blank

Pocas horas después de ser detenidas en una estación de la Patrulla Fronteriza en Texas, dos jóvenes hermanas guatemaltecas denunciaron que un agente de inmigración las manoseó al hacerles una revisión desnudas.

El agente refutó las acusaciones, incluso la afirmación de las hermanas de que tocó sus genitales. Insistió en que sólo les había tomado las huellas dactilares a las dos adolescentes antes de escoltarlas de regreso a su celda.

Se abrió una investigación y se determinó que era la palabra de las chicas contra la palabra del agente. Y como ocurre con decenas de casos similares, los investigadores fallaron a favor del agente.

RELACIONADA: ¿Influye el tiempo que se ha vivido en Estados Unidos para arreglar papeles? (VIDEO)

Activistas dicen que ese caso, detallado en un reporte compilado por investigadores internos, muestra los obstáculos que deben superar los inmigrantes cuando presentan denuncias de abuso, incluso cuando lo hacen inmediatamente, como hicieron las jóvenes guatemaltecas.

“En realidad, estas jóvenes tuvieron suerte _a falta de una palabra mejor_ de que su caso siquiera fue investigado”, dijo Christina Mansfield, cofundadora del grupo activista Freedom for Immigrants (Libertad para los inmigrantes). “Eso casi nunca ocurre”.

Las hermanas, de 17 y 19 años, entraron a Estados Unidos sin autorización en julio del 2016, varios días después de partir de su aldea natal en Guatemala. Fueron detenidas por la Patrulla Fronteriza poco después de cruzar.

La Associated Press recibió una copia censurada del reporte de la investigación mediante una solicitud al amparo de la Ley de Libertad de Información. El documento demuestra que las autoridades determinaron que las denuncias de las jóvenes no pudieron ser corroboradas por falta de pruebas físicas.

La estación en donde las hermanas fueron detenidas no tiene cámaras en la sala de registros. La habitación a la que las jóvenes dicen ser llevadas, al parecer un compartimiento de suministros o un closet, no fue inspeccionada en busca de huellas dactilares porque según las jóvenes ellas no tocaron nada allí. El agente acusado dice que estaba solo con ellas debido a falta de personal.

Los activistas dicen que la Inspectoría General del Departamento de Seguridad Nacional, que revisó el caso de las jóvenes, rara vez recomienda sancionar a un oficial. Un estudio del grupo Freedom for Immigrants halló que entre enero de 2010 y julio de 2016, la inspectoría general recibió 84 denuncias de contacto sexual inapropiado contra agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), que incluye a la Patrulla Fronteriza. La inspectoría solo abrió siete investigaciones, ninguna de las cuales derivó en acusaciones penales, según el estudio realizado en base a documentos oficiales.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank