El polen: la marejada verde-amarilla que afecta a Atlanta en la primavera

blank
blank

La fuerza de la costumbre

Cada año, con el equinoccio de marzo la primavera no vendrá sola. Junto con el paulatino aumento de las temperaturas y el regreso de las aves migratorias, también llegará la floración de la vegetación y con ello el polen, el que vemos y molesta; el que no percibimos y nos afecta mucho más.

Pero la fuerza de la costumbre no puede ser mayor a la voluntad de protegernos, de adoptar todas las medidas posibles para disminuir su incidencia en nuestra salud. Si ya lo tendremos como un incómodo visitante durante poco más de un mes, bien vale la pena recibirlo pero dispuestos a minimizar su impacto. No queda de otra, al otro año, volverá.

Seguir leyendo: Previous page

Seguir leyendo:
< Regresar

Search

+
blank