Policías dan positivo por coronavirus en Houston y los envían a cuarentena en casa

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Policías dan positivo por coronavirus en Houston y los envían a cuarentena en casa
  • Alerta por coronavirus: El Departamento de Servicios de Salud y Servicios Humanos de Texas confirmó que ya hay 214 pacientes confirmados con el COVID-19 en el estado.
  • Los tres nuevos casos de coronavirus tienen como coincidencia que son policías: dos son de la Oficina del Alguacil del Condado de Harris en Houston y uno del Departamento de Policía de Dallas.
  • De acuerdo con los voceros de ambos departamentos, los tres policías ya fueron separados de sus cargos y enviados a sus casas para enfrentar la cuarentena y respectivos cuidados de salud por el coronavirus.

Dos policías del Departamento del Alguacil del Condado de Harris (HCSO, por sus siglas en inglés) en Houston dieron positivo de coronavirus.

Relacionado

Con esos dos casos llegan a 214 los pacientes positivos con coronavirus en Texas. Un caso más de otro oficial se reportó en la tarde del viernes en la ciudad de Dallas, al norte del estado.

Jason Spencer, vocero del HCSO, por medio de un comunicado reveló que los dos policías dieron positivo en pruebas médicas que les practicó la institución en el centro de Houston en la tarde del viernes 20 de marzo.

Uno de los oficiales es un patrullero mayor de 60 años y quien recientemente viajó a Nueva York y, al volver, el 11 de marzo pasado, comenzó a sentirse mal, y desde entonces se apartó de sus labores. Con las pruebas de salud que le realizaron este viernes se confirmó que tenía el COVID-19.

El otro caso es también el de una patrullera joven, poco mayor de 20 años, quien comenzó a tener síntomas el pasado lunes 16 de marzo y se separó de su cargo por enfermedad. También ayer viernes se hizo oficial que la oficial padecía coronavirus.

Durante la mañana del viernes 20 de marzo, la ciudad de Laredo confirmó tres casos de coronavirus y con eso el número de pacientes llegó a 214 en Texas, donde ya se registran 5 muertos.

El doctor Héctor González, director del Departamento de Salud Pública de Laredo, informó el viernes en un comunicado que tienen a tres pacientes que dieron positivo del COVID-19, pero que ninguno está en situación crítica, y se les ordenó que permanezcan en cuarentena en sus casas sin ningún otro contacto más que con los doctores que los atienden.

De acuerdo con el Departamento de Servicios de Salud y Servicios Humanos de Texas (HHS, por sus siglas en inglés), los médicos de la institución han realizado en las últimas dos semanas 5,000 exámenes a personas con la posibilidad de tener el coronavirus y en 212 casos resultaron positivos.

Ante el alud de personas preocupadas por su estado de salud, y que estaban a punto de colapsar el número 911 para reportar emergencias, el HHS abrió el número 211 para que las personas en Texas puedan tener información certera sobre qué hacer en caso de que necesiten revisarse si sospechan que tienen coronavirus.

Wayne Salter, comisionado adjunto de Servicios de Salud del HHS, explicó que la organización sigue alentando a la población de Texas a que use el distanciamiento social lo máximo que sea posible para evitar el contagio.

Sin embargo, Salter explicó que el 211 es un recurso que “puede ayudar al público a mantenerse informado, mantearse tranquilo y a salvo… nuestro personal capacidad trabaja incansablemente durante todo el día para responder todas las preguntas del público”.

La línea de ayuda 211 estará disponible las 24 horas los 7 días de la semana. Al seleccionar la opción 6, el HHD le dará a la persona que llama todos las opciones de servicios sociales, centros de exámenes médicos, clínicas comunitarias e incluso los beneficios por desempleo a quien califique.

En el atardecer del viernes 20 de marzo, el Departamento de Policía de Dallas (DPD, por sus siglas en inglés) reveló que uno de sus policías dio positivo de coronavirus en lo que fue una prueba de rutina para todos los oficiales.

Por precaución, el agente ya fue retirado de su cargo por baja médica indefinida y se le ordenó que permanezca en cuarentena en su casa, según informó el sargento Warren Mitchell, vocero del DPD, a MundoHispánico en Texas.

A su vez, detalló: “anticipamos que algunos de nuestros oficiales estuvieron expuestos al coronavirus y estarán fuera de sus puestos por un tiempo… otros oficiales están listos para tomar el relevo, patrullar las calles y así evitar que nos quedemos sin suficiente presencia policial en la ciudad”.

Según el sargento Mitchell, todas las personas que estuvieron en contacto con el oficial, por razones personales o de trabajo, con el patrullero del DPD enfermo del COVID-19, ya han sido informadas de la condición del policía y se les practicarán exámenes médicos a todos por prevención.

Un oficial de prisiones del Condado de Harris, en Houston, revisa a uno de los internos en un examen de rutina para prevenir el contagio de coronavirus entre los reclusos. (Foto: Oficina del Alguacil del Condado de Harris)

Hasta el momento de escribir esta historia y según la cuenta oficial del propio HHD, el Condado de Harris, en donde se encuentran las ciudades de Houston y Pasadena, es el que más casos de coronavirus ha reportado con 26 pacientes, incluidos los dos policías del viernes, aunque ninguna muerte.

Le sigue el condado de Dallas, en el norte de Texas, con 22 casos positivos de coronavirus y una persona fallecida.

El condado de Travis, en donde se encuentra Austin, la capital de Texas, reportó 21 casos. En diversos hospitales del HHD hay otros 19 casos de personas que no proporcionaron su condado de residencia.

Al noreste del área metropolitana de Dallas, en el condado de Collin, ya había 12 casos de coronavirus, misma cantidad que en la ciudad de San Antonio, ubicada en el condado de Bexar, con una docena de pacientes.

Esos 12, sin contar los 18 pacientes que están en cuarentena en la Base Lackland de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y que son una mezcla de pacientes estadounidenses evacuados de China, y otros llegados desde distintos cruceros turísticos en alta mar, fueron llevados a las instalaciones militares cuando presentaron síntomas graves del COVID-19.

El condado de Fort Bend, en el suroeste del área metropolitana de Houston, el miércoles 4 de marzo de 220 reportó los primeros casos de coronavirus en Texas en un grupo de turistas que viajaron en un crucero en febrero pasado por el río Nilo en Egipto.

Por esa zona que comprende las ciudades de Sugar Land, Richmond y Rosemberg los casos se estancaron hasta ahora en 11 desde hace más de una semana.

El riesgo de propagación del virus ha prendido las alertas en diversos niveles de gobierno. El Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ, por sus siglas en inglés) suspendió la visita a todos sus 140,000 internos que mantiene en las 100 prisiones estatales.

Además, todas las cárceles del condado, en donde están los detenidos mientras enfrentan su proceso legal, también suspendieron las visitas familiares y sólo se permiten las entradas del personal mínimo por turno para mantener los centros en operación y el personal médico.

Por orden del gobernador Greg Abbott, todos los presos tienen asistencia médica gratuita en pruebas de coronavirus apenas algún interno presente síntomas.

Sin embargo, hasta el momento de escribir esta historia, ningún recluso ha dado positivo por el peligroso coronavirus.

De los dos policías del HCSO que fueron confirmados con coronavirus en Houston ninguno tuvo contacto con los presos de la cárcel del condado de Harris.

Etiquetas: ,