15 razones por las que un acuerdo prenupcial puede arruinarlo todo

Un acuerdo prenupcial es polémico de por sí, pero los efectos que causa en la pareja pueden ser tan severos que incluso pueden (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

Si has pensado que encontrar a tu media naranja es la parte más difícil de lograr ser felices para siempre… tenemos malas noticias. Encontrar a la persona con la que quieres pasar tu vida no es siempre fácil pero, una vez que lo haces, hay un montón de puntos difíciles de tratar. Están los debates “divertidos” como la planificación de la boda (y decimos “diversión” en el tono más sarcástico posible), las grandes preguntas sobre planificación familiar y dónde vivir. Y luego, está el tema de las capitulaciones. ¿Acuerdo prenupcial? Para muchas parejas, esa es la pregunta clave. El acuerdo prenupcial se está volviendo más común entre las parejas que están comprometidas. Ya no son pre-nups reservados para millonarios, celebridades o la alta sociedad.

La abogada matrimonial Silvana Raso dice a U.S. News, “No hay una sola persona que no pueda beneficiarse de un acuerdo prenupcial, incluso si vas al matrimonio con poco activos. Puedes acumular activos durante el matrimonio e, incluso una pareja joven que esté iniciando sus propias carreras, quiere asegurarse de que lo que adquieren durante el matrimonio no queda sometido a la decisión de un juez. ¿Es buena idea protegerte y planificar tu futuro? Tal vez. Pero hablar de un acuerdo prenupcial puede también ser… mmm, ¿cómo podemos decirlo?  Un gran aguafiestas. Aquí hay 15 razones por las qué el tema de un acuerdo prenupcial podría arruinar tu relación antes de, ni siquiera, comenzarla.

1. No es romántico

Shutterstock

Hablar de la posibilidad de que tu matrimonio podría terminar en divorcio es, simplemente, deprimente. Y luego hablar sobre el hecho de que no quieres perder ninguno de tus activos financieros por tu ex cónyuge (que aún no es ni tu cónyuge) es aún peor. Es lo contrario de romántico. Es una mancha de realidad en la nube del romanticismo. Pero, teniendo en cuenta las estadísticas de divorcio, podría ser una conversación importante.

2. Falta de confianza en la relación

No es que esperas que tu futuro esposo sea infiel, pero cuando tienes previsto el peor de los casos como fraude o engaño, ciertamente parece que no confías en el otro. Si eliges discutir un acuerdo prenupcial con tu pareja, ten cuidado de plantear el tema con sensibilidad y honestidad. Trata de no acusar y no tratar de ser demasiado sensible. Y nunca olvides por qué vas a casarte en primer lugar.

3. Crea resentimiento en la relación

Shutterstock

Uno de los peores inconvenientes de un acuerdo prenupcial es un matrimonio lleno de resentimiento, en lugar de amor. Si una pareja no está contenta con el acuerdo o alguien siente que se está tomando ventaja de su matrimonio, estará tenso antes de que empiece. El objetivo de un acuerdo prenupcial debe ser la estabilidad financiera para tu familia por muchos años venideros. Cuando se convierte en un asunto de lo mío y lo  tuyo las cosas pueden ponerse muy turbias muy rápido.

4. Condenado una relación al fracaso

Al igual que un testamento trae el tema no deseado de la mortalidad, un acuerdo prenupcial puede llamar la atención sobre la realidad de que tu matrimonio podría no durar. De hecho, te puedes preocupar tanto de que tu matrimonio vaya a terminar mal que estás preparada para que eso pase. Más vale prevenir que lamentar, pero nadie quiere planificar una ruptura antes de que empiece la relación.

5. Herencia conyugal

Shutterstock

Si firmas un acuerdo prenupcial, podrías abandonar tu derecho a heredar bienes de tu cónyuge. Legalmente te corresponde recibir una cierta porción de los bienes de tu cónyuge, incluso si esa petición no está estipulada en su testamento. Pero si firmas un acuerdo prematrimonial que indique lo contrario, podría verse comprometida tu herencia.

6. Relación con los negocios activos

El matrimonio es bastante difícil, pero añadirle un negocio que construiste como pareja es una complicación extra. Si firmas un acuerdo prenupcial antes de casarte (y antes de construir colectivamente una empresa) entonces podrías no recibir un porcentaje de los activos relacionados con el negocio, incluso si eras clave para el éxito de la empresa.

7. Mórbido

Un hombre firmando un prenupcial
Shutterstock

Un acuerdo prenupcial entraría en efecto cuando un matrimonio termina en divorcio o muerte. Ambas ideas son deprimentes y tampoco es exactamente lo que quieres pensar cuando te concentras en planear juntos un futuro amoroso. Añade este tema a la lista de las muchas conversaciones que no querrías tener pero te obligan. También en la lista estan: bajar el asiento del inodoro y lidiar con tus suegros.

8. Impersonal

Te guste o no, el matrimonio no es sólo una relación romántica. Mientras el romance desempeña ciertamente un papel, el matrimonio es también una relación de negocios. Como Susan Pease Mepha, autora de Contemplating Divorce describe: “El matrimonio es un contrato legal. De hecho, el matrimonio es la mayor asociación legal en la que entrará la mayoría de la gente en su vida, y una familia no es nada menos que una corporación”.

9. Parece egoísta

Shutterstock

Por tratar de proteger los activos que has trabajado duro para ganar, podrías parecer egoísta. No sería justo, pero es un hecho, y es un riesgo que debes estar dispuesta a tomar si decides firmar un acuerdo prematrimonial. Después de todo, una gran parte de matrimonio es ser honestos el uno con el otro incluso si sabes que tu honestidad podría interferir en tu pareja.

10. Demorar tu relación

Si te vas a casar, es más que probable es que ya ames y confíes en el otro. Pero hay todavía mucho espacio para crecer, hay mucho que aprender uno de otro y mucha confianza para desarrollar con el tiempo. Eso es lo que hace a las relaciones tan emocionantes: siempre están evolucionando. Dicho esto, el tema de un acuerdo prenupcial puede poner un alto a ese crecimiento, estás obligado a detenerte, tomar una pequeña prueba de realidad y discutir algunos temas difíciles.

11. Control de problemas

Un contrato prenupcial
Shutterstock

Los acuerdos prenupciales ya no se limitan a dictar lo que debe suceder con los activos financieros de los divorciados. Ahora incluyen cosas llamadas cláusulas de estilo de vida, que establecen directrices sobre quién hace las tareas del hogar, cuántas veces pueden visitar a sus suegros, y por supuesto, la infidelidad.

12. Compensación conyugal

Es difícil para todas las partes involucradas estar satisfechas con el resultado de un acuerdo prenupcial. El cónyuge de ingresos más bajo podría solicitar una cierta cantidad en compensación para asegurarse de que podrá seguir con el mismo ritmo de vida si él matrimonio termina en divorcio. Pero rara vez están todos de acuerdo en cuál debe ser ese número.

13. Podrías lamentarlo

Shutterstock

Cuando eres joven, estás enamorada y tan emocionada por casarse que no piensas bien, podrías tomar algunas malas decisiones de las que te arrepientas posteriormente en la vida. El problema con un acuerdo prenupcial es que es una forma legal de documentos, así que si estás de acuerdo en algo ahora con lo que no estarás después, tendrás que pagar el precio, literalmente.

14. Sin bola de cristal

Nadie puede predecir el futuro, y un documento legal definitivamente no puede prever dónde estará tu vida en 20 años. Crear un acuerdo prematrimonial ahora podría no protegerte apropiadamente en el plan para tu vida en el futuro.

15. Provoca tensión

Un matrimonio discutiendo su relación
Shutterstock

La unión de dos personas no es tarea fácil. La planificación de una boda puede ser feliz, pero también es una enorme fuente de ansiedad para las parejas. Cuando estés lista para decir, “Sí” puedes esperar discusiones sobre listas de invitados, estrés sobre el presupuesto de boda y todo tipo de presión de ambos lados de la familia. Un acuerdo prenupcial definitivamente añade otro nivel de tensión a una situación ya tensa. Sí, puede ser una decisión importante en la vida que no se puede pasar por alto, pero también podría ser una gran fuente de ansiedad no deseada.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado