Popal llora por las futbolistas afganas que dejó a su suerte en su país

Popal llora por la situación de las mujeres en su país y también por las futbolistas luego de que el Talibán regresara al poder en Afganistán

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Foto: AP
En frenéticas llamadas telefónicas y mensajes de voz, Khalida Popal puede escuchar la angustia y las súplicas llorosas de ayuda.

Las jugadoras de fútbol de la selección nacional femenina de Afganistán que Popal ayudó a establecer ahora temen por sus vidas después de que los talibanes barrieron para recuperar el control del país después de dos décadas.

Khalida Popal agobiada por la situación de las mujeres en su país

 Khalida

Cuando llaman, todo lo que Popal puede hacer es aconsejarles que huyan de sus hogares, escapar de los vecinos que los conocen como pioneros y tratar de borrar su historia, en particular el activismo contra los talibanes que ahora están restableciendo el Emirato Islámico de Afganistán.

 

“Me ha animado a eliminar los canales de las redes sociales, tomar fotos, escapar y esconderse”, dijo Popal en una entrevista telefónica desde Dinamarca. “Eso me rompe el corazón porque durante todos estos años hemos trabajado para aumentar la visibilidad de las mujeres y ahora les digo a mis mujeres en Afganistán que se callen y desaparezcan. Sus vidas están en peligro “.

Asustada por el regreso de los talibanes al poder

Khalida Popal
La jugadora afgana marcó un antes y un después en el fútbol femenil de su país, el cual parece no volverá a practicarse en un buen tiempo. Foto: Reuters.

Popal, de 34 años, apenas puede comprender la velocidad del colapso del gobierno afgano y la sensación de haber sido abandonada por las naciones occidentales que ayudaron a derrocar a los talibanes en 2001.

 

Habiendo huido con su familia después de que los talibanes capturaron Kabul en 1996, Popal regresó a Afganistán hace dos décadas cuando era un adolescente que había estado viviendo en un campo de refugiados en Pakistán. Con la protección de la comunidad internacional, Popal se sintió optimista de que se promoverían los derechos de la mujer.

Formó la primera selección femenil en Afganistán

Khalida
Khalida Popal formó la primera selección de fútbol femenil siendo una pionera en Afganistán. Foto: AP

En 2007, había suficientes jugadoras para que Popal formara parte de la primera selección nacional femenina de Afganistán.

 

“Nos sentimos muy orgullosos de llevar la camiseta”, dijo Popal. “Fue la sensación más hermosa y mejor que jamás haya existido”.

Popal se retiró en 2011 y encabezó la federación de futbol en Afganistán, huyó por amenazas

Afganistán
Popal fue la voz del futbol femenil en su país, pero ello le creo enemigos. Foto AP.

Popal dejó de jugar en 2011 para centrarse en la coordinación del equipo como director de la Asociación de Fútbol de Afganistán. Pero las amenazas continuaron y finalmente se vio obligada a huir de Afganistán para buscar asilo en Dinamarca en 2016.

 

“Mi vida corría un gran peligro”, dijo. Pero nunca abandonó a las futbolistas, lo que ayudó a exponer abusos físicos y sexuales, amenazas de muerte y violaciones que implicaban a los líderes de la federación afgana. La corrupción en el deporte fue un reflejo de los cimientos inestables de un país que se ha deteriorado rápidamente después de la retirada de las tropas de la misión liderada por Estados Unidos.

 

 

Etiquetas:
Continua artículo relacionado