¿Piratas en el servicio de Taxi en Atlanta? (Primera Parte)

De corsarios y piratas mucho hemos leído en la literatura universal o visto en salas de cine, a manera de recuento de la historia más reciente de la humanidad. Y como de historia se trata, resulta difícil creer cuando alguien te asegura, con conocimiento de causa, que en Atlanta existen tales personajes en el siglo XXI, pero ¡en el servicio de taxi!

La alerta llegó de la voz de un taxista quien prefirió el anonimato, perteneciente a una compañía de taxis en Roswell y quien afirma que conductores que no están afiliados a ninguna empresa “les robaban sus clientes en el lugar donde estaban estacionados y en su misma cara”, y muchas veces con la complicidad de los dueños de las compañías.

Una dinámica diferente

En los tiempos que corren mucho ha cambiado la prestación de servicios al público, entre ellos el transporte por taxi, sobre todo en las ciudades. Otrora, automóviles amarillos con lumínicos para anunciarse como taxis inundaban calles hasta que dos compañías prácticamente monopolizaron este sector, apoyados en las nuevas tecnologías.

TE PUEDE INTERESAR: Adamari López se roba la atención en apretado jumpsuit en la fiesta de Alaïa

Uber, primero, Lyft, después, revolucionaron la dinámica de los taxis en el país y provocaron una profunda crisis existencial para los tradicionales “amarillos”. Sin embargo, en varias ciudades del área metropolitana de Atlanta aún gozan de gran aceptación entre los hispanos diversas empresas de taxis privados, que han logrado sobrevivir.

Hay disímiles de ellas, con nombres de todo tipo y que tienen en común la manera en la cual prestan servicios y su clientela: personas naturales con sus autos propios que pagan una cuota semanal -80 ó 90 dólares- al dueño de una ‘firma’ por recibir carreras y usar su logotipo; y que tienen como usuarios siempre a hispanos, con pocas excepciones.

ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+