Policía tras mujer que acusó a hispano de haberla asaltado y secuestrado

Mario Guevara
Actualizado en

No obstante, ninguna de las cámaras logró mostrar al hombre. Al contrario, todas mostraron cómo ella abandonó sola el establecimiento.

Como los investigadores saben que, bajo circunstancias como esas, es normal que las personas se equivoquen en la descripción de lugares y horas, para salir de las dudas, la policía decidió confiscarle el vehículo para tomar huellas dactilares y así poder identificarlo.

Unas horas más tarde, los detectives descubrieron que algo andaba mal. Y es que no encontraron pruebas de que alguien más haya estado en el auto con la denunciante.

Ni siquiera hallaron rastros de sangre, a pesar de que ella aseguró que las heridas se las habían hecho adentro, por lo que la buscaron para interrogarla nuevamente.

Tras informarle lo que sospechaban, ella cambio la historia. Presuntamente trató de arreglarla, pero solo generó más dudas.

RELACIONADO: ICE: descubren red de fraude millonario con teléfonos celulares

Los oficiales trataron de nuevo de corroborar los datos que proveyó, pero tampoco pudieron hacerlo.

Los detectives entonces fueron a la corte magistral de Gwinnett a pedirle a un juez estatal que emitiera una orden de arresto contra Black por presentar un falso reporte sobre un delito que nunca ocurrió.

Tras obtener la orden de detención, llamaron a la mujer para pedirle que se entregara. Ella al parecer, con tal de evitar ir a la cárcel, confesó que nada había ocurrido y que ni siquiera tenía ese monto de dinero ese día, aunque no supo explicar por qué se inventó esa historia.

Search

+