¿Por qué truenan mis rodillas? Razones para preocuparse

Podría ser que una parte de tu cuerpo truene de vez en cuando, pero si son las rodillas, podrías pensar por qué truenan rodillas con (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
¿Quieres saber por qué truenan las rodillas? ¡Conoce cuáles son las razones para preocuparse! De acuerdo con las estadísticas, al menos 100 millones de estadounidenses sufren de dolor crónico, y la segunda causa más común es el dolor de rodilla, que afecta a más de un tercio de los habitantes de Estados Unidos.

Las causas del dolor crónico en las rodillas pueden deberse a múltiples factores, pero es importante acudir con un médico para descartar o diagnosticar las causas subyacentes, para así acceder a un tratamiento que permita aliviar el dolor en las rodillas ¡Conoce estas cinco causas que podrían preocuparte!

5. Artritis

Shutterstock

Una de las señales de alerta ante el dolor de rodillas es que este malestar sea crónico y que poco a poco se vaya agravando hasta ocasionar un impacto significativo en la calidad de vida de los pacientes; en estos casos, es necesario acceder a una intervención oportuna, de acuerdo al origen del síntoma, como lo puede ser una enfermedad autoinmune como la artritis.

Según los expertos en medicina, el dolor de rodilla puede presentarse de manera ocasional en pacientes sanos debido a un exceso de ejercicio o actividad extenuante; sin embargo, si el malestar es recurrente, podría tratarse de un caso de artritis reumatoide o osteoartritis.

4. Desgarro de LCA en las rodillas

Mujer sujetando una de sus rodillas la cual tiene ilustración digital del hueso
Shutterstock

Las lesiones de ligamento cruzado no sólo le ocurren a los deportistas de alto rendimiento: cada año, más de 100,000 estadounidenses son ingresados a las salas de emergencias y quirófanos para diagnosticar e intervenir los desgarros de ligamentos cruzados.

Pero ¡cuidado! ya que este tipo de lesión no siempre origina dolor al momento de ocurrir y, en algunos casos, podría pasar desapercibida; por eso, si presentas síntomas como un ‘tronar’ de rodillas y dificultad para poner peso sobre la pierna donde sientes dolor, es momento de acudir al médico para descartar este tipo de lesión.

3. Desgarro de meniscos de las rodillas

Persona con manos en una de las rodillas, la cual tiene ilustración digital de unos huesos
Shutterstock

¿Te truenan las rodillas y no sabes por qué? ¡Podría tratarse de un desgarro de meniscos! Esta lesión suele originarse a partir de un movimiento brusco o de una carga excesiva de peso sobre las rodillas, y se manifiesta, entre otros síntomas, con un ‘crujido’ de rodillas que suele ser doloroso.

Otros de los síntomas es la sensación de dolor, una inflamación pronunciada en el área e inhabilidad para poner peso sobre la rodilla afectada. Los desgarros de meniscos tienen una tasa de incidencia de 61 casos por cada 100,000 personas, y ocurre especialmente en las personas mayores de 65 años.

2. Lesión de ligamento colateral

Shutterstock

La lesión de ligamento colateral, o LCL, es una lesión que ocurre en las rodillas y ocasiona que estas ‘truenen’; por lo general, este tipo de desgarro suele estar asociado a otra lesión en la misma área, y ocasiona debilidad, entumecimiento y dolor generalizado.

Las lesiones de ligamento colateral son una de las menos comunes, y suelen ocurrir en atletas de alto rendimiento. Además de los síntomas mencionados, las rodillas pueden ‘tronar’ y, en los casos más graves, dislocarse, requiriendo intervención quirúrgica de emergencia.

1. Lesión de cartílago

Shutterstock

Las lesiones del cartílago podrían ser las respuesta al por qué truenan las rodillas, produciendo dolor e incomodidad tanto al caminar como al estar en reposo absoluto; si una parte del cartílago se daña, lo más probable es que escuches un sonido al mover la articulación de adelante hacia atrás.

El tratamiento para evitar que truenen las rodillas producto de un desgaste de cartílago, consiste, en los casos más leves, en el uso de una bota especial y de la elevación de la pierna mientras se aplican compresas frías, todo esto, de manera regular y monitoreada por un ortopedista.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado