12 maneras naturales de regular la presión arterial

La presión arterial no controlada es una condición que debe ser tratada cuando se detecta. Aunque no es una solución, queremos (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

¿Sabías que cerca del 47% de la población adulta en Estados Unidos padece de presión arterial alta? Alrededor de 117 millones de personas presentan hipertensión, que presenta el riesgo de afecciones más severas e, incluso, la muerte. Por eso, es muy importante identificar las medidas que puedes implementar para evitar que tu presión se eleve y, en caso de padecer presión arterial alta, regularla de manera natural: ¡Descubre lo sencillo que es!

Ejercítate regularmente

Un gran porcentaje de la población que padece hipertensión arterial crónica presenta sobrepeso, lo que hace suponer a la ciencia que esta característica está estrechamente relacionada con las complicaciones derivadas de la hipertensión. La invitación más urgente para los pacientes con esta condición es la de adoptar hábitos más saludables, entre los que destaca el ejercicio aeróbico por lo menos 30 minutos al día: desde caminatas regulares hasta paseos en bicicleta ¡no dudes en ser más activo!

Aliméntate balanceadamente para una mejor salud

Alimentos buenos para la salud
Shutterstock

La alimentación balanceada se encuentra dentro de los hábitos saludables que deben adquirir las personas para mantener un estricto control de la presión arterial elevada y, poco a poco, hacer que esta se encuentre dentro de un rango de bajo riesgo. Adoptar una dieta rica en nutrientes y baja en grasas saturadas ayudará, tanto a corto como a largo plazo, ya que proveerá al organismo de lo que necesita para funcionar adecuadamente y, además, ayudará a reducir las libras extras, en caso de que estas sean un factor.

Reduce la cantidad de sodio que consumes

Los expertos en salud aseguran que la reducción, incluso mínima, de la ingesta de sodio diaria puede ayudar a mejorar la salud del corazón, reduciendo la presión arterial de manera gradual. Esto es porque el sodio tiene un efecto negativo al ser consumido en grandes cantidades, pero estas dependerán de los requerimientos del paciente, así como de su edad y actividad física diaria.

Elimina hábitos nocivos para la salud

Shutterstock

Una manera recurrente en la que se consume un exceso de sodio es por medio de la ingesta de alimentos ricos en azúcares refinados y de grasas saturadas, pero también por medio del consumo de bebidas alcohólicas. A la par del alcohol, el tabaco es también causa de la presión arterial elevada, provocando una particular rigidez en las arterias del corazón, característica que pone en inmediato riesgo a los pacientes.

Medita

Una de las causas de la presión arterial elevada es el estrés provocado por situaciones de la vida cotidiana: el trabajo, la familia y otros hechos sobre los que pocas veces el paciente tiene control. Realizar ejercicios de respiración, recurrir a terapia, tomar clases de yoga o adoptar un hobby puede ayudar a crear nuevas redes de pensamiento positivo que contribuyan con el bienestar de las personas.

Adquiere un monitor de presión

Medidos de presión arterial
Shutterstock

Si has sido diagnosticado con presión arterial elevada, lo ideal será que consigas un monitor de presión para tener en casa y utilizarlo para verificar que tus niveles se encuentren dentro del rango adecuado. Consulta con tu médico de cabecera cómo debes de utilizar el monitor de presión, los rangos considerados estables para tu edad y cuántas veces al día debes de realizar esta operación.

Incluye chocolate o cacao en tu dieta

Parte de llevar una dieta balanceada incluye la opción de consumir alimentos como el chocolate, el cual contiene flavonoides, que son componentes caracterizados por dilatar los vasos sanguíneos, lo que ayuda a reducir la presión arterial elevada. Por supuesto, el chocolate y el cacao deben de consumirse en cantidades pequeñas una vez al día o varias veces a la semana, pero sin duda será un alimento que sirva como aliado para tu bienestar.

Limita el consumo de azúcares refinados

Shutterstock

Una de las causas que llevan a sufrir de presión arterial elevada es el exceso de grasa visceral; una manera de reducirla es por medio del consumo de alimentos ricos en nutrientes y bajos en grasas refinadas. Tu médico te recomendará llevar una dieta equilibrada y evitar, por lo menos durante una temporada, el consumo de azúcares refinados como las bebidas alcohólicas, las sodas y otros tipos de dulces.

Dormir lo suficiente ayudará a tu salud

La falta de sueño es un factor que influye en la presión arterial elevada, y es por eso que los médicos recomiendan adoptar rutinas de sueño que le permitan a los pacientes descansar entre 7 y 9 horas cada noche. Para lograr establecer una rutina de sueño, también se recomienda evitar a toda costa las siestas durante la mañana o la tarde, y procurar que la disposición de la habitación sea cómoda para alcanzar un sueño profundo.

Aumenta el consumo de proteínas

Comida buena para la salud
Shutterstock

La ciencia ha demostrado que las personas que consumen de manera regular alimentos ricos en proteínas tienen un menor riesgo de padecer de presión arterial elevada. Alimentos como el pollo, el pavo, las legumbres, el queso, garbanzo, pescado y atún proporcionan al organismo de valiosos nutrientes que contribuyen a la regulación de la presión arterial.

Consumir alimentos ricos en calcio apoya tu salud

Un importante hallazgo de la ciencia con relación a la presión arterial es el hecho de que las dietas ricas en calcio están estrechamente ligadas con niveles estables de la presión. La buena noticia, es que se puede obtener este nutriente de múltiples alimentos, como las semillas de chía, las almendras, las semillas de girasol, los frijoles blancos y el brócoli, entre muchos otros.

Incluye jugos naturales en tu dieta

Shutterstock

Si te encuentras en un régimen alimentario estricto y deseas complementar tu ingesta de nutrientes con suplementos naturales, una buena forma de hacerlo es por medio de los jugos naturales. Ingredientes como el apio, el jengibre, el extracto de tomate, el aceite de sésamo y el té verde son solo algunos de los ingredientes que puedes agregar a tus licuados para beberlos durante el día.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado