¿Piratas en el servicio de taxi en Atlanta? Tercera Parte

Como lo prometido es deuda y la promesa fue volver al tema de los conductores que supuestamente operan como taxistas ilegales en la Atlanta Metropolitana, MundoHispánico salió nuevamente a las calles para intentar equilibrar la balanza y darle voz a quienes, a todas luces, son los ‘malos de esta película’.

El objetivo lo establecimos en la segunda entrega de esta serie: abordar todos los puntos de vista posibles de esta aparente problemática, denunciada de manera anónima por un taxista, confirmada luego personalmente por varios de ellos, identificada como tal por empresarios y que supone una seria afectación a la comunidad.

Elementos en común

Solo bastó un breve recorrido por varias plazas comerciales de negocios hispanos en ciudades como Norcross, Doraville, Chamblee y Brookhaven, para que la vista hiciera fe. Allí estaban, eran fáciles de identificar a pesar de que intentaban mezclarse entre quienes hacen la misma labor, pero que tienen sus papeles en regla.

Señales para distinguirlos se sobran: anuncios lumínicos pequeños con el rótulo de taxi, ya sea en la parte superior del auto o en el parabrisas; diminutos logos a manera de identificación pegados o magnéticos, número de teléfono fijado en alguna parte del vehículo, sin taxímetro visible y mucho menos con placas comerciales de taxi.

TE PUEDE INTERESAR: Revelan que la Patrulla Fronteriza contrató a un oficial indocumentado

A diferencia de los conductores legales, quienes hacen ‘piquera’ en una suerte de grupos donde intercambian opiniones mientras cae una carrera o los clientes salen y suben organizadamente, los piratas nunca se detienen en una plaza.
Lentamente transitan y se acercan a puertas principales de negocios, como fiera que vigila a una presa.

Sin siquiera bajarse del vehículo, lenta la marcha y con el cristal de su puerta semiabierto proponen el servicio, sigilosa la voz, como para que nadie perciba su acto. Si logra montar al cliente, parte raudo y veloz en cualquier dirección; si un taxista legal descubre su intento, el pirata se hace el desentendido y sigue como si nada estuviera pasando.

ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+