Estudian popó humana para hallar cura contra el coronavirus (FOTOS)

  • Analizan popó humana para intentar erradicar al coronavirus
  • Esto podría ayudar a encontrar una cura y evitar una segunda ola
  • Toman muestras de sistemas de drenaje de Estados Unidos

Popó coronavirus. Científicos en Estados Unidos estudian la popó humana de las alcantarillas de algunas ciudades como una alternativa para ayudar a eliminar el coronavirus (Covid-19), de acuerdo a una publicación del New York Post.

Según el texto, algunos expertos emplean técnicas de medicina para analizar las heces fecales de los sistemas de drenaje en algunos estados de Estados Unidos.

Incluso se atreven a mencionar que estas acciones pueden formar parte del inicio para poder detener una segunda ola de Covid-19, que ya amenaza a algunas partes del mundo.

El objetivo de estas acciones es estudiar detenidamente el coronavirus que es expulsado a través de la popó humana (poop human) y descifrar su información para llegar a una posible cura.

Newsha Gaeli, de la compañía de epidemiología de aguas residuales Biobot, dijo a la CBC Radio: “Los pacientes infectados están excretando el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, en las heces”.

Como parte de este estudio, se ha informado que a la fecha la firma biotecnológica se ha dado a la tarea de reunir varias muestras en todo Estados Unidos.

Hasta la fecha se ha logrado documentar información de 300 muestras en 40 entidades de la Unión Americana, con lo que da inicio al estudio de la popó humana para ayudar a buscar una cura.

Al momento de que se recolecta la popó humana de los sistemas de drenaje, los científicos analizan la muestra para determinar el nivel de concentración del virus.

De esta manera logran saber qué tan afectados resultaron algunos de los órganos del cuerpo humano, por lo que esto podría ayudar a detectar de manera temprana una segunda oleada en países que ya han sufrido miles de muertes.

“Es muy importante que tengamos una infraestructura de vigilancia sólida para detectar cualquier brote nuevo y contenerlo de inmediato”, dijo la experta.

Sin embargo, esta alternativa no es bien vista por otros científicos, por lo que descartan que al estudiar la popó humana se pueda detener al Covid-19.

Desde principios de marzo, científicos de Francia también se han enfocado en estudiar las aguas residuales del país, precisamente antes del confinamiento.

Esto les ha permitido descubrir que a partir de esa fecha se ha incrementado el nivel viral en las aguas desechadas por la cañerías.

Los estudios se realizaron hasta el diez de abril y después de esa fecha la carga viral disminuyó considerablemente, lo que lleva a pensar a los científicos que el alto a las actividades sí sirvió de alguna manera.

Vincent Marechal, virólogo que labora en el estudio, dijo que al estudiar las descargas de aguas residuales, las autoridades se pueden dar una idea de cómo se comporta la propagación del virus por zonas de las ciudades, sobre todo cuando hay casos asintomáticos.

“En lugar de analizar a cada persona, puedes quedarte en un área específica, el virus probablemente está aquí porque las aguas residuales son positivas para él. Las aguas residuales ayudan a investigar lo que sucede en miles de intestinos”, dijo el experto.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+