El polen: la marejada verde-amarilla que afecta a Atlanta en la primavera

blank
blank

Y la experta se refiere a lo que realmente nuestro cuerpo rechaza: microscópicas partículas, que son llevadas por el aire y no son vistas por nuestros ojos, pero sí son asimiladas por el sistema respiratorio, creando un cuadro de síntomas que podría desencadenar una serie de enfermedades relacionadas con las alergias.

“Cuando una persona ya es alérgica, el polen le produce una reacción exagerada. Desde goteo y congestión nasal, estornudos repetitivos, picazón de la nariz y la boca, hasta lagrimeo de los ojos e irritación de la garganta, fatiga y problemas al dormir”, afirma la experta; no obstante, estos síntomas no son exclusivos de ‘los alérgicos’.

alergista Gloria Price

Gloria Price, enfermera practicante, asegura que es bueno adoptar las medidas para minimizar el impacto del polen a la salud. Foto: Hanoi Martínez/MH

Cualquier persona que esté expuesto a la incidencia del polen los puede sufrir. Inclusive podría debutar con una alergia permanente y más si existen antecedentes en la familia. Es por ello que existen recomendaciones para evitar enfermarse por el polen, que como escribimos, es un proceso natural que no podemos impedir pero sí minimizar sus daños.

“Es importante mantener las ventanas de carros y casas cerradas, limpiar el filtro del aire acondicionado regularmente, cambiarse de ropa y de zapatos una vez que llegue al hogar y protegerse los ojos”, aconseja Price, quien asevera que cuando planifique actividades en el exterior tenga en cuenta que al mediodía el nivel de polen en el ambiente es mayor.

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+
blank