Programa para Desarrollo de Talento de la Orquesta Sinfónica cumple 25 años de realizar sueños

El Programa para Desarrollo de Talento de la Orquesta Sinfónica de Atlanta cumple 25 años de cumplir sueños de virtuosos jóvenes afroamericanos y latinos.

Gracias al Programa para Desarrollo de Talento, la mexicoestadounidense Lizbeth Yáñez, en su último año de High School (2017), pudo tener clases privadas con Michael Tiscione, trompetista de la Orquesta Sinfónica de Atlanta. Además, el programa fue la plataforma ideal para dar a conocer su talento musical y conocer personas claves para que ella pudiera audicionar e ingresar a la universidad de sus sueños. Foto: Stephany Yáñez.

Lizbeth Yáñez tenía 11 años y cursaba el sexto grado cuando la trompeta irrumpió en su vida y desde entonces ha quedado seducida por la belleza de ese instrumento.

Tras graduarse de Mill Creek High School, en Hoschton, Georgia, en 2017 se mudó a Indianápolis, donde ahora cursa el segundo año de Trumpet Performance en la Indiana University’s Jacobs School of Music.

De esa manera Yáñez, de 19 años y quien nació en el seno de una familia mexicana en Atlanta, está consiguiendo su anhelado sueño de convertirse en una trompetista de música clásica y llegar a tocar algún día en la Filarmónica de Nueva York o la Orquesta Sinfónica de Chicago.

“Me han dicho que por ser mujer, chiquita y latina no puedo tocar profesionalmente. Eso me motiva más para cumplir mi sueño”, Lizbeth Yáñez, estudiante de música mexicoestadounidense

Ella reconoce que sus logros se deben a los sacrificios de su familia y al Programa para Desarrollo de Talento (TDP) de la Orquesta Sinfónica de Atlanta (ASO), que apoya a niños y jóvenes afroamericanos y latinos con potencial para seguir una carrera profesional en el mundo de la música clásica.

Durante sus estudios en High School, Lizbeth Yáñez (centro) fue la trompeta principal de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Atlanta (2015-17) y de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Emory, y formó parte de la banda Georgia All-State (2013-17). Foto: Cortesía Familia Yáñez.

“El TDP me ayudó muchísimo, creo que si no hubiera estado en ese programa hoy no estuviera donde estoy. No teníamos mucho dinero para tomar clases privadas. Gracias al programa pude tomar clases con mis maestros de la Sinfónica de Atlanta”, explicó Yáñez.

Además de las clases con sus tutores de la ASO, el TDP les ofrece a los jóvenes becarios ayuda financiera para asistir a campamentos de música y oportunidades para tocar en recitales, entre otros beneficios.

Fundadora latina del Programa para Desarrollo de Talento

El TDP cumple 25 años y de éste se han graduado casi un centenar de jóvenes músicos y muchos de ellos han logrado estudiar en importantes escuelas de música como The Juilliard School de Nueva York y el Curtis Institute of Music de Filadelfia.

Azira González Hill, cofundadora del Programa para Desarrollo de Talento de la Orquesta Sinfónica de Atlanta, posa junto a Daniel Tancredi, nacido en Atlanta de padres venezolanos y que formó parte del TDP de 2010-16. Actualmente, el joven contrabajista de 20 años está estudiando en la Royal Academy of Music en Londres. Foto: Cortesía Dorka Rhyne.

En 1993, Azira González Hill y su amiga Mary Gramling fundaron el TDP con la intención no solo de pulir los talentos de jóvenes afroamericanos, sino también de que los músicos de la ASO, en ese entonces bajo la batuta de Yoel Levi, accedieran a ser tutores y dar clases a esos chicos.

“No son 25, son casi 30 años, porque antes de iniciar con el programa, nos reunimos unos tres años para planear que se podía hacer para cambiar la situación de que había pocos afroamericanos en la orquesta”, indicó la filántropa de 92 años nacida en Holguín, Cuba.

González Hill dijo que los recursos para mantener el TDP han sido gracias a donativos de amistades, conocidos y corporaciones.

