El polen: la marejada verde-amarilla que afecta a Atlanta en la primavera

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
El polen: la marejada verde-amarilla que afecta a Atlanta en la primavera
Etiquetas:
  • Con la primavera llega a Atlanta el polen, causante de alergias y otros malestares
  • Una organización, Atlanta Allergy & Asthma, realiza el conteo diario del polvillo
  • Aunque solo dura unos 50 días, siempre es importante adoptar medidas de cuidado de la salud

Llega con la primavera. Si bien es un visitante esperado, no deja de ser molesto, sobre todo para quienes, con los años, han creado rechazo a su presencia. Y no solo el malestar emocional por lo inquietante que puede llegar a ser; sino el físico, pues provoca disimiles males al cuerpo, a la salud.

Es el polen, un polvillo verde-amarillo que durante los primeros 50 días de la segunda estación del año colma los aires del área metropolitana de Atlanta, a lo cual los residentes ya están acostumbrados -o resignados-; sin embargo, la suerte de ‘plaga’ interrumpe su cotidianidad y les hace adoptar medidas para minimizar sus molestias.

Lo esencial es invisible a los ojos

Para la ciencia, el polen -del latín pollen, ‘polvillo muy fino’- son granos minúsculos que contienen células espermáticas y son producidos por el aparato reproductor masculino de las flores, para transportar las mencionadas células al aparato reproductor femenino para fecundarlas. Dicho así, es parte de un proceso natural imprescindible.

Pero a usted el postulado científico quizás no le valga mucho. El polen no es más que el polvo con el cual amanece cubierto su auto y que le obliga a lavarlo con más frecuencia; el que se acumula sobre el asfalto y al pisarlo lo lleva a todas partes; o el molesto componente que le provoca estornudos y alergias. Sin embargo, no todo es como se ve.

“La parte más dañina del polen no lo percibe nuestra vista”, asegura a MundoHispánico la especialista Gloria Price, de Atlanta Allergy & Asthma, una organización médica dedicada al cuidado de quienes padecen alergias en Georgia y la única certificada en el área para el conteo del polen en el aire, en lo cual lleva más de 25 años.

[trend video=”405921″ player=”14557″ title=”La ultima foto de Esteban Loaiza y lo que hizo antes de entregarse”]

Y la experta se refiere a lo que realmente nuestro cuerpo rechaza: microscópicas partículas, que son llevadas por el aire y no son vistas por nuestros ojos, pero sí son asimiladas por el sistema respiratorio, creando un cuadro de síntomas que podría desencadenar una serie de enfermedades relacionadas con las alergias.

“Cuando una persona ya es alérgica, el polen le produce una reacción exagerada. Desde goteo y congestión nasal, estornudos repetitivos, picazón de la nariz y la boca, hasta lagrimeo de los ojos e irritación de la garganta, fatiga y problemas al dormir”, afirma la experta; no obstante, estos síntomas no son exclusivos de ‘los alérgicos’.

alergista Gloria Price
Gloria Price, enfermera practicante, asegura que es bueno adoptar las medidas para minimizar el impacto del polen a la salud. Foto: Hanoi Martínez/MH

Cualquier persona que esté expuesto a la incidencia del polen los puede sufrir. Inclusive podría debutar con una alergia permanente y más si existen antecedentes en la familia. Es por ello que existen recomendaciones para evitar enfermarse por el polen, que como escribimos, es un proceso natural que no podemos impedir pero sí minimizar sus daños.

“Es importante mantener las ventanas de carros y casas cerradas, limpiar el filtro del aire acondicionado regularmente, cambiarse de ropa y de zapatos una vez que llegue al hogar y protegerse los ojos”, aconseja Price, quien asevera que cuando planifique actividades en el exterior tenga en cuenta que al mediodía el nivel de polen en el ambiente es mayor.

[trend video=”405913″ player=”14557″ title=”MundoShow 04.19.2019″]

Contando granos de polen

¿Y cómo saber con una exactitud relativa la cantidad de polen en el aire? De ello se encarga la propia institución durante toda la temporada y publica los resultados a diario en su sitio web www.atlantaallergy.com. Si bien se trata de un conteo del día anterior, el registro sirve para pronosticar la incidencia del ‘polvillo’ durante las jornadas posteriores.

aparato medidor
Con el dispositivo recolectan durante 24 horas el polen en el aire y luego en un laboratorio se cuentan las partículas. Foto: Cortesía Atlanta Allergy & Asthma

“Usamos un dispositivo que se coloca en la parte alta de un edificio y recoge el polen durante 24 horas”, explicó Kelsey Currie, de la misma institución. “La muestra se examina con un microscopio. Con un cálculo estandarizado determina la cantidad de polen en el día, que es en realidad el número de granos en un metro cúbico de aire”, refiere.

Para determinar la incidencia han establecido medidas, dependiendo del contribuidor, el mayor, los árboles. De 0 a 12 es bajo, de 15 a 89 es medio, de 90 a 1499 es alto y cuando pasa los 1500 es extra alto. Desde 1992 tienen registros y récords. En esta temporada dos nuevas marcas resaltan: 6575 y 6262, en abril 13 y abril 5, respectivamente.

[trend video=”405844″ player=”14557″ title=”Al VazquezKia Stinger y Habaniro”]

La fuerza de la costumbre

Cada año, con el equinoccio de marzo la primavera no vendrá sola. Junto con el paulatino aumento de las temperaturas y el regreso de las aves migratorias, también llegará la floración de la vegetación y con ello el polen, el que vemos y molesta; el que no percibimos y nos afecta mucho más.

Pero la fuerza de la costumbre no puede ser mayor a la voluntad de protegernos, de adoptar todas las medidas posibles para disminuir su incidencia en nuestra salud. Si ya lo tendremos como un incómodo visitante durante poco más de un mes, bien vale la pena recibirlo pero dispuestos a minimizar su impacto. No queda de otra, al otro año, volverá.

[trend video=”405941″ player=”14557″ title=”Atlanta United luci su ‘joya’ ante fanticos de Bravos”]