¿Por qué una calabaza para Halloween? Te lo contamos…

blank
blank

  • El origen del adorno de calabaza con un rostro y vela, se remonta a la antigua Irlanda.
  • La tradición de realizar este adorno en Estados Unidos se inició en 1886.
  • ¿Sabías que el nombre oficial de la calabaza de Halloween es Jack-o’-Lantern?

Realizar un adorno como una calabaza sin relleno y una cara tenebrosa, sería un poco sin sentido sin una razón… Pero, ¿Por qué una Calabaza para Halloween? ¿A qué se debe este adorno? ¿Por qué es importante? ¿De dónde surge?

Jack-o’-Lantern es el nombre oficial que se le da a esta calabaza que se utiliza para la noche de Halloween principalmente en Irlanda, Escocia, Inglaterra y Estados Unidos.

Su origen viene desde Irlanda y cuenta la leyenda…

Que un hombre muy tacaño llamado Jack, engañó al Diablo. Hay diversas variaciones sobre esta leyenda; no obstante, en esta ocasión te contaremos, a grandes rasgos, la más famosa.

Por qué una Calabaza

shutterstock

Jack era un hombre tacaño que le debía dinero a los aldeanos quienes una noche se organizaron para perseguirlo. Jack estaba huyendo cuando el diablo se le apareció y amenazó con llevarse su alma, el hombre que era astuto le propuso al demonio que se convirtiera en moneda para que él pudiera pagar sus deudas; lo convenció alegando que los aldeanos eran fieles creyentes de Dios y que después de convertirse en moneda, desapareciera para que los pueblerinos se pelearan entre sí para averiguar quién había cometido el robo.

Cuando el diablo se convirtió en moneda y entró al bolso de Jack, se percató de que él astutamente había colocado una cruz dentro. Jack aprovechó y selló el bolso para encerrar al Diablo, quien perdía sus poderes en presencia de la cruz. Para que el diablo pudiera ser liberado, le promete a Jack no llevarse su alma nunca.

Después de un tiempo, Jack muere. Sin embargo, por haber sido un hombre muy malo, no se le permite la entrada al cielo y debido al trato que hizo con el señor de las tinieblas, tampoco pudo acceder al infierno.

“En ese momento, Jack, no tenía a donde ir. Se preguntó cómo podría ver hacia dónde se dirigía, ya que no tenía luz alguna, y el Diablo le arrojó, a modo de burla, una brasa que nunca dejaría de arder, ya que era una brasa de fuego del infierno. Jack ahuecó uno de sus nabos, puso la brasa en su interior y comenzó a vagar eternamente y sin rumbo por todo el mundo para encontrar un lugar donde finalmente descansar”.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank