Proyecto ejemplar cambia la vida de familias hispanas de Georgia

Tras su retiro hace unos años, Larry Campbell estaba decidido a hacer todo lo posible por ayudar a jóvenes a culminar sus estudios de secundaria. No obstante, no tardó mucho en percatarse de que la raíz del problema de deserción escolar iba mucho más atrás, específicamente hasta la escuela primaria.

Sin dejar que esto lo desmotivara, reenfocó sus esfuerzos hacia los más pequeños y se alió con varias escuelas públicas de DeKalb y Gwinnett para lograr que los estudiantes lleguen mejor preparados a secundaria.

“Fui a estas escuelas y les pregunté a los directores, cómo podría ayudar a los niños que estaban teniendo más problemas en la escuela, cómo podríamos ayudarlos a estar mejor preparados para terminar secundaria”, dijo Campbell, director de Corners Outreach, organización que creó tras retirarse de su propia empresa de informática, CD Group.

TE PUEDE INTERESAR: Programa para Desarrollo de Talento de la Orquesta Sinfónica cumple 25 años de realizar sueños

El estadounidense dijo a MundoHispánico que al venir de una familia de bajos recursos, en la que siempre se le inculcó el valor de la educación para salir adelante, sabía que la única forma de lograr que los estudiantes que estaban abandonando la escuela la culminaran era dándoles buenas bases.

Consciente del impacto que abandonar los estudios y no culminar la secundaria tiene para los estudiantes, sus familias y las comunidades, Campbell enfocó sus esfuerzos por hacer un cambio en este sentido entre los menores en mayor desventaja, especialmente en Georgia, un estado en el que el 75% de los estudiantes de noveno grado se bachilleran. Esta cifra baja a un 35% cuando el inglés es el segundo idioma.

La organización trabaja con menores de escuelas de ‘Título 1’, que atienden a una alta proporción que vienen de hogares de escasos recursos y en los que en muchos casos la barrera del idioma es un obstáculo en el desempeño escolar del estudiante.

“En un principio, fuimos a cada escuela y le preguntamos a los directores cómo podíamos ayudar a los estudiantes con más problemas y así empezamos a atender las necesidades específicas de cada uno”, indicó el director de la organización.

Lo que empezó en 2012 en la escuela Berkeley Lake Elementary, ahora incluye a estudiantes de Hightower Elementary, Kingsley Elementary, Beaver Ridge Elementary y Meadowcreek Elementary, que reciben tutoría para hacer sus tareas y campamentos de verano.

Marcela Cortés/MH

“Las escuelas nos dieron las listas de sus niños más atrasados académicamente y partimos de ahí, esperándolos en nuestros centros con una merienda y voluntarios que les ayudarían a hacer sus tareas y a explicarles lo que no entendieran”, señaló.

La organización ha ayudado a más de 600 niños en sus cuatro centros desde que empezaron y planea ampliar esta cifra a mil niños para el 2020 y 4,000 en 2025.

Pese a los avances logrados a nivel académico, Campbell se percató que para lograr un impacto a largo plazo en estas familias debían tener un enfoque más amplio y fue así como empezaron también a dar talleres a los padres sobre diferentes temas.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+