Plantas brillantes podrían llegar a reemplazar el uso de bombillas

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.

Las plantas podrían representar una luz de esperanza, en un sentido prácticamente literal, gracias a un nuevo descubrimiento de la comunidad científica.

Recientemente, se dio a conocer un estudio en el que un grupo de científicos se encuentra considerando la posibilidad de usar plantas brillantes como una alternativa al uso de las bombillas de luz, que por años se han usado en todo el mundo.

Pero, ¿cómo lograrán esta hazaña? ¡Aquí te lo contamos!

  • Las plantas bioluminiscentes podrían llegar a reemplazar el uso de bombillas para iluminar los hogares en todo el mundo
  • Reducción de consumo eléctrico y una menor contaminación serían dos de los principales beneficios de estas plantas: ¿Qué dice la ciencia al respecto?
  • ¿Cuál es la posibilidad de que estas plantas reemplacen a las bombillas? ¡Descúbrelo aquí!

En los últimos años, la ciencia se ha inclinado por la creación de nuevas tecnologías para mejorar la calidad de vida de las personas.

La sustentabilidad y la sostenibilidad son  las características más recurrentes en los proyectos de tecnología actuales, y mucho del presupuesto destinado hacia estos proyectos se ha centrado en la innovación de nuevas herramientas para la vida humana que reflejen estas necesidades.

Así, recientemente se ha dado a conocer una solución alternativa para generar luz sin necesidad de gastar recursos económicos o naturales.

Se trata de plantas que son capaces de brillar de manera natural; específicamente, del proyecto ‘Glowing Plants’, que desde hace ya algunos años se encuentra en etapa de estudio.

Este proyecto tiene su base en el MIT, donde un grupo de ingenieros se ha planteado la meta de lograr crear plantas bioluminiscentes que puedan iluminar de forma artificial algunos espacios sin necesidad de consumir energía eléctrica.

¿Cómo funcionan estas plantas? Pues bien, una de las bases de la investigación es la transferencia de una capacidad biológica natural encontrada en algunos animales.

Esta característica permite la transmisión de luz a plantas que no cuentan con esa característica de forma natural. Entre los animales que pueden proporcionar esta luminosidad se encuentran algunos peces y luciérnagas.

Una de las primeras pruebas se realizó en la planta llamada Arabidopsis, utilizando una bacteria conocida por ser fosforescente.

Posteriormente, los científicos transfirieron ciertas cadenas de ADN a la planta, lo que permitió que esta brillara por alrededor de 45 minutos; sin embargo, uno de los logros más importantes de este proyecto ha sido realizar modificaciones para que la duración de la luz se extienda hasta por tres horas.

Se trata de un importante proyecto que involucra a casi treinta científicos, quienes también han encontrado que el uso de hongos puede ser útil para extender la vida útil de la planta, ya que algunos tipos de estos materiales pueden llegar a durar por un largo tiempo.

Los beneficios a corto y largo plazo se presentan como un gran beneficio para la humanidad, ya que el éxito de un invento de este tipo podría hacer que las familias cuenten con acceso a luz artificial sin necesidad de pagar por un servicio de este tipo o reducir el costo de energía.

Si estos beneficios no fueran suficientes, los científicos también han afirmado que estas plantas podrían servir para identificar algunos cambios fisiológicos en el ser humano, que serían indicadores de enfermedades o padecimientos.

Foto: Shutterstock

¿Se podrá reemplazar la energía eléctrica con plantas luminosas? De acuerdo con la ciencia, esto sería muy pronto una realidad

El futuro de la luz artificial podría beneficiarse de gran manera gracias a las plantas luminosas.

Ya desde 2017 se inició este proyecto, y los científicos han dejado en claro que no se trata de plantas genéticamente modificadas, sino que el proceso que se sigue para hacerlas brillar es la infusión de nanopartículas que transforman la energía almacenada en luz.

De acuerdo con Michael Strano, profesor del MIT, “La transformación convierte virtualmente a cualquier planta en una tecnología sustentable y potencialmente revolucionaria. Promete una fuente de luz independiente al consumo eléctrico, con ‘baterías’ que nunca se tienen que recargar y cableado que nunca se debe instalar.”

Por su parte, Sheila Kennedi, profesora de arquitectura del mismo Instituto, comentó que “La ciencia era tan nueva y emergente que parecía más un desafío interesante de diseño. Como equipo de diseño, consideramos unas preguntas como base, entre las que se encuentran cómo entender y expresar la idea de una planta luminosa como una tecnología biológica y cómo invitar al público a imaginar este nuevo futuro con plantas.”

Los dos científicos coinciden en la importancia de este proyecto y la capacidad que hay en él para generar un verdadero cambio en la manera en la que las personas conciben el uso de la luz artificial.

Para continuar con los proyectos asignados y lograr el éxito de las plantas brillantes como reemplazo de la luz artificial, el MIT ha recibido una beca especial para garantizar el desarrollo del experimento.

Esta beca se le da a aquellas colaboraciones científicas que sean innovadoras y que permitan la participación de grupos interdisciplinarios; en esencia, lo que se busca es generar un cambio positivo en la calidad de vida de los seres humanos.

Gracias a esta beca, además, se concretaron varios logros, como la creación de algunas plantas luminosas que pueden brillar con más potencia y durante más tiempo que las primeras versiones realizadas.

 Por ahora, el equipo se encuentra evaluando la posibilidad de integrar un nuevo componente llamado partículas condensadoras de luz.

Este permite la generación de luz de manera progresiva; de acuerdo con Strano, “Por lo general, la luz creada en la reacción bioquímica puede ser adecuada pero se apaga muy pronto. Estas partículas extienden la duración de la luz generada por la planta hasta por varios días o semanas.”

Foto: Shutterstock
Regresar al Inicio