“Este programa les da la oportunidad a jóvenes afroamericanos y latinos de tener a un maestro privado para mejorar sus talentos musicales. Ese fue el plan y gracias a Dios lo hemos obtenido con la ayuda de mucha gente bondadosa”, Azira González Hill, filántropa cubanoestadounidense

Y fue gracias a una charla con Olga Goizueta, esposa de Roberto Goizueta, expresidente de The Coca-Cola Company, que obtuvo un donativo para incluir en el programa a jóvenes latinos en 2003. Desde entonces solo nueve se han graduado. Pero en este ciclo (2018-19) de los 25 becarios que forman parte del programa, ocho son de raíces latinas.

“Es tremendo tener a ocho latinos este año. El éxito del programa se debe a la bondad de muchas personas que han reconocido su valor y lo que representa para nuestra comunidad”, acotó González Hill.

Madre chilena de exgraduado agradece al TDP como voluntaria

Para la chilena Dorka Rhyne, cuyo hijo Casey Alonso se graduó del TDP en 2009 interpretando el corno francés doble y que posteriormente formó parte de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Yale y de donde se graduó como astrofísico, este programa tiene un valor inconmensurable.

Dorka Rhyne (der.) ofreciendo información sobre el Programa para Desarrollo de Talento de la Orquesta Sinfónica de Atlanta a familias hispanas durante la Feria de Educación Latina en 2018. Foto: Cortesía Dorka Rhyne.

“Gracias al TDP a nuestro hijo se le abrió un mundo nuevo y una magnífica oportunidad de realización como músico clásico, pues la oportunidad de estar en una orquesta sinfónica juvenil y un programa juvenil de talento de música clásica bajo el alero de una prestigiosa orquesta como la Sinfónica de Atlanta son casi inexistentes en Estados Unidos”, explicó Rhyne.

Y como forma de agradecimiento y devolver los beneficios que les otorgaron a Casey y su familia, Dorka desde hace unos años es voluntaria del TDP divulgándolo en ferias educativas y cuanta oportunidad se le presente a la comunidad latina.

“Agradecimiento fue la razón principal que me llevó a ser voluntaria de este increíble programa que hiciera posible que nuestro hijo llegara tan lejos en la música clásica”, dijo la profesora de inglés chilena. “Y en segundo lugar debido a la poca difusión que tiene en Atlanta. Por esto, desde hace unos años soy la voluntaria que ha llevado a un mesón la información del TDP junto con algunos de los chicos latinos del programa a eventos como ferias latinas de educación y de familias”, ahondó Rhyne.

¿Cómo audicionar para el TDP?

Aún hay espacios para el ciclo 2019-20 del programa TDP. La fecha límite para conseguir uno de los 25 espacios para jóvenes músicos latinos y afroamericanos es el 28 de febrero y se puede llenar la solicitud en la página web del TDP.

Los requisitos:

  1. Ser estudiante de quinto a décimo grado.
  2. Al menos uno de los padres debe ser afroamericano o latino.
  3. Ser excelente músico con habilidades de alto nivel para tocar un instrumento con estándares orquestales.
  4. Responder a cinco preguntas sencillas como: ¿Qué instrumento utilizara para hacer su audición? ¿Cuánto tiempo tiene estudiando ese instrumento? Y ¿Por qué desea formar parte del grupo de becarios para el programa?.
  5. Se debe pagar una cuota de $10 por la solicitud.

Interesados deben llenar su solicitud en este sitio web: www.atlantasymphony.org/Education-And-Community/Talent-Development-Program/Online-Application

Y para concluir las celebraciones del aniversario del TDP, que comenzaron en 2018, se ofrecerán dos recitales el 9 de febrero, uno con los 25 becarios del programa actual y otro con la ASO, exalumnos del TDP y el grupo Imani Winds que incluirá piezas de Bottesini, Beethoven, Saint-Saëns y Valerie Coleman.

Recital del 25 aniversario del TDP de la Orquesta Sinfónica de Atlanta

Cuando: 9 de febrero, 6:45 p.m. (recital gratuito con alumnos del TDP) y 8 p.m. (concierto con la ASO, Imani Winds y ex alumnos del TDP)
Costo: $19 y $25.
Donde: Atlanta Symphony Hall, 1280 Peachtree St., Atlanta.
Info: www.atlantasymphony.org

 

Search

